La liga de la justicia se muda a Venezuela

Cuando vemos las declaraciones de los Candidatos de la oposición acerca de la inseguridad en nuestro país, pareciera que estuviéramos viendo aquellos viejos “Comics” de Superhombres Gringos en ropa interior de colores, quienes venidos de otros planetas o productos de traumas y lutos no resueltos vienen a solucionar la amenaza más grande surgida a ultima hora, como producto del SúperVillano “comandante Chávol” y su pandilla de secuaces degenerados, los bolicirculínes.
Hablaba con mi hijo Leonardo y él fue quien me orientó acerca de los nombres y cualidades de ciertos Súper Héroes. Me recordé de aquellas comiquitas que nos transmitían a través de la televisión y de publicaciones de folletines que nos hablaban del poder que estos personajes le daban al país que los acogió, los Estados Unidos de América, magnificando así una propaganda nazi-racista, que ubica a los blancos nórdicos como una raza especial y superior.

¿Por qué será que estos personajes escogieron a la gran nación del norte? ¿Será que había y hay mucho crimen que combatir en la nación del norte?
Anoche vimos a Teodoro en la televisión nacional, impecablemente vestido, se parecía a un Clark Kent devaluado, que ofreció parar la violencia en Venezuela y acusaba al gobierno nacional de un viejo problema en Venezuela y el mundo. Su dentadura biónica estaba impecable y su bigote y cabellera lucían un color negro artificial de buena marca transnacional. Su mayor poder es el del “infraoido”, porque nunca escuchó a los ancianos y ancianas de Venezuela en sus demandas de una pensión justa.

Recordemos los grandes poderes de Súperteodoro, el combatió con fuerza y efectividad a las malvadas y terroristas villanas llamadas “Las prestaciones laborales de los trabajadores venezolanos”. Las combatió con todo los poderes que le fueron dadas por el poderosísimo y bienaventurado Fondo Monetario Internacional. Jugó un papel importante en la titánica lucha por las privatizaciones de las empresas estratégicas del peligroso estado venezolano. En su pecho lleva Superteodoro un símbolo triangular con las gloriosas letras FMI.
Aparece también con fuerza en los medios de comunicación de todo nuestro país la propaganda del Hombre elástico, Supermanuelito. Un hombre de extrema derecha que se proclama de izquierda y aunque critica agriamente al gobierno nacional, siempre está copiando y clonando las Misiones Chavistas. El adormece a algunos incautos con su propaganda engañosa en la cual dicen que en el Estado Zulia no hay escuelas estatales abandonadas ni hospitales y ambulatorios que no esten súper dotados. Su escudo es un ovalo en el cual aparece un camaleón con su pegajosa y mortal lengua extendida a toda su capacidad. Los Zulianos nunca hemos visto volar a Supermanuelito por los cielos zulianos para combatir la delincuencia desbordada que se sufre en nuestra región.

Es hora que oigamos decir al héroe local de Maracaibo: “A luchar por la justicia”. Lo que si hay que reconocer es su poder de supervista para detectar la inseguridad en otras partes del país y desatender a su propio estado, ¡Que Molleja primo, pa´que nos veáis!

Solo basta leer el diario zuliano “Panorama”, para saber los índices de violencia que se viven día a día en esta región. El dicho de todos y todas en el Zulia, y que Supermanuelito ignora por supuesto, es: “En casa de herrero cuchillo de palo”.

Creemos que de los superhéroes, el más alienígena es Supermanuelito, porque aun no se sabe cual es el estado de su procedencia, ya que para algunas personas que lo conocen desde hace mucho tiempo este gris personaje no es auténticamente zuliano.

Superborges es el único de esta triada de superhéroes que no se identifica como maracucho, es el héroe de la burguesía caraqueña y su gran poder hipnótico proviene de la forma e inusual posición de sus muy pobladas cejas. Proclama con todo su poder que en Venezuela se viviría mejor con altos índices de inflación, ya que promete repartir a todos y a todas un “supercheque” de dos millones mensuales. El sueña con delirio acabar la pobreza en este país haciendo rico a todos a fuerza de billete, porque él odia verdaderamente a los pobres.

El símbolo de Superborges es un círculo rosado que ostenta en su pecho y que tiene las letras TFS y vuela con una gran capa rosada que se alborota con el viento y su grito de guerra es: ¡Ay Foo!

El salón de la justicia tiene su sede provisional en la gobernación del estado Zulia y allí tienen un teléfono con conexión directa con el Capitán América, o lo que es lo mismo Mr. Ronald o el embajador de los Estados Unidos en Venezuela, quien financia a la liga de la justicia venezolana y dicta las normas de juego de los “Superhéroes”.

Todos salieron a hablar en contra de la inseguridad en nuestro país, se olvidan de los muchos años de violencia que se vivieron en la cuarta republica, sobre todo se olvidan de el espaldarazo que le fueron a dar a los terroristas-violadores que se hacen pasar por estudiantes en Mérida, por ahí los vio toda Venezuela en algunos videos que los siempre omnipresentes medios de “manipulación-información” venezolanos ignoraron y no difundieron.

Por la liga de la justicia siempre se dejan ver viejos y caducos “exsuperheroes” como los superfrijolitos malo émulos de Batman y Robin, estos buscan oxigenarse con algún trabajito de segunda categoría que puedan hacer, tales como guarimbas universitarias, trancas de carreteras o cualquier cosa. Antonio Ledesma y Ramos Allup tratan de buscar un trabajito de “superutileros”, aunque se conforman con lavar y planchar los trapitos sucios de los Superhéroes, ya que por el comando de la resistencia las cosas no andan tan bien como en otros tiempos de golpes.

Dicen, que por las Mercedes vieron a Guaicaipuro Lameda, el supercabeza de hacha, con una capa rota hecha con una vieja bandera de la vieja PDVSA, persiguiendo delincuentes y malhechores y tratando de convencerlos para que marchen hasta Miraflores. También estaba Pedro Carmona Estanga en el papel del “Guasón” autojuramentándose y volando raudo desde su casa a la embajada de Colombia y estaba acompañado de Molina Tamayo el “superPopeye” justiciero: ¡PU-PÚ!

Por Chacao estaban Pompeyo Márquez y Pablo Medina en sus roles de Pinky y Cerebro con su afán desmedido y enfermizo de conquistar el mundo, y poner orden y seguridad en Venezuela.

Las Chicas maravillosas Ibeyise, Patricia y Martha, andan de medias y capas caídas, porque no han podido convencer a los venezolanos y venezolanas, que este es el país con mayor índice de inseguridad del mundo, a pesar de la supercampaña de terror informativa que han emprendido a tiempo completo, y que les ha financiado totalmente el superimperio.

Se dice que en gran salón de la justicia, que es el lugar donde se reúne esta cofradía de Superhéroes, hay una gran foto del Superhéroe mayor o padre de todos los Superhéroes venezolanos modernos, él es campeón en la lucha antiterrorista contra niños y niñas indefensos, contra mujeres y ancianos en la tierra de Irak, Este Superhéroe máximo, es especialista en bombardear colegios, hogares, hospitales y mezquitas repletas de gente inocente.

El símbolo de este héroe de héroes Mr. Bush, es una gran cruz gamada en el pecho y su amuleto favorito es una foto de Hitler su mas grande guía espiritual.
¡Supervillano comandante Chavol y sus secuaces bolicirculines temblad porque la liga de la justicia Venezolano-norteamericana esta aquí!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4089 veces.



Obed Juan Vizcaíno Najera y Leonardo Vizcaíno Bracho


Visite el perfil de Obed Juan Vizcaíno Nájera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Juan Vizcaíno Nájera

Obed Juan Vizcaíno Nájera

Más artículos de este autor