El camino ideal de la oposición…

Con esta nueva entrega pretendemos hacerle un llamado a la oposición, desde luego a los que están apegados al estado de derecho, para que de verdad asuman un rol histórico, que permita que el país recobre definitivamente su estado de convivencia y podamos, al mismo tiempo, vivir todos los venezolanos en una nación libre y soberana, sin diatribas y en sana paz.

Siempre hemos tenido la convicción que en estos últimos años el país transita por el camino de la inestabilidad política, debido, precisamente, al erróneo papel que ha asumido, de manera irresponsable, la mayoría de la dirigencia opositora, que solo desea dar con el traste de la revolución bolivariana.

Con ello no dejamos a un lado las múltiples responsabilidades y las equivocaciones que haya podido tener el gobierno revolucionario, bien sea por desatino o por descuido en el manejo de sus políticas, sobre todo las que tienen que ver con la economía, que son promovidas desde el propio Miraflores.

¿Qué deseamos los venezolanos para que cese de una vez por todas estas diatribas que en nada contribuyen a mejorar la situación en el país?

En primer lugar queremos que se mantenga la paz. Que cesen de inmediato los odios, la división y sobre todo las ofensas, porque todos, sin exclusión, estamos llamados a transitar un mismo camino que nos conduzca a encontrar las bases sólidas para fortalecer verdaderamente a la república.

El país que hoy se debate entre una inestabilidad política permanente, aunado a la inseguridad y a una economía, que hasta ahora no encuentra el camino ideal para enfrentar a la inflación, no podrá salir de este terrible trance si no estamos todos unidos.

La oposición debe de inmediato dejar a un lado esos llamados intolerantes, conspirativos, desarticula dores, que solo están destinados a agudizar más aún la crisis.

Basta ya de ver a opositores, desde el exterior, vendiendo al país como un Estado forajido, pues la mayoría de los venezolanos saben de hecho que solo se trata de una táctica mal sana que pretende debilitar al gobierno del presidente legítimo de Nicolás Maduro.

Esos llamados que a diario hace la oposición, para desconocer el estado de derecho y violar la Constitución, deberían ser desechados por cualquier candidato sensato de la oposición, si de verdad tienen el sano propósito de llegar a un acuerdo y a una feliz reconciliación.

La oposición no puede continuar con esos llamados diabólicos, respondiendo a recetas del imperio, sobre todo dirigidas a los más jóvenes, con la clara intención de que vayan a su paso incendiando al país por los cuatro costados. Eso no es querer la patria ni tener consideración y respeto por la generación de relevo.

El clero, representado por la Conferencia Episcopal Venezolana, por igual debe enmendar su espíritu a favor de la hermandad, de la reconciliación y perdón, en vez de estar contribuyendo con sus llamados mediáticos a profundizar la división.

Es hora que cese esa política malsana que busca también que nuestra moneda pierda poder adquisitivo, sin que se estime el grave daño que se le hace a nuestra economía y a las familias más vulnerables del país.

No puede la oposición seguir gastando tiempo, esfuerzo y dinero en una campaña megalómana, que pretende que los más necesitados le rindan culto y pleitesía a los que más tienen, como ocurrió durante muchos años en la cuarta república.

La oposición, en definitiva, está llamada a cambiar, a enderezar su rumbo y a desechar entuertos.

Debe, por igual, reconocer y de una vez por todas que el legítimo presidente de la República Bolivariana de Venezuela es el dirigente obrero Nicolás Maduro, pues así lo quiso una mayoría.

Por igual deben respetar a las autoridades que están a cargo de los demás poderes públicos, llámese TSJ, Fanb, CNE, Fiscalía, Defensoría del Pueblo y, desde luego, al Poder Ejecutivo, en pleno.

La oposición, así mismo, no puede pretender que los delitos cometidos por sus dirigentes o simpatizantes queden impunes y sin castigo, como lo establece la Ley, por ello están llamados a respetar las decisiones, que en esta materia, adopten los tribunales de la República.

Es evidente que mientras la oposición no cambie y le presente realmente una alternativa viable al país el pueblo venezolano, hoy con plena conciencia, seguirá apoyando a la revolución bolivariana, como hasta ahora lo ha venido haciendo, a pesar del camino escabroso que ha tenido que transitar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 990 veces.



Italo Urdaneta

Periodista, historiador y profesor universitario

 italourdaneta@gmail.com

Visite el perfil de Italo Urdaneta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: