No son ingenuos; son apátridas y golpistas

Ha transcurrido 20 años de torpeza oposicionista y dos meses desde la aparición del auto nombrado. En ese lapso de tiempo infeliz para la radical oposición y los oportunistas políticos y económicos, se han despejado muchas de las dudas que teníamos sobre la solidez y lealtad de aquellos que simulaban, ser revolucionarios, chavistas, defensores del proceso y la vacuidad de los argumentos de una derecha que por desbandada, resultó más vacía que de costumbre, sobre todo en la conformación de un corpus doctrinario político e ideológico, que le sirviera como elemento aglutinador de sus "fuerzas" a la vez que le permitiera aumentar los niveles de consciencias sobre los riesgos que implica su irresponsable praxis anárquica, golpista y entreguista al poder hegemónico imperial.

Como es de esperarse, en la oposición criolla y latino americana-caribeña, la trapisonda marca el ritmo todos los temores que de la ignorancia se derivan, pues, para ella, aunque la POLÍTICA siempre será cosa seria y no un corolario de deseos y frustraciones que a discreción de slogan y consignas imprenten postverdades, plus mentiras, fake news en el inconsciente colectivo de sus seguidores, no es menos cierto, que el desconocimiento de los elementos constructivos del discurso-praxis que ella exige, conlleva a extremos irracionales, los cuales no sirven como base de ningún proceso social.

Ahora bien, a la luz de los hechos, hay que reconocer que el mensaje de la derecha internacional no ha escondido sus intenciones por ponerle la mano a los recursos naturales y minerales de Venezuela, además que la "dirigencia" opositora, no ha tenido ningún pudor al señalar que su interés es la inversión extranjera en todas las áreas estratégicas y de servicios, lo que implicaría, por un lado las comisiones por transacción, 5% aproximadamente según el mandato de Organización Mundial de Comercio para sus gestores y entreguista, y por el otro, la internacionalización de sus precios sin que por ello se entienda, la internacionalización de los sueldos y salarios.

¡Pobre clase media, pobre media clase, pobre oposición pobre!, sometida a 20 años de mensajes incoherentes y relatos fantasiosos a favor de un mundo feliz que al igual que en la vieja novela de Aldous Leonard Huxley (1931) le dé preponderancia y resignación a sus castas sin conciencia de sí, que en nuestro caso, se autodenominan clase media alta, media media y media baja, no han asumido su posición en la división internacional de trabajo, y en consecuencia, pasaron de cultivadores de la ciencia, el arte y saber aprendido en la academia, a un grupo embobado que vive dando vuelta a la idea de un mundo instantáneo sin pasado, ni presente.

Lo triste es que no se reconoce como pueblo, pues siente que hacerlo los devuelve a un estadio presuntamente superados, de allí que el discurso de la prosperidad fácil, les atrapa la atención y les reconforta como individuos individuales (valga la redundancia), que al masticar el chiclet´s insabora de su vacuidad, queda atrapado por las redes sociales, convencido que lo dicho por estos medios de comunicación, son una verdad ineluctable.

En ese contexto, esta semana por ejemplo, se realizaron asaltos a nuestra sede diplomática en Costa Rica y a un Consulado General en la República de Ecuador.

En el primer caso, vimos como una presunta diplomática ("vale destacar, culta, educada y sobre todo, respetuosa y de derecha") delegada y acreditada como representante del autonombrado ante el gobierno de la República de Costa Rica, contraviniendo todas las normas del derecho internacional y del Estado Acreditante, violo las inmunidades y privilegios que dicho Estado le otorgó y amplio por 60 días, a la legación diplomática del Gobierno del Presidente Constitucional Nicolás Maduro Moros en ese país, invadiendo por la fuerza, la sede de la Misión y desconociendo la responsabilidad y seguridad del Estado Costarricense.

En ese mismo orden de ideas, pero al parecer con mayor violencia, un grupo de opositores infestado de odios e incomprensión, asaltaron cual banda de forajidos, la sede del Consulado General de Venezuela en Guayaquil, donde además de exponer sus irracionales "argumentos políticos", robaron el dinero de la recaudación de la renta consular y agredieron físicamente, a usuarios y diplomáticos que allí trabaja.

Lo he sostenido en todas mis intervenciones públicas, la oposición tiene el derecho constitucional que la revolucionaria Constitución de la República Bolivariana de Venezuela le otorga. No entenderlo, es navegar por aguas oscuras sin horizonte cierto para el País. Ya basta que los mezquinos intereses de los derrumbados amos del valles, sean los que marquen los tiempos republicanos. De ser así, el peso de la Ley y la historia, les cobrara con creces sus afrentas contra la patria. Vengan al juego democrático civilizado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 568 veces.



Ángel Rafael Tortolero Leal

Profesor Investigador Titular en la UNERG, Diplomatico Ex Embajador, Analista Internacional, Miembro del Centro de Estudios Socialistas Jorge Rodríguez. Internacional Bolivariana y Miembro de la Línea de Investigación: Políticas Publicas y Pensamiento Contra Hegemónico. Militante del PSUV

 angeltortolero@gmail.com      @ANGELTORTOLERO1

Visite el perfil de Ángel Rafael Tortolero Leal para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ángel Rafael Tortolero Leal

Ángel Rafael Tortolero Leal

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a276237.htmlCd0NV CAC = Y co = US