El golpe marcha

La corriente institucional de la oposición venezolana, aunque frágil y errática, actuó democráticamente a la hora de reconocer los resultados electorales del 3 de diciembre. Pero al hacerlo perdió el inmenso poder que le sustentaba, cayendo en peligro cierto de extinción.

Según el guión establecido y aprobado desde Washington, ahora le toca el testigo al sector radical, muy solícito y ocupado como está en la retoma del sempiterno plan B.

Rosales, Borges, Teodoro y compañía pasaron a los depósitos de utilería donde dormirán el sueño del olvido. El cambio de escenografía sucedió en un abrir y cerrar de ojos, todo con el dinamismo propio de quien ha planificado con anterioridad.

Felicitaciones a las empresas de comunicación pero conocemos de memoria el libreto que exhibe la falta de creatividad como carnada. Ya nadie morderá el anzuelo de subestimar el calibre de la conjura. La red de medios de comunicación nunca ha dejado de ser protagonista y punta de lanza del proyecto; arrecia de nuevo con la campaña servil que difunde injerencias de la derecha internacional en asuntos soberanos de Venezuela. Los lacayos de la “resistencia” (con minúsculas) acomodan sus posaderas en el set para balbucear monosílabos guturales mientras el mago saca de su chistera el listado de “noticias” catastróficas que maquillan y recrean el ambiente para la fiesta de Brujas.

La división de Primero Justicia que tanto acarició Rosales hubiera sido imposible de consumar sin la “desinteresada” colaboración de agentes como Glock-o-visión y la prensa escrita; ¿que mejor aperitivo para el enroque que entronó en pantalla a la pléyade fascista encargada de lanzar la ofensiva final contra las instituciones?

Industriales maquileros y comerciantes usureros completan la operación consolidando posiciones sobre el flanco débil de la economía. La artillería mediática cumple la misión de “informar” sobre una supuesta “escasez” de productos básicos que persigue acelerar la “inflación” y devaluar el bolívar.

Tras la mayor contundencia del plan, omiten difundir las noticias que confirman sin lugar a dudas el acaparamiento y la especulación de criminales de guerra empeñados en golpear el bolsillo del público inocente.

Las cadenas de supermercados muestran prepotentes la mitad de sus anaqueles vacíos para que el frente amplio active el llamado hertziano a la desobediencia, con base en la burda manipulación del 350 de la carta magna.

Como ustedes pueden ver, el golpe marcha a paso redoblado, abriendo camino a la jugada temeraria de pocos que tienen mucho que perder.

Vaya que lo harán, cuando los comités de lucha organizados tomen las unidades de producción y distribución para servir al pueblo y el Estado haga diana certera sobre el talón de Aquiles de la componenda, silenciando por fin a la red subversiva en que se han convertido los antiguos medios de comunicación.

cordovatofano@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3222 veces.



Daniel Córdova Tofano


Visite el perfil de Daniel Córdova Zerpa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Daniel Córdova Zerpa

Daniel Córdova Zerpa

Más artículos de este autor