Manuel un candidato Pepsicola

El pasado fin de semana leí algunas declaraciones de Manuel Rosales en la prensa, que me permitieron corroborar lo que ya me temía… le van a “maquillar” la información que llegará a los electores.
Quienes conocemos a Rosales y sabemos de su pobreza intelectual y dificultad para expresar sus propias ideas, dado lo elemental de su discurso, sabíamos que era inevitable que sus asesores recurrieran a esa práctica.

La certeza de que las declaraciones de Rosales fueron maquilladas no surge porque ellas recogieran ideas de avanzada o propuestas de impacto. Simplemente, había cierta coherencia en el discurso y un lenguaje que evidenciaba algo de inteligencia, elementos estos que jamás podrán surgir del cerebro de manuelito.

El hecho es que esas notas ponen en evidencia el inmenso trabajo que habrán de realizar los asesores de Manuel para mostrarlo ante la opinión pública como un hombre con la inteligencia suficiente para no poner la torta al frente del gobierno venezolano.
Vamos a tener, en consecuencia, con Manuel Rosales, dos candidatos al mismo tiempo.

El primero de ellos será el candidato de las cancioncitas, del slogan, de los afiches, de las entrevistas preparadas y de los reportajes promocionales. Algo similar a aquella campaña montada sobre el slogan que rezaba “Ese hombre si camina, va de frente y da la cara”.
A manuelito intentarán venderlo como lo hacen con la Pepsicola. Usted nunca oirá a una Pepsicola hablar, pero a algunos les hacen creer que es alimenticia, que da energía, que fabrica buenos peloteros y que basta tomarla para conseguir una pareja atractiva.

El otro candidato, el verdadero Manuel, tratarán de ocultarlo. Ese candidato que al preguntársele por su plan de gobierno afirma: “voy a cambiar los tanques por cuadernos, los aviones por sacapuntas y los fusiles por creyones Prismacolor”, no vamos a tener la oportunidad de oírlo hablar muchas veces.

Es que ya me lo imagino ante un periodista que le diga: Señor candidato, la relación deuda - reservas internacionales muestra en este momento el nivel más favorable que el país ha tenido en su era democrática. Sin embargo, su propuesta de abandonar la política petrolera del presidente Chávez podría afectar la unidad de la OPEP y con ello los precios del petróleo. Ello, sin duda, impactaría la relación antes mencionada. ¿Qué hará usted para evitar dicho impacto?
Júrenlo, que se le tuercen los ojos, se baña en sudor y suelta esta perla: voy a repartir la riqueza petrolera entre todos los venezolanos. A cada uno le regalaré seiscientos mil bolívares mensuales para que se compre las cosas que le hacen falta en la casa y los juguetes de los muchachos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3900 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor