Estamos financiando a los adecos y a otros grupos opositores con los programas del gobierno bolivariano

Solo Dios sabe cuantos adecos y bichos de otros partidos se han infiltrado y se están infiltrando en la creación de los consejos comunales y otras organizaciones populares. Me crié en un barrio de Maracaibo, y he visto con admiración y horror como los neoadecos de Manuel Rosales, se han organizado por orden de la dirigencia del partido "Un Nuevo Tiempo", para desplazar de los órganos de poder popular a los verdaderos revolucionarios y revolucionarias. Ellos y ellas están mejor organizados que mucha gente que está identificada con la revolución, y por si fuera poco, están respaldados por bandas armadas y por sicarios dispuestos a desaparecer cualquier tipo de obstáculos en los planes de apoderarse de los novedosos órganos de poder popular que el gobierno nacional esta impulsando. Hay que reconocerlo, los revolucionarios en el Zulia están muy dispersos, desordenados y enfrentados entre si.

En mi barrio, en Maracaibo, los neoadecos organizaron una asamblea para organizar los consejos comunales, era asombroso como los otrora adecos, utilizaban los gestos, las palabras, y los métodos de los chavistas, para convencer a la gente del barrio que ellos y ellas deberían ser los miembros de los consejos comunales, los comités de salud y las diferentes mesas técnicas. Todo esto está organizado desde la gobernación del estado Zulia, con la complicidad de mucha gente que se llaman "revolucionarios".

En días pasados fui a un "Mercal" cerca del barrio donde me crié, me sorprendió ver que muchas de las personas que atienden esta misión son adecos y neoadecas confesos. Lo más doloroso fue ver que en mis tiempos de estudiante revolucionario de secundaria y universitario, sufrí, con otros muchachos y muchachas, la persecución y el acoso de muchos que ahora atienden ese "Mercal". Que injusticia, porque hay muchos revolucionarios sin trabajo y sin ningún tipo de entrada económica, mientras que estos señores y señoras enemigos del proceso revolucionario, tienen todo tipo de consideraciones en los organismos del estado.

Vivo actualmente en un barrio al oeste de Maracaibo y lo que sucedió en mi comunidad, fue mucho más cómico, hay un dirigente revolucionario joven que trabajó a brazos partidos, conjuntamente con otra gente, para conseguir el terreno de los módulos de "Barrio Adentro" y de "Mercal" y lo consiguió. Inexplicablemente los módulos fueron entregados a una cuerda de irresponsables "exadecos", que fueron precisamente quienes mas fieramente se opusieron al hecho que le donaran los terrenos a la comunidad. Ellos y ellas fueron favorecidos con la administración del mencionado "Mercal" y siguen en sus antiguas prácticas corruptas y esconden el pollo, la azúcar, la leche y otros rubros que deben llegar al pueblo y ahora tienen como destinos otros negocios no populares, como decía mi abuelo:" Cachicamo trabajando pa´lapa".

El joven dirigente revolucionario, del que antes hablé, está sin trabajo, y muchos seguidores "revolucionarios" de Manuel Rosales, en mi parroquia y en todo el estado Zulia, tienen sueldos y prestaciones del gobierno nacional, además de una entrada extra por lo que logran saquear de los módulos de Mercal y de otras dependencias del gobierno nacional. Así es la vida, ¿Qué se va a hacer?

Dentro de las contralorías sociales, hay cualquier cantidad de agentes de la oposición que se están haciendo de la vista gorda a muchas irregularidades que cometen algunos de sus secuaces y esperan cada día el momento de echar manos a los recursos asignados a los diferentes programas del gobierno bolivariano, para que después sus dirigentes políticos canten corrupción al gobierno nacional, decimos en Maracaibo: "¿Zamuro cuidando carne?".

Creo que estamos siendo demasiados ingenuos, eso se paga caro.

Hay muchos dirigentes de base de la oposición que lo único que les falta es ponerse una franela roja que diga por delante: "Se habla Chavista". Por detrás dirá: "consejos comunales", "Florentino somos todos", "Mesmo", "Fidel", "Che" y "A paso de vencedores". Su capacidad mimética les permite pasar por chavistas y les ha permitido infiltrar cargos públicos, han formado cooperativas organizadas con proyectos elaborados por técnicos pagados por la oposición para financiar su conspiración en contra del gobierno bolivariano, con el dinero de la nación.

Considero que el gobierno nacional debe hacer una verdadera labor de contraloría social, que le permita depurar de las diferentes Misiones y cargos públicos a estos "quinta columna" de la gobernación del estado Zulia y en otras regiones del país.

En días pasados le comenté esto a un alto funcionario público y me sorprendió la respuesta que me dio:

- "¿Con quien pensáis vos que vamos a gobernar?, son la gente de Acción Democrática los más indicados, ellos tienen bastante experiencia en el trabajo con las comunidades".

Luego me dijeron que ese mismo funcionario del gobierno, hasta el momento de ser nombrado en el cargo que desempeña aquí en esta región, supuestamente escribía artículos fuertes en contra de la revolución y del presidente Chávez, como diría el chivo aquel: "Así son las cosas".

Quizás a muchas personas que son verdadera y sinceramente revolucionarios, no le gusta que estas cosas se denuncien tan públicamente, pero les digo que quienes arriesgamos el cuello somos los y las que denunciamos estas irregularidades, porque tenemos que vivir el día a dia en nuestras comunidades con estos corruptos y corruptas. Quien escribe estas líneas, he sido amenazado en varias oportunidades y me han agredido por ser revolucionario.

Alerta Presidente Chávez, lea y atienda estas palabras con tiempo, porque el próximo golpe pueden dárselo utilizando para eso los recursos de la nueva PDVSA, de las misiones y de otros organismos del gobierno bolivariano.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2983 veces.



Obed Juan Vizcaíno Nájera


Visite el perfil de Obed Juan Vizcaíno Nájera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Juan Vizcaíno Nájera

Obed Juan Vizcaíno Nájera

Más artículos de este autor