La negra maniobra de un falso candidato único

“Me vería como un hombre indigno, si fuere capaz

de asegurar lo que no estoy cierto de cumplir”.

Simón Bolívar.

Cuando definimos lo que seria una propaganda subliminal, no podemos ignorar que una campaña engañosa aunque no tenga los elementos tecnológicos utilizados para bombardear al subconsciente, también puede ser peligrosa y fraudulentamente subliminal. El falso candidato único, ha sacado al aire una propaganda electoral, en la cual una de sus seguidoras muestra una de esas tarjetas Mi Negra y dice: Ésta es la mía.

¿Acaso el CNE y otros organismos del estado venezolano no se dan cuenta que en esa publicidad electoral se está afirmando que ya esa tarjeta fraudulenta se está repartiendo entre la gente?

¿Acaso esta no es una publicidad engañosa?

Los venezolanos y venezolanas, nos merecemos que la campaña electoral se lleve a cabo con unos principios éticos y por unos valores de honestidad, que protejan a los electores, de aquellas maniobras que desde ya suenan a demagogia y a engaño.

El candidato separatista debe ser obligado por el CNE, ha demostrar públicamente la fuente verdadera de financiamiento de esa tarjeta y los mecanismos a utilizar para hacer efectivo su pago, en una remota y supuesta posibilidad de ganar las próximas elecciones contra el presidente Chávez. Seria interesante ver el gracioso espectáculo del candidato carmonafirmante hablando de economía y finanzas y de otros temas de interés nacional. Sin duda lo vería toda Venezuela hablar de lo que no sabe.

Creo que los desacertados, opacos y grises economistas de los canales-partidos de televisión que respaldan la triste candidatura independentista y separatista del abanderado de Rumbo Propio, se las verían muy oscuras explicando este nuevo fraude que están llevando a cabo impunemente. Una vez más quedarían en ridículo frente al pueblo venezolano.

¿Que banqueros estarán detrás de este nuevo fraude de la oposición golpista venezolana?

¿A que grupos económicos y financieros beneficiará esta engañosa oferta del candidato adeco?

Ante la imposibilidad de no poder superar el éxito de las políticas sociales del gobierno bolivariano, el candidato separatista echa mano, irresponsablemente, de la fantasía de unos cuantos economicistas trasnochados y borrachos, que quisieran volver a aquellos años de capitalismo salvaje, en los cuales pretendieron llevar a nuestro país al endeudamiento eterno, para facilitar el saqueo de nuestras riquezas naturales con políticas de desnacionalización y privatización que favorecían a las transnacionales y a las grandes potencias mundiales.

La derecha venezolana nos quiere presentar como solución a los problemas de todos los veintiséis millones de venezolanos que dicen representar, una política peligrosamente inflacionaria que justifique el cambio de nuestros derechos constitucionales, por la vieja e injusta política social marginadora y excluyente de la cuarta república que el pueblo recuerda.

Los viejos partidos políticos venezolanos, pretenden imponer una vez más, las estrategias para comprar la conciencia de un pueblo. Pretenden sustituir las Misiones y el derecho a la educación y a la salud gratuita que nos da la constitución bolivariana, por un cupón capitalista de miseria, que nos llevaría a la ruina y al más grande de los engaños electorales en la historia política de nuestro país.

Pretenden que el pueblo no se dé cuenta de la pobreza discursiva e intelectual del candidato del viejo puntofijismo. Para esto echan mano de una promoción engañosa e ingenua que parece una infeliz propaganda bancaria poco imaginativa. Se olvidan que este es un país, que superó aquellos abismos de ignorancia en los cuales ellos mismos lo habían hundido en aquellos cuarenta años de falsa democracia representativa.

Ya este no es un pueblo ignorante, ahora es un pueblo que sabe leer y lee a diario su constitución. Este pueblo sabe que la mejor inversión para su futuro no es una estrategia capitalista inflacionaria e inhumana, que a larga beneficiará a grupos económicos de una oligarquía bancaria que actualmente representa un sector importante del financiamiento del candidato único del imperio. El pueblo sabe que son los grandes sectores comerciales y financieros venezolanos y extranjeros los únicos beneficiados en esta nueva patraña de la oposición golpista venezolana, que está orientada a hacer a unos pocos ricos, más ricos y poderosos.

El pueblo sabe que la garantía de una patria mejor, está en la política social que dirige el gobierno bolivariano del presidente Hugo Chávez. Ellas apuntan a la construcción de la patria bolivariana socialista, que es piedra fundamental de ese Mundo Otro, imprescindible y necesario.

Ofrecer la tarjeta mi negra, significa desde el otro lado subliminal de la manipulación, el sentimiento de impotencia y derrota, en el cual esta sumida la ineficaz y ridícula oposición de Venezuela. Ellos y ellas piensan que a este pueblo se le puede comprar por unos cuantos céntimos. No han podido superar las viejas políticas adecas-copeyanas de la compra-venta de conciencias, a las cuales están acostumbrados a esgrimir en cada proceso electoral en nuestro país.

Le recordamos a cada uno de los candidatos únicos y en especial al candidato preferido del imperio, que este es el pueblo de Simón Bolívar y de todos nuestros libertadores y libertadoras que nos dejaron patria, libertad y dignidad.

Este no es el pueblo que conducían bajo engaño desde los comités de base de los desaparecidos partidos políticos, con la promesa de una democracia engañosa y traidora de las aspiraciones populares.

Ahora este pueblo sabe que la verdadera democracia es aquella que le da el verdadero poder popular que ahora poseen y que la Constitución Bolivariana les garantiza plenamente.

¡El pueblo nunca Olvida!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2866 veces.



Obed Juan Vizcaíno Nájera


Visite el perfil de Obed Juan Vizcaíno Nájera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Juan Vizcaíno Nájera

Obed Juan Vizcaíno Nájera

Más artículos de este autor