Mi palabra

María Corina ahora demócrata y la invasión qué

"Las madres de los soldados muertos son jueces de la guerra"

Bertolt Brecht

No es fácil conseguir a un joven, preguntando sobre el conflicto entre Israel y Palestina y menos en estos momentos, cuando las redes prácticamente han convertido, desde los niños a los adultos sin medir la edad, en seres imitando a los avestruces y el que no ha caído en esa corriente es un verdadero privilegiado, sobre todo en estos países latinoamericanos, donde el poder de los medios hace mella en la consciencia de un sector importante de la población, y para muestras, basta ver la cantidad de personas en las calles, sumergidos en el mundo de las redes de manera tan impresionante, que a veces parecen estar dormitando, hasta llegar a responder por inercia, sin levantar la cara.

A raíz del conflicto entre Israel y Palestina, hemos visto la reacción de la derecha representada por la alborotada de María Corina Machado, quien a su edad –55– se viene a enterando de algunos acontecimientos, solamente por la vía de las redes bajo la influencia directa del aparato mediático del gobierno de los Estados Unidos, a pesar que ha vivido en sus entrañas, pero, como una verdadera hija de papá y todo lo que venga de esos lares, tiene su aprobación y más cuando se encuentra inhabilitada, lo que representa su gran dilema en resolver en vía de participar en las elecciones presidenciales frente al candidato del proceso bolivariano y todo indica, que es el presidente Nicolás Maduro, pero al no conseguir ningún resultado favorable, no es raro verla montada nuevamente en el mismo caballo dando órdenes en unas guarimbas; ese es el verdadero fin de su expresión: "vamos hasta el final"

Las noticias últimamente se alimentan de manera alarmante de la guerra y en todo el gran incitador es el gobierno de USA, porque está viendo nacer un mundo multipolar y todas sus provocaciones y acciones es para detener el cambio urgente y necesario en bien de la humanidad y la Machado es una pieza fundamental en Venezuela. El escenario bélico en distintos sitios, empezando por el caso Israel–Palestina, parece no terminar nunca, con consecuencias alarmantes y la mayoría de las informaciones en vivo y en directo a través de las redes llevan, como dicen en criollo: el piquete al revés al presentar a los palestinos, como los agresores y asesinos. Con razón un amigo repite: "Tengo el enemigo en la casa, sin poder evitarlo, menos mal, que los jóvenes poco les atraen las informaciones de la guerra, pueden pasar todo el día, con el teléfono en la manos y rara vez preguntan por algo relacionado, aunque siguen embelesados a merced de las redes"

La guerra Israel – Palestina, apenas se recrudeció –no para, desde hace años, llevando la peor parte los palestinos – empezaron los invasores de oficio a manejar las redes a su antojo y por eso los títeres de Joe Biden, son premiados –Guaidó, el último mimado – ya que, los buitres al no callar en su desesperación buscan su refugio natural: la casa del imperialismo, donde siguen incitando a los vende patria al prestarse para los miles de artimañas, con el refugio y la defensa asegurada, hospedaje exclusivo para mercenarios. Sin embargo, ese abrigo no es y nunca ha sido el tal SUEÑO AMERICANO de muchos migrantes incitados por el odio de la derecha venezolana. La descomposición en tierra estadounidense se palpa, desde hace muchísimos años por la explosividad en la misma sociedad y de ahí la expresión del Apóstol de la revolución cubana, José Martí: "Viví en el monstruo, y le conozco las entrañas, y mi honda es la de David" Percibió el futuro rostro de una fiera herida en pleno decaimiento, pero aun así sigue siendo sumamente peligrosa, contrariamente a los títeres bien pagados de ahora.

En nuestro país, hemos vivido parte de los criminales aletazos de esa fiera herida antes el nacimiento del nuevo mundo, al ir perdiendo la hegemonía los gobiernos de los Estados Unidos y en Venezuela está presente un gobierno con dignidad y consciente de ese monstruo en descomposición, tan apurado porque no es cualquier cosa lo que está perdiendo y más, cuando sus colaboradores siguen, presentándose, como unos payasos muy malos, que poco les importa ofrecerse, como los salvadores, a pesar de llevan la manos manchadas con sangre. La más sobresaliente defensora y ahora, con el rostro lavado por el olvido proyectada por las redes: la Corina Machado, quien sigue sus andanzas preparando el terreno para un resultado inmediato ya conocido, que la va a llevar arrancarse los cabellos y no precisamente para ayudar a limpiar el lago de Maracaibo. Ella sabe su futuro, pero nada le cuesta armar otro episodio del pasado, ya que, tiene todo en su adorada patria: Los Estados Unidos de Norteamérica.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2997 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: