Los enemigos de la Revolución Bolivariana

A partir del triunfo del Comandante Hugo Chávez en las elecciones presidenciales del año 1998, comienza en Venezuela un proceso político abiertamente polarizado, signado por las más violentas acciones de la derecha, que después de cuatro décadas, perdieron el poder, derrotados por un candidato surgido del sector humilde, popular, hijo de maestros de escuela, pintor, promotor e intérprete de la música venezolana, del joropo llanero, pero fundamentalmente defensor de los derechos humanos, de las grandes mayorías excluidas de los beneficios sociales .

La primera acción del presidente Chávez estuvo centrada en captar la renta petrolera y ponerla al servicio de las masas desposeídas y olvidadas, siguiendo los preceptos constitucionales de establecer un estado de derecho y de justicia, de inclusión y equidad, de participación política y creación del poder popular. El reparto de tierras agrícolas a los campesinos productores, la ley de que prohibió la pesca de arrastre, la ley de tierras, fueron detonantes de la diabólica acción criminal contra Chávez.

Todos los argumentos de la Constitución Nacional se convirtieron en motivos de gran preocupación para los sectores que dominan la economía nacional, las transnacionales y los gobiernos pro-accidentales. El golpe de estado contra Chávez, el 11 de abril de 2002, demostró la conexión entre el departamento de estado norteamericano y la oposición en Venezuela. Un golpe donde participaron los civiles en las marchas antigubernamentales, el sector comercial, empresarial y generales de la Fuerza Armada Nacional contra el Presidente de la República. Todo indicó la sistemática preparación del momento oportuno para crear el caos y derrocar al comandante Chávez, tratando de ganarse el apoyo de la población. Los golpistas no contaron con una ciudadanía identificada con su líder, con la revolución bolivariana. Una vez anunciada la disolución de los poderes públicos e instituciones por parte del dictador Ramón Carmona Estanga (ex presidente de FEDECAMARAS), en cuarenta y ocho horas el Presidente Hugo Chávez fue restituido en el poder.

La oposición venezolana desata un sabotaje económico el mismo año 2011, paralizando incluso hasta la producción petrolera, fueron también derrotados. Se inicia una seria investigación a 400 personas firmantes del acta Carmona, recayendo esta responsabilidad en el joven fiscal Danilo Anderson, quien fue asesinado en un vil atentado con explosivos c-4 en su vehículo. Los llamados a la violencia, con el triunfo de Nicolás Maduro en las elecciones del 2012, el asesinato del diputado Robert Serra de 26 años de edad y ferviente militante revolucionario, debe abrir un nuevo enfoque en el tratamiento a los fascistas. Hay una oleada terrorista y tiene que detenerse. Robert Serra representó a la juventud rebelde, comprometido con los cambios sociales y tenía un futuro político exitoso. El flanco juvenil es uno de los fundamentales para garantizar la continuidad de la transformación de nuestra Nación. Allí es donde está atacando la derecha fascista, desde la guerra mediática y la utilización de actos violentos. El asesinato de Otaiza pudiese formar parte también del sicariato.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1109 veces.



Orlando Balbás

Prof. en Ciencias Sociales. Magister en gerencia educativa. Jubilado del MPPE.

 orlandobalbas27@gmail.com      @orlandobalbas

Visite el perfil de Orlando Balbás para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: