El terror opositor

Sumidos en sus más recónditos reconcomios por frustración, egos insatisfechos y esa manía absurda de creerse semi Dioses cuando atacan sus antiguos nexos políticos con la Revolución Bolivariana; los inefables opinadores con sus patéticas voces, descargan con sañas y alevosías presuntas "criticas" que sin ningún rubor supera cualquier posición de la ultraderecha, contra Revolucionaria, anti Socialistas, contra Bolivarianas y anti Chavistas.

Con toda seguridad les puedo decir, que la peor de todas las desgracias que los venezolanos estamos sufriendo, es esta oposición, cómplice de los desmanes imperiales contra la patria y ajena a cualquier interés nacional por la paz y por el bienestar colectivo.

En ella se conjuga lo más bajo del discurso político y un concierto de ambiciosos neo opositores que al no gozar de la confianza frente a sus amos imperiales, descarga a diario las acusaciones más absurda jamás vista contra el Gobierno que otrora nos dimos con el Comandante Chávez y hoy continua el Presidente Maduro.

En ese sentido, el referido grupúsculo antes mencionado, celebra la escases de gasolina, la falta de medicamentos para las enfermedades crónicas, la elevación de los contagiados por COVID19, sus muerto, el quiebre financiero del pais y todo aquello que sirva a los fines de acusar al Gobierno Bolivariano que Preside Nicolás Maduro Moros como responsable.

Basta observar cualquier escrito al azar en la web producidos por estos enfermos de odio desocupados de la razón, o escucharles en sus patéticas intervenciones en los programas de opinión, para llegar a la conclusión, que estamos frente a unos psicópatas capaces de cualquier barbaridad contra todo la sociedad sin distingo de raza, credo político, posición social y fe religiosa.

No exagero al afirmar, que el oposicionismo es uno solo, que la "pretendida oposición democrática" si bien participara en el proceso electoral del 6D; está presente en la dirección del CNE y reconoce al Estado y Gobierno Bolivariano, no es menos cierto que al no distanciarse de sus hermanos violentos, es cómplice por omisión de todas las tropelías contra la patria por ellos cometidas.

Ahora bien, el Presidente Maduro llamo al dialogo y cumplió con cada acción acordada con las oposiciones; inclusive, ha sido tan respetuoso de los acuerdos, que mucho de los que negaban el carácter democrático y participativo del Gobierno Bolivariano dentro y fuera del país, al vivir en carne propia los beneficios que subyacen de las paz y el entendimiento, sin que por ello se entienda, la entrega y desmontaje de sus cimientes doctrinarias, políticas e ideológicas que le son propios como oposición, no les queda más que reconocer lo equivocado que están quienes persisten en llamar Dictadura al Gobierno del Presidente Maduro.

No pretendo hacer una taxonomía de las idioteces ilustradas de esta oposición sin destino cierto, ni propuesta democrática viable, pero quien tenga dudas de su macabro proceder, pregúntese quienes celebran las desgracias por ellos pedidas, ponderadas y por ellos producidas; y quienes estamos en la primera línea de combate abriendo brecha y dando la pelea en favor de un país que pese a todos los males que le aquejan, no deja de luchar por la vindicación de su derecho a vivir.

Estamos en batalla, transitando una coyuntura histórica difícil pero no imposible de vencer. Indudablemente, es urgente recomponer la economía nacional, reactivar el aparato productivo y dar preponderancia, a la producción colectiva y social, sin menoscabo de inversiones privadas, pero en el entendido que el camino es la cogestión, la alianza perfecta y productiva en calidad de socio real, entre las fuerzas productiva, los trabajadores y los inversionistas nacionales y extranjeros, emprenderos e inversionistas.

Es la hora de los trabajadores, sin distingo de rango o posición laboral, cada empresa debe reconocer que los trabajadores que sirven a sus procesos productivos, deben ser beneficiario de las ganancias que producen sus esfuerzos en igualdad absoluta.

Hay suficientes ejemplos en el mundo: Cooperativas, Empresas de Producción Social, Empresas Co-gestionarías y no están exentas nuevas forma para equilibrar la carga y recomponer la vida de cara al desarrollo de nuestras potencialidades humanas para alcanzar el buen vivir y bienestar.

Para ello debe morir el viejo modelo de explotación Capitalista Colonial y Neo Liberal que ha fracaso ante la Pandemia. El mundo exige más vida y menos desigualdades, lo que implica cerrar la brecha entre los dueños del capital (especulador y esclavista) y las fuerzas productivas; y solo así podrá emerger una sociedad justa cuya economía trascienda a un mercado equilibrado, dinámico y proclive al desarrollo de la humanidad.

Todas las empresas, incluyendo la de propiedad estatal, deben asumir que los trabajadores son a la producción lo que el agua es a la vida. Por supuesto, este planteamiento no es viable si se sigue promoviendo la división internacional del trabajo y su injusta división de clases sociales que de él se deriva.

Esa es la propuesta revolucionaria, nuestra propuesta y por ello los amantes del Capitalismo nos combaten con todas sus armas. Nadie dijo que era fácil desmontar el viejo modelo, todo lo contrario, es una titánica lucha en la cual se nos ira la vida a varias generaciones, pero venceremos y de eso no tengan dudas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1681 veces.



Ángel Rafael Tortolero Leal

Profesor Investigador Titular en la UNERG, Diplomatico Ex Embajador, Analista Internacional, Miembro del Centro de Estudios Socialistas Jorge Rodríguez. Internacional Bolivariana y Miembro de la Línea de Investigación: Políticas Publicas y Pensamiento Contra Hegemónico. Militante del PSUV

 angeltortolero@gmail.com      @ANGELTORTOLERO1

Visite el perfil de Ángel Rafael Tortolero Leal para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: