Yo conocí a Andrés Velázquez

Corría el año de 1983 y en el Táchira se profundizaban, al igual que en todo el país, las fisuras del MAS. Era claro que las tensiones  en el seno de la organización crecieran, la lucha interna así lo permitía. Sabíamos, copiando al hombre de acero, él famoso Stalin, que “… un fuerte movimiento, lleno de vida, es inconcebible sin controversias, sólo en un cementerio puede conseguirse una coincidencia total de opiniones…” En el MAS–Táchira la discusión era fuerte y Caracas no soportaba tanto embrollo. Algunos asomaron la posibilidad de apoyar al pitufo A. Velázquez, lo que generó llamados de atención y visitas permanentes desde  nuestra DN. Teodoro era candidato del MAS por capricho de quienes controlaban la Dirección Nacional.

Velázquez tenía sus amigos en nuestro estado y lo atendían. Mucha gente del MAS pasaba dinero para que se pudieran cumplir algunas reuniones. Hablamos mucho sobre sus posiciones políticas y, en especial, del legado de Maneiro. Veíamos en él un buen dirigente sindical que pregonaba las líneas maestras de Causa R, detrás tenía un fuerte soporte de personas integras: Lucas, el cojo Lira, el flaco Salas y, en sí, toda una camada de amigos o figuras que representaban mucho para los tachirenses. Como vemos, allí había simpatías por este pequeño ser.

Con el devenir del tiempo la Causa R toma mayor fuerza. En las elecciones de 1988 perdió pero fue electo Gobernador en el 89, en Bolívar, y luego repite en el 92, de modo que en el 93 eran ya una fuerza superior al MAS, ya no necesitaban de ayudas, ni orientaciones de ningún tipo. Su miopía es tal que ganando las elecciones del 93 negoció la voluntad popular que lo eligió Presidente de la República y pisoteó el legado histórico de Alfredo Maneiro. Se dice y se comenta que ganó y vendió la Primera Magistratura por una alta suma de dólares ofertados por la Embajada de EE.UU y la intermediación de los sectores económicos que apoyaban a Caldera. De allí deviene su rompimiento con Pablo Medina, al no distribuir equitativamente los dólares gringos mal habidos.  Los trabajadores consideran que es un político corrupto y traidor a los intereses de los  agremiados en los sindicatos. Prueba de ello fue su pacto con Leopoldo Sucre Figuerella para la privatización de la Industria Siderúrgica.

Andrés Velázquez utilizó su policía para acabar con el movimiento que apoyaba a Chávez en el 92, allanó la UDO/Bolívar y llamó a defender a CAP. Como vemos el hombrecito se parece al Rey Midas, pero al revés, donde  todo lo que toca lo vuelve mierda. Pulverizó, acabó, destruyó todo un movimiento que fue luz para miles de venezolanos, así es el gnomo del desierto, el tal Andrés Velázquez. En eso se parece al dúo Pompeyo-Teodoro.

Al pasar los años, observamos como los extremos se unen, los ayer enemigos, por sus posiciones políticas, el Teodoro y el pitufo, se juntan bajo el lema de la sapiencia del primero para quien  “…Sólo los estúpidos no cambian de opinión…”. Y claro agreguemos al otrora Santos Yorme,  para encontrarnos con tres tristes tigres unidos por su valor hedonista y su gusto sin parar por la viagra.

Podríamos estar de acuerdo que es necesario cambiar de opinión. Pero diferimos en que después de 50, 60, 70, años cambiemos de opinión para negar todo nuestro pasado y ponernos a compartir con quien ayer mataba nuestra familia, nuestros amigos, nuestros camaradas. Eso sí sería de imbéciles,  de estúpidos, por ello es que hoy toda esa camada de rufianes terminan unidos, sin importarle principios, sin importarles el daño que ocasionan, sólo por sus deseos personales terminaron vendiéndole el alma al diablo.

Para nadie es un secreto los vicios que él presenta, quien en forma descarada paraba una reunión donde se discutían temas de vital importancia  para el Estado, sólo por buscar una joven que le esperaba, lo mismo hacían los otros, por eso es que se unen hoy día para apoyar al “cuarteto de la miseria”.

De modo que aquellos sonoros y flamantes líderes de ayer,  hoy, por no considerarse imbéciles han decidido, años ha, apoyar al “cuarteo de la miseria”. Concluyen que la “lucidez” de un Capriles es tal que debe ser Presidente de la República, López director de PDVSA, Ledezma Vice-Presidente de la República y Machado la representante en las Naciones Unidas.

Es vergonzoso que algunos dirigentes de la llamada izquierda, que fue resaltante y tuvo sus mártires, hayan caído tan bajo, es triste ver a un Chúo, Ismael, Pompeyo, Velázquez, Teodoro y algunos otros que ya en el zenit de su vida no hayan tenido fortaleza y principios y que, si bien es cierto, no querían terminar como estúpidos por su forma de pensar y que requerían cambiar de opinión, la misma fuera para alumbrar caminos, que siguieran siendo estrellas para un pueblo que requiere luz y esperanza. Como bien lo dijo alguna vez el Teodoro, seguiremos teniendo sueños ya que el día que se acaben los mismos, se acaba parte de  mi vida. Como vemos, la lengua se los tragó.

Las luchas internas en la MUD,  han considerado que el pitufo “rebelde” ya no debe ser candidato, de ahí que en su desesperación y tal como  lo señaló Earle Herrera, “…La oposición aprovechó  la conmovedora ignorancia de uno de sus diputados, creo que de Bolívar, y lo lanzó  por el selvático tobogán de la audacia teorética. El parlamentario, sin ruborizarse, mezcló fechas y hechos históricos en uno de sus discursos  más disparatados desde el Laudo de París hasta la penúltima sesión de la Asamblea Nacional. A este político le hicieron creer que el Esequibo es un circuito electoral y que la MUD lo postularía de primero en ese sector…” Lo vital de esto, podría ser que el gnomo del desierto comience por revisar el Tratado de Tordesillas (1479), las líneas Schomburgk de 1853 y la de 1839, entender quizás el Laudo Arbitral de Paris (1899). Conocer quien fue del gran líder Cheddi Jagan, y saber de Forbes Burnham, para que termine de entender que un aliado de ellos David Granger acaba de ganar las elecciones de Guyana.

Así termina parte de la historia de aquellos años, esperamos que mucha gente de ahora no recoja la miseria de ese pasado y mantenga firme la pasión y los sueño por construir la Sociedad socialista, a ella nos debemos y por ella somos capaces de morir. Son momentos de reflexión, de teoría revolucionara,  de ahí  lo urgente de la Unión Cívico Militar, donde impere el respeto, la construcción del Partido de la Revolución y la integridad de la FABN. La Patria de Bolívar y Hugo Chávez así lo exige. Patria Socialista  es el único camino para salvar la Humanidad y a ella nos entregamos. Hasta la Victoria Siempre.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1663 veces.



Asdrubal F. Márquez C.


Visite el perfil de Asdrubal F. Márquez C. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a207935.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO