Dos y dos son cuatro ¿Cuatro y dos dieciséis?

Los recientes resultados de las elecciones peruanas y mejicanas nos revelan claramente el “porque” de la exigencia irracional de toda la oposición venezolana, para que se “avance” hacia el pasado con las elecciones manuales. Esto demuestra que el próximo golpe es eminentemente electoral, para eso necesitan eliminar todo vestigio de tecnología. Necesitan una campaña mediática que resalte las bondades del atraso tecnológico para preparar a la gente para el fraude.
El fracaso de las “primarias”, es una estrategia para lanzar sin mayores preámbulos la candidatura guisada por la trinidad del mal conformada por el embajador de los Estados Unidos, la gobernación del estado Zulia y Súmate. Ellos y ellas están apostando al fracaso de las elecciones presidenciales porque ante la imposibilidad de derrotar al presidente Chávez, la oposición venezolana apostará al fraude a través del retiro de la candidatura “unitaria” de Manuel Rosales.
Ellos y ellas exigen que las elecciones sean manuales, porque quieren desempolvar los viejos manuales de las operaciones “Galope”, “Mosca” y otras, que tantos frutos le dieran, cuando se apoderaban impunemente de los votos de los venezolanos y de las venezolanas. Ellos y ellas van a aceitar las viejas maquinarias “Mata votos”, en el supuesto caso que logren convencer al CNE de las bondades de los procedimientos del pasado.

Para el departamento de estado norteamericano es muy importante centrar la lucha preelectoral en la maniobra de volver a los procesos electorales antiguos y obsoletos, porque confían que con los millones que están invirtiendo en Súmate y en los partidos de oposición venezolanos pueden comprar la conciencia de muchos funcionarios de Mesas electorales y del CNE. Tienen preparadas rondas de contacto y conversaciones con funcionarios medios y altos del organismo electoral, ya las chequeras empiezan a abrirse para comprar voluntades y conciencias
Creo que el CNE y el plan republica deben poner una especial atención en pueblos y caseríos fronterizos, porque hacia ellos pueden estar dirigidas ciertas acciones terroristas de los grupos paramilitares de la frontera y de las bandas de sicarios, para obligar a la gente a votar por el candidato propuesto por la “trinidad del mal”.

El Estado venezolano no puede pecar de ingenuo frente al accionar o modus operandi, de los grupos paramilitares, estos se están trasladando hasta nuestras fronteras con una nueva misión: La de derrocar por todos los medios al gobierno revolucionario venezolano.
Como política de estado debe estar la de combatir a los grupos paramilitares que abiertamente están operando en los estados fronterizos occidentales y no esperar que den un golpe delictivo para salir a apresar a unos cuantos, dejando a la gran mayoría actuar impunemente. Recordemos que ya llegaron hasta la misma gran Caracas con complicidad de militares traidores, gobernadores, alcaldes y cuerpos de seguridad del estado.

La prioridad del departamento de estado norteamericano no son las elecciones presidenciales venezolanas, ellos ya saben cuales van a ser los resultados, los que les preocupa en realidad es ver como convencen a los “precandidatitos” de reparto y extras para que se retiren y no participen de ninguna manera en estas elecciones. El imperio juega a la desestabilización del proceso político venezolano y para esto algunos “candidatuchos” estorban con su afán de lanzarse al ruedo electoral. La danza de los millones esta sonando sus primeros acordes y las chequeras ya están abiertas, o en todo caso las amenazas y las descalificaciones.

Hay que convocar a los campesinos, indígenas y público en general para que estén atentos a los movimientos sospechosos de gente en haciendas u otros lugares urbanos y rurales. Supuestamente estos grupos subversivos utilizan las grandes movilizaciones de masas promovidas por algunos sectores políticos que apoyan al gobierno para movilizar hacia la capital y sus alrededores a las personas que están ubicados estratégicamente en ciertos sectores de la gran Caracas y sus alrededores. Mimetizan buses, reparten franelas rojas y en las cercanías de las alcabalas les ponen a gritar consignas en pro del presidente Chávez. Mucha de esta gente, supuestamente, tienen documentos venezolanos obtenidos en complicidad con funcionarios corruptos y golpistas de la Onidex,, eso es lo que se rumorea por ahí.

Por todo esto aquí planteado, decimos que a la oposición venezolana se le hace urgente la eliminación de las maquinas capta huellas, los cuadernos electorales y otros mecanismos que pudieran fácilmente detectar el fraude electoral que están cocinando, con ingredientes que van desde la amenaza y la intimidación, la compra de conciencias y el terrorismo. Hay que poner la lupa sobre muchos funcionarios electorales y del gobierno, empleados de la Onidex, policías, expolicias, exmilitares, militares activos y algunos medios de desinformación nacional, regional e internacional.

Notemos que la estrategia de solicitar elecciones manuales es continental, y esto nos revela que obedece a lineamientos del gobierno norteamericano ¿Que pensaran en Europa y el resto del mundo, cuando ven que la potencia tecnológica mas grande de occidente esta promocionando a nivel del lo que ellos llaman el “tercer mundo”, el regreso al pasado con las elecciones manuales y el conteo voto por voto?

El llamado es al gobierno nacional para que implemente una política de seguridad de estado, que garantice que las elecciones se realizaran con la mayor seguridad y paz, sin la interferencia de grupos subversivos criminales que van a ser utilizados para amenazar a la gente en ciudades, pueblos y caseríos fronterizos para que voten en contra del presidente Chávez. Debe implementarse un amplio plan republica que vigile nuestras fronteras y garantice a la gente verdaderamente el derecho al voto sin amenazas y sin terror.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2823 veces.



Obed Juan Vizcaíno Nájera


Visite el perfil de Obed Juan Vizcaíno Nájera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Juan Vizcaíno Nájera

Obed Juan Vizcaíno Nájera

Más artículos de este autor