¿Premios Nóbel o parodia de la pasta?

Con la farisea excusa de solicitar la libertad del capo de Voluntad Popular, (invitados por la ADsamblea irracional) recientemente vinieron a Venezuela tres proyanquis premiados con el Nobel de la Paz…. En el Capitolio montaron un reality show tan absurdo que me recordó aquel Festival por la Pasta que años atrás montaron los cantarucos Juanetes, Miguel Posé y Malejandro Sánz (por cierto que en España llaman pasta al dinero y en Colombia a la cocaína “pura”)…

Sí, sí. Me refiero al Pastival de Juanetes, pues en aquella ocasión también fueron muchos los invitados y pocos los asistentes (claro, el que aprovechó la oportunidad de lucirse esa vez fue el capo de la cocaína Álvaro Uribe 82, quien presentó un saludo “afectuoso” a los tres cantarucos organizadores).

Menciono el suceso por analogía, por las similitudes entre ambos eventos, ya que al reciente Paztival de la ADsamblea irracional, tampoco asistió el nieto de Mandela. Lo destacable del asunto es que aquel Pastival de los cantarucos fue apoyado por el narco paraco Uribe 82, conocido mundialmente como Presidente Falsopositivo por las masacres que ordenó en la martirizada Colombia (por cierto que a la hora de redactar este artículo se supo que fue capturado el hermano de Uribe 82, otro narco paraco acusado de ser capo del paramilitarismo colombiano implicado en narcotráfico, sicariato, descuartizamientos  y otros crímenes de lesa humanidad).

La otra coincidencia entre ambos Pastivales es lo oneroso –el altísimo costo logístico–, aparte de que en ambos espectáculos se derrochó mediocridad e infamia. Y por supuesto que en la mente de quien me lee se forma una inmediata e inevitable pregunta: ¿de dónde salieron tantos eurodólares para traer al trío Nóbel de la Pasta? No es difícil sospechar la respuesta, porque el reciente reality show en la ADsamblea también se hizo para dañar a Venezuela y, como siempre, quien quiera atacar la Revolución Bolivariana tendrá el inmediato e infaltable financiamiento del pentágono narcosionista. Esto se deduce porque el pastival de los cantarucos contó con el aporte de Uribe Falsopositivo 82, a quien Juanetes adora.

Y sobre los recién invitados a la ADsamblea sólo cabe agregar que en vez de nóbeles se portaron como noveles o novicios (con el perdón de los novatos y aprendices). En el discurso de Arias, por ejempo, está implícito el mismo libreto yanquisionista (redactado en el pentágono) que embobó a los costarricenses para que aceptaran la entrega indigna de ese país a la potencia narcogringa (Costa Rica es una sucursal yanqui con todo y base militar). Y es que en esa cobarde y traicionera venta de la patria centroamericana, basta ver el rostro de Arias para saber quién le paga y por qué se arrastra…

Asimismo, del mercenario Waleshka es bueno recordar su pasado ambigûo y cuántos dólares costó su doble traición, porque vendió a su país y le jugó quiquirigûiqui a sus propios acólitos y partidarios... Y digo acólitos porque en su juego entreguista, Waleshka  envolvió incluso al Papa Juan Pablo II, el mismo que quizá para distanciarse del proyecto proyanqui encabezado por Waleshka, creó y utilizó por primera vez la frase “capitalismo de salvaje”… Además –como si fuera poco–, cuando el farsante Waleshka vino por primera vez a Venezuela (en tiempos de la cuarta rex pública) dijo que “desde el avión había visto la desagrable imagen de muchos autobuses oxidados y los cerros caraqueños adornados por la miseria, cosa horrible que él no quería para su país”.

Es evidente que el mercenario Waleshka se refería a los muchos autobuses Ícaros y Leyland (made in Polonia) comprados por el adeco Diego Arria cuando fue Ministro de Información y Turismo en el primer gobierno de CAP. La compra de aquellos “autobuses de cartón” fue uno de los fraudes más escandalosos en el mundo entero (igual que el Sierra Nevada) cometidos durante la cuarta rex pública… Y en ese gobierno adecorrupto, el Arria fue el delfín de CAP, y por eso el pueblo satírico lo llamaba “Diego Mandarria”, por lo represivo, implacable y hampón. Cabe recordar también que esos “buses de cartón” estuvieron muchos años pudriéndose a la intemperie, hasta que el óxido de la desmemoria los convirtió en chatarra del olvido…  

Y si a quienes leen estos comentarios les parece insólito la coincidencia de los dos Pastivales uribistas, no se extrañen que en días venideros la ADsamblea irracional sea convertida en pasarela de concursos, desfile de modas o exposiciones gatunas y caninas de pedigrí, etc. Será entonces un verdadero e inusual remedo de las cortes de España, donde el bufón allúpedo sea investido como rey Rajoy II, o Aznar III, o Felipillo IV, o Juan Carlos rey beodo… (ya antes, en tiempos puntofijistas, la ADsamblea fue ring de boxeo, casino y escenario de trifulcas, pues los adecopéyicos “representantes del pueblo” se caían a trompadas y silletazos hasta destrozar el extinto Congreso Nacional). Por esas razones, como lo evidente no se adivina, al instalarse el reyesito en las cortes… los herederos al trono practicarán la tauromaquia para dar los capotazos previos a la estocada final, y olé…

Lo previsible de esta próxima corrida bufa y palaciega es que los aspirantes a la corona ya están hasta la coronilla, y en vez de espadas sacarán sus cuchillos para evitar las banderillas y los pinchazos… Es comprensible que así sea, ya que reyezuelo y aspirantes siempre han practicado la política del complot (son mataores de oficio, conspiradores conspícuos). Así que, de ocurrir como ocurrirá, la caída por desgaste del reyezuelo aznárico rajoyano alegrará a los principillos, y éstos, una vez más traicionarán a su propia gente y arma en mano gritarán: “Abajo el rey bufón” (un viejo adagio dice que “a rey muerto rey puesto”). Claro que a esta parodia no asistirán los invitados nóbeles sino otros cantarucos sin penacho, porque lo venidero se adivina y en la ADsamblea irracional abunda el puñal y la zancadilla de los matarifes… Adivinamos lo que viene porque ya ocurrió una vez en el antiguo Senado romano, y cuando el erosionado reyezuelo de la ADsamblea vea las obvias intenciones de los aspirantes al relevo, remedará al César y exclamará: ¡Oh, cuántos me quieren muerto!

Sin embargo, el raído César de la ADsamblea sabe que el heredero del trono le arrugará el entrecejo…

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1119 veces.



Amable Fernández

Escritor surmerideño.

 amablefernandezs@gmail.com

Visite el perfil de Amable Fernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: