El yo si puedo de Rosales

Ya Rosales resolvió el rollo de su propuesta electoral. Allá en Guarico descubrió que lo más fácil de ser candidato y no tener un programa alternativo de gobierno, es deslizarse por el tobogán del yo. Por eso ante la pregunta de un reportero, de inmediato respondió: yo si voy a entregar toda la renta petrolera, yo si voy a resolver, yo si voy a sacar hasta el último turco, árabe, musiú o cuanto bicho barbudo se arrodille y no precisamente ante Bush.

Manuel sabe que tiene el tiempo contado, y que los saltos y brinquitos que anda dando será hasta que Chávez termine de darle el revolcón al diablo de mister danger; de allí que en Guarico se le fuera el yoyo, cuando anunció: “yo si voy a poner en marcha el ferrocarril del llano”. Así de descarado es piro piro, tuvo ocho años de alcalde y cuatro de gobernador sin mover un metro de la línea férrea del metro de Maracaibo y ahora nos anuncia el yo del ferrocarril.

Manuel camina y se marea, va a Barinas y no habla de la negra, porque en tierras de florentinos, negra se le ve la sombra y negra su propuesta también; pero sin embargo, allá también se atreve y demagógicamente le ofrece a los campesinos hasta la ultima palaá de tierra, después que los mate de hambre en su “futuro” gobierno.

A Rosales le dan yeyos, pero su equipo de seguridad ya anda anunciando las medidas de emergencias que su hipotético y requetenegado gobierno pondrá en marcha. Allá en Antimano a la militante de PODEMOS le rajó el casco, el mismo jefe de policía que en los tiempos de alcalde reprimía cualquier manifestación pacifica que se atreviera a reclamar algo. En estos menesteres a Rosales no se le enreda el yoyo, aquí si es un experto, por eso va a los barrios de la capital, provoca y golpea, ordena y da golpe, ya no de estado; pero si contra los habitantes que lo rechazan.

Manuel sube el cerro y le tiemblan las piernas, pero murmura pá dentro y recuerda los consejos de Eduardo Fernández: “candidato que suba y duerma en el cerro se empava”, por eso Manuel baja y se resbala en Catia, da la mano y se enmolleja en Antimano, promete un tren en San Juan de los Morros y en Barinas da lastima: habla, ofrece y asusta peor que el que le comió la asadura a su madre.

Manuel no espera y desespera. Ya Chávez llegó y en Carúpano duró más de tres horas en una tranca popular, del aeropuerto a la emisora de radio, de donde más claro no canta un gallo y les alertó: “si se les ocurre cantar fraude no conseguirán al Chávez permisivo del pasado”. Y será así, de allí que al señor Rosales, este humilde servidor desde ya le recomienda: evite que se le arme de nuevo un rollo, y en materia de encuesta, si es que todavía no lo han enseñado a contar, incorpórese a la misión Robinsón, que allí hay un plan y no precisamente de campaña, llamado yo si puedo, y así el 3 de diciembre podrá afirmar, ¡yo si puedo gobernar!.. pero de gobernador y por poquito tiempo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2634 veces.



Douglas Zabala


Visite el perfil de Douglas Zabala para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Douglas Zabala

Douglas Zabala

Más artículos de este autor