El Hacha, Cuchillo y Machete no ha terminado

“El nivel de logros de una persona en la vida lo pone ella misma

en función de los precios que está dispuesto a pagar”

La inteligencia ética - Peter Belohlavek

“Epa, mijo, llegaste puntual hoy” me comentó Anacleto. “Fijáte que aun no he pedido mi café”. Me miró de reojo y continuó: “Imagino que ya leíste lo que escribió el zorro viejo de Henry Ramos; ¡qué molleja!… en la MUGRE, el hacha, cuchillo y machete no ha terminado… apenas si estamos en los trailers”. Llamó al mesonero y pidió un con leche grande y un cachito de queso y dijo: “Yo pensaba que la cosa quedaba en lo que en su momento dijo el profesor Agustín Blanco Muñoz… sí, sí… aquello de que la MUGRE estaba vuelta ñoña por desfasada. Pero eso de destapar la olla del costoso laboratorio de guerra sucia, con el que se están tratando de exterminar a los incómodos, entre ellos, no me lo esperaba”. Encendió un cigarrillo, echó una bocanada de humo, y remató: “No es lo mismo que el gobierno revele la existencia de la guerra sucia, financiada por grupos radicales opositores, contra la acción de gobierno, a lo que Henry está diciendo. Imagináte, cuando a él le da asco e indignación”.

La importancia que tiene el artículo en cuestión, para todos los que vivimos en esta hermosa patria y para los que desde el extranjero nos observan, es inobjetable. De lo que el viejo zorro adeco nos habla es de los factores que continúan apostando a la violencia y que juegan a agendas personales y grupales; de lo que hacen quienes apuestan a que Venezuela se haga añicos, para poder “tomar” el poder y volver a las andadas. A ello debemos agregarle que (sic) “Curioso que ese enorme, costoso y sucio aparato no fue creado para combatir al gobierno del que dicen ser adversarios intransigentes y al que aseveran querer sustituir con los políticos bajo sus órdenes, sino para atacar a los opositores que nos hemos resistido a ser peleles al servicio de esa mafia que por decenios y sin sacar un solo voto saqueó impunemente a este país valiéndose del chantaje a través de los medios de comunicación que una vez poseyeron y desde los bancos, que para salvación del público, ya no dirigen.” Ya a principios de año, Ramos Allup había declarado que (sic): “Los que se lucran política y/o económicamente de la guerra no han cesado de atacarnos con todo tipo de calumnias, ofensas y descalificaciones políticas y personales… los promotores de la violencia han alquilado medios  y comunicadores aquí y afuera para una campaña feroz cuyas razones conocemos de sobra: allí hay traficantes de toda laya, prófugos no políticos sino penales”. ¿Será que cuando Ramos Allup dice esto es porque se pasó al chavismo? ¡Misterios de la vida!

Para la oposición no es lo mismo que el Presidente Maduro, al hablar a la Nación, nos señale “los nombres de las personas que crearon el laboratorio, sus direcciones, sus financistas, agentes y operadores; organizaciones de fachada; periodistas palangristas tanto venezolanos como de agencias noticiosas internacionales contratados para direccionar u ocultar informaciones según la línea del laboratorio, así como también blogueros  delincuentes prófugos de la justicia nacional e internacional por delitos de narcotráfico, atraco, violación y lesiones; los fondos con los que financian la porquería provenientes de la corrupción y del lavado en paraísos fiscales; las conexiones con organismos extranjeros de inteligencia de los cuales también reciben dinero e informaciones contaminadas; el parentesco consanguíneo entre esos agentes y políticos venezolanos; las conexiones entre todos estos factores, los instrumentos de que se sirven y una larga cadena de etcéteras, donde se descubren hasta las relaciones homosexuales entre miembros de ese asqueroso parapeto”, a que lo haga un personaje opositor harto conocido. Eso desmonta toda clase de matrices de opinión que inventen y demuestra la clase de calaña de quienes propician la desesperanza, la angustia y una explosión social de innombrables consecuencias.

Qué esa información que circula es obra del gobierno lo desmiente el testimonio del susodicho cuando afirma que (sic): “Las piezas ensambladas son hechura total de un sector de la oposición contra todos los demás que son la inmensa mayoría, por lo cual  nadie podría acusar al gobierno por hacerlas del conocimiento de la opinión pública. Lo que cuenta son los hechos y quienes los perpetran, no quienes los revelan. Una información de contenido veraz no se descarta por la condición de quien la suministra ni por los intereses que tenga al difundirla”. ¿Qué el gobierno ensambló todas esas piezas del expediente? Si, no hay duda. Lo hizo para mostrar a todos los venezolanos que no es una falacia lo de las guerras que a diario enfrentamos en lo económico, alimentario, sanitario y mediático, y quienes las promueven. Como expresó Ramos Allup (sic): “Obviamente porque al desnudar la podredumbre de supuestos opositores, se demuestra que la oposición como un todo se halla sumamente dividida…” ¡O sea!

Por ello, y conociendo parte del grueso expediente que rueda en amplios sectores del país, donde (sic): “se narra detalladamente, con documentos y hechos comprobables, la existencia de un enorme y sumamente costoso laboratorio de guerra sucia que opera desde el exterior y en Venezuela...” para hacernos la vida imposible y propiciar “la salida” , sentí el deber de mostrarles y analizar parte de lo que un “destacado líder” de la oposición, y no “cualquier chaburro”, como ellos nos califican, revela, porque además pone en evidencia el enmarañado momentun divisorio que vive la oposición. Da la impresión que tanto chantaje político, económico y mediático los ha desgastado, y pareciera que ya no quieren dejarse someter por quienes promueven la agenda de provocar una ruptura violenta y derrocar al gobierno de Nicolás Maduro. Sobre todo ahora que se empieza a apretar las tuercas y la justicia procura ocupar el espacio que le corresponde. La espiral de violencia, propiciada por esos delincuentes, ya no tiene el mismo eco en el sector opositor. La “salida” se convirtió en la “entrada” a espacios donde ya no pueden causar el mismo daño. El pueblo no quiere más muertos ni más guarimbas. El pueblo lo que quiere es paz y tranquilidad, con la esperanza de seguir avanzando hacia un mejor país tal como lo dicen los números en las encuestas.

Da la impresión que la oposición ha tomado muy en serio el Libro de Mantilla, pero no en el sentido en el que fue escrito. Aquello de “hacha, cuchillo y machete” copa toda su atención. Parece que en ella no encuentra eco lo dicho por el Presidente de Uruguay, Pepe Mujica, de que "a los que les gusta mucho la plata hay que correrlos de la política, porque si no terminamos hipotecando la confianza de la gente. Una sociedad para que funcione necesita creer en algo". Como he dicho en anteriores oportunidades, a esta oposición le interesa engordar, pero no al pueblo, sino sus cuentas bancarias. Se van de vacaciones navideñas hacia sus paraísos extranjeros y les importa un bledo como las pasemos aquí. Sé que se estarán preguntando ¿de dónde sacan tantas divisas y tanto real? Esa es la pregunta de las cuarenta mil lochas.

No me cansaré de repetirles que estos disociados no terminan de entender que ya el pueblo no les cree; que el respeto no se exige, se gana. Se preparan para intentar un golpe parlamentario, pero en Venezuela ya estamos curados. Por eso no volverán.

Nos escuchamos por:

El Ojo de la Ciudad, Mararitmo 900 AM, de lunes a viernes, de 11:00 am  a 12:00 m

Comentarios y contacto: Luissemp2003@ gmail.com

Facebook: El Ojo de la Ciudad    -     Twitter: @luissemp



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1270 veces.



Luis Semprún Jurado

Profesional, productor audiovisual, co-productor y co-moderador del programa radial El Ojo de la Ciudad en Maracaibo, estado Zulia

 luissemp2003@gmail.com      @luissemp

Visite el perfil de Luis Semprún Jurado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Semprún Jurado

Luis Semprún Jurado

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a199682.htmlCd0NV CAC = Y co = US