Una oposición en bancarrota política

El pez muere por la boca y tarde o temprano

cada quién es esclavo de lo que dice.

Viejo refrán popular

No se equivocó el profesor Agustín Blanco Muñoz cuando, hace dos años, durante el circo de las primarias, le decía en una conversación telefónica, a un compañero de su partido, que en la oposición había una total desunión y que en la MUGRE (trad. de MUD del inglés) lo que había era pura hacha, cuchillo y machete; que parecía de todo menos una mesa de unidad porque le faltaban patas y algunas estaban chuecas. Y lo que estamos viendo, no nos deja ninguna duda. O sea

La etiqueta #CaprilesNoNosRepresenta ha sido Trending Topic (tópico caliente) últimamente en las redes sociales. Ahora el traidor es Caprichito, a quién aparentemente desean desplazar; Locoldo está preso y parece que por fin tendrá que responder por su presunta incitación a la violencia y al terrorismo, así como a un golpe de estado; a María Cochina están a un paso de allanarle su inmunidad parlamentaria (sacó un 3% en el circo de las primarias) y sigue llamando a la desobediencia y a la insurrección; al vampiro Ledezma, que ahora se quiere hacer el demócrata, le tienen guardadas sus acciones en los gobiernos del pacto de la guanábana; y los gringos no quieren a ninguno de ellos.

Hemos sido testigos de la crisis de liderazgo dentro de esa pandilla de forajidos, que no le ha traído sino penurias al país; del despelote en sus agrupaciones y que partidistas, con tanto salto de talanqueras, que han sido causadas por la falta de democracia interna; de una banda de violentos sin brújula que no tienen un proyecto de país sino que sólo saben gritar fuera Maduro; un pequeño grupo de politiqueros en que cada quién hace y dice lo que mejor le viene en gana y no tienen una línea definida que no sea el golpe suave para tumbar al gobierno; una oposición ya de por sí implosionada por las ambiciones personales, sin moral ni ética, alejada del diálogo y la paz del país, pero enrolada en la desestabilización y en la organización de bandas con capacidad de agitación callejera. Existe información de inteligencia que señala, como objetivos discutidos, el asesinato selectivo de personalidades, de dirigentes políticos y de ciudadanos comunes, para exacerbar el terror, el pánico, la angustia y la desesperación, entre la población venezolana.

Anacleto me comentaba: Fíjate que la desesperación los tiene tan locos que piensan que, con la ayuda de los medios internacionales, le podrán hacer creer al mundo que 75 es mayor que 242 y que 15, de los 335 municipios de Venezuela, representan al país con el caos que ellos han estado desatando. Hoy en día existen un sin fin de vías de comunicación en tiempo real, las redes sociales entre ellas, que permiten el contrataque mediático y el desmontaje de tanta guerra sucia. Están locos si piensan que, con fotos falsas y de eventos de otros países, lo van a lograr, luego de ver la guerra desenfrenada que se libra en el twitter Y la verdad es que no le quito la razón.

Por eso, amigo maracaibero o maracucho, si así lo prefieres, quiero preguntarte: ¿Qué entiendes tú por oposición? ¿Qué entiendes tú por protesta pacífica? ¿Qué entiendes tú por estudiante?. Estoy convencido de que tus respuestas serán muy parecidas a las mías.

Oposición = (del latín oppositio) En política, que es nuestro caso, significa: Grupo que representa una postura contraria a la de los que se encuentran en el poder o dirigen un gobierno, partido, empresa, etc.

Protesta pacífica = Es un acto social o político que busca obtener algo o modificar una determinada situación, de manera pacífica.

Estudiante = persona que se dedica a la aprehensión, puesta en práctica y lectura de conocimientos sobre alguna ciencia, disciplina o arte.

¿Se ajustan estas definiciones a los actores y los actos aberrantes que han traído desasosiego, zozobra, desvelo, tribulación y de los cuales has sido testigo? ¿Son estas las definiciones para los hijos de Evelyn (que se autoproclamó la mamá de los que protestan), que en zonas de Maracaibo como El Pinar, Torres del Saladillo, Palaima y El Cují han causado destrozos y mantienen a los habitantes de esos complejos habitacionales prácticamente secuestrados? La gente de esta Maracaibo herida sabe quienes financian a estos malandros y le pide a gritos, a la alcaldesa, la esposa del prófugo, que recoja a sus muchachos y que se deslinde de la guarimba.

Hace días leí un escrito de Enrique Ochoa Antich (antes del Movimiento Al Socialismo, ahora del UNT que tanto combatió) en el que expuso: (sic) Hacer oposición a un determinado gobierno, más si éste tiene una sólida base popular, constituye, o debería constituir, un desafío a la imaginación, a la creatividad, no una rutina. Una oposición debe, claro, fustigar al gobierno al que se opone, pero a la vez debe ser una alternativa creíble, viable, seria; debe criticar, ¿qué duda cabe?, pero a la vez proponer. Su tarea es la de procurar convencer a los seguidores de su oponente, si quiere convertirse en mayoría. En democracia no es posible vencer sin convencer. Cuando una oposición se vuelve rutinaria se hace previsible. La consecuencia es obvia: esta oposición rutinaria termina siendo tan previsible que, excepto sus propios seguidores (y no todos), nadie en la otra acera atiende sus alegatos.

Es por la previsibilidad, de esta oposición majunche, que todos sus planes de terror son develados a tiempo y desbaratados, aunque debo decir que siempre dejan su estela de sangre, sudor y lágrimas, y por ello tendrán que pagar un precio muy alto. Y usted verá que, a pesar de estar plenamente identificados, siempre saldrán a decir yo no fui. Y es que esta majunchería se ha convertido en una oposición en bancarrota política, sin timón ni rumbo. Si no fíjese bien quienes se frotan las manos de alegría de esta debacle: Ramón Aveledo, Henry Falsón, Salas Roemer, Ramos Allup, y otra serie de cadáveres políticos, cuyos intereses son particulares y no del país.

Amaneció de nuevo, las olletas abolladas; se sigue limpiando la ciudad y Maduro sigue siendo Presidente. Fusilo las palabras de mi hermano Hebert para decirles: Pueblo, ¡conoce a tus verdugos!

Nos escuchamos por:

El Ojo de la Ciudad,

Mararitmo 900 AM de lunes a viernes, de 11:00 am a 12:00 m

Fortuna 97.5 FM, de lunes a viernes, de 11:00 a 12:00 pm en diferido

Comentarios y contacto: Luissemp2003@ gmail.com

Facebook: El Ojo de la Ciudad

Twitter: @luissemp



Esta nota ha sido leída aproximadamente 981 veces.



Luis Semprún Jurado

Profesional, productor audiovisual, co-productor y co-moderador del programa radial El Ojo de la Ciudad en Maracaibo, estado Zulia

 luissemp2003@gmail.com      @luissemp

Visite el perfil de Luis Semprún Jurado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Semprún Jurado

Luis Semprún Jurado

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a185007.htmlCd0NV CAC = Y co = US