Guaidó y la inteligencia artificial

Todo proyecto tecnológico sobre un tópico especifico, por lo general, intenta utilizar lo conocido para optimizarlo y así producir un nuevo producto que tenga mejor beneficio en el mercado. Una vez que comenzó a desarrollarse la Inteligencia Artificial (IA) era imprescindible buscar un modelo que se ajustara a técnicas de aprendizaje tanto supervisado como de refuerzo, es así como surge el ChatGPT, el prototipo de inteligencia artificial. Los creadores de este sistema una vez que tuvo conocimiento de la existencia de un personaje latinoamericano llamado Juan Guaidó comprendieron la manera de mejorar el rendimiento del modelo. ¿Qué ofrecía en materia de IA este flamante avatar.

No cabe duda, el sistema ChatGPT, en el caso del lenguaje supervisado, se dotó de un estándar de conversaciones en la que los formadores jugaban en ambos lados, el usuario y el asistente de la IA, es decir, Juan Guaidó. Era el modelo que serviría para entrenar a los humanos para dar respuesta a una conversación según el prototipo, quien tendría la solución a muchos de los problemas vinculados a la política nacional e internacional.

En mi experiencia como usuario cuando le pregunté al prototipo sobre una campaña electoral, la respuesta no se dejó esperar. En el diálogo con el avatar de Juan Guaidó me informó que no era necesario consumirse en una costosa campaña electoral, que bastaba autoproclamarse en una plaza pública y de inmediato se lograba el reconocimiento, por parte de EEUU y otros 60 países, como "presidente interino".

El coloquio con el avatar de Juan Guadió me pareció interesante y como estaba interesado en otros temas le pregunté ¿Cómo destruir la economía de un país? El personaje virtual que apareció en la pantalla no tuvo duda en darme la solución. "Basta asociarse con otros países que tengan problemas energéticos y deseen crudo barato. De esta manera les recomienda a los países ávidos de petróleo la aplicación de sanciones económicas contra la estado productor de petróleo, de igual modo, se procede la destrucción de la moneda nacional que asegure el bloqueo del comercio internacional. Así se arruina una economía".

No dudé que el sistema del ChatGBT no se equivocó al escoger como avatar a Juan Guaidó, este sujeto, dada su sombría inteligencia podría inmiscuirse en los escenarios nacionales e internacionales. Quise continuar con el diálogo con el avatar del aciago personaje. Le pregunté cómo derrocar un gobierno democrático y la respuesta fue casi inmediata. "Basta convencer a la gente, a través de la mass media, que el presidente elegido democráticamente es un dictador, utilizar el apoyo financiero de EEUU y de los 60 países para encumbrar al impostor, contratar unos mercenarios apoyados por otros gobiernos e invadir, sin importar los muertos y heridos. Así de fácil. Así se hizo, con éxito, en Irak y en Libia".

En la medida que seguía dialogando con el avatar de Juan Guaidó comprendí la importancia de la IA, parecía que este personaje era el más adecuado para destruir el planeta. Su inteligencia superior y sus conexiones internacionales lo convertían en el exterminador de la humanidad y también, de los sueños de los niños y de los adolescentes, por eso le pregunté. ¿Cuál es la mejor manera de arruinar las ilusiones de los habitantes de un colectivo? No titubeó en darme la respuesta: "matarlos de hambre. Impedir que tengan accesos a la comida, a las medicinas y a la educación, es por eso que las sanciones económicas cumplen un gran papel. Si esto no basta se solicita la intervención militar de EEUU y la UE. La invasión y el hambre es una excelente solución".

El diálogo me pareció curioso, no se equivocó el sistema ChatGPT al escoger a Guaidó como el sujeto capaz de crear desasosiego en un colectivo. Por eso le inquirí cómo lograr que los jóvenes abandonaran su país y que una vez que llegaran a otra nación fuesen maltratados. "Esto es sencillo, basta crear una matriz de opinión a través de la mass media alegando que su país de origen no hay oportunidades por ser el sistema de gobierno una dictadura y en la tierra que los recibirá, difundir mediante las redes sociales la llegada de una plaga, una peste que contaminaría los pobladores del lugar. La discriminación es un arma temeraria".

Durante la conversación virtual con el el avatar de Guaidó me intrigó conocer sobre otros temas. Le indagué sobre la forma de hacerse millonario sin trabajar y la respuesta fue inmediata: "muy sencillo, búscate unos aliados internacionales y un país o varios donde el estado posea activos, es decir, dinero en sus bancos y empresas operando. Incita, médiate sanciones económicas, para que dichos gobiernos se roben esos recursos y embarguen las empresas, de ese robo tú recibirás tu parte. No te preocupes por la ley o por la justicia, porque dichos gobierno mafiosos actúan como policías, fiscales y jueces. El dinero que recibirás es seguro".

Me pareció que el sistema ChatGPT era extraordinario, el avatar del Guaidó siempre tenía la respuesta adecuada. Pero algo me intrigaba sobre el sistema de justicia, aspiraba aclarar las dudas sobre las penalidades ante el desfalco de los bienes de una nación: "no te preocupes, EEUU y los otros países que reconocieron el "gobierno interino" actúan como verdadera mafias, esto te asegura amparo y complicidad. Al fin y al cabo todos recibirán los beneficios del hurto. Cuando te sientas en peligro abandonas el país y pides asilo en cualquier de los gobiernos que te reconocieron. De esta manera te conviertes en un refugiado político millonario dando conferencias en escenarios internacionales".

Me desconecté del aparato y medité un rato y dudé si el avatar de Guaidó era el sujeto que en mi país era conocido como el "gafo" o como el "bobolongo". El mismo traidor, quien durante unos años se comportó de la manera errática respecto a la toma de decisiones que le permitiera alcanzar el poder por vía democrática. Quizás el ChatGPT logró penetrar en lo más insondable del cerebro de Guaidó y logró extraer de su masa gris el lado más perverso de un individuo que está al servicio del capitalismo criminal.

No cabe duda que la Inteligencia Artificial es algo que pareciera no estar concebida para el común de las personas sino para seres con cierto ingenio, quizás por esto el físico Stephen Hawking expresó: "El desarrollo de la inteligencia artificial completa podría deletrear el fin de la raza humana y despegaría por si sola, y se rediseñaría a ritmo cada vez mayor. Los humanos, que están limitados por la lenta evolución biológica, no podrían competir, y serían reemplazados". Lee que algo queda.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1792 veces.



Enoc Sánchez


Visite el perfil de Enoc Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Enoc Sánchez

Enoc Sánchez

Más artículos de este autor