Por sus obras lo conocerás

Son los mismos, apenas circunstanciales diferencias los desligan. Acción Democrática y COPEI, tienen la misma historia. Tal para cual; un matrimonio, que al pié del acta nupcial, colocaron con clara firmas indelebles: que ni la muerte nos separe, seremos fielmente anticomunistas, proimperialistas y defensores siempre de la burguesía parasitaria nacional. Por décadas fueron gobiernos que se alternaban en las mismas políticas bien conocidas. Se hicieron conocer como los gobiernos de “la Guanábana” y “El Pacto de Punto Fijo”. El terrible desastre nacional dejado por esos gobiernos, fue lo que trajo a Hugo Chávez Frías al poder. Aquellos políticos habían matado la política. Venezuela era un garito, donde se apostaba con dinero ajeno. Muchas fortunas de hoy, son hijas de aquel vandalismo contra la nación. De esta escuela viene el neofascismo venezolano actual. AD y COPEI son el mismo vientre, lo demás es diferencias tácticas, por hambre estratégica de poder y dinero.

Esta oposición de hoy en Venezuela, es hija, heredera, fiduciaria, familiar, conchupante o advenediza, de su tronco común: AD y COPEI. No podemos dejarlos gobernar, porque repetirían todos sus compromisos con el capital foráneo y nacional. El pueblo saldría a las calles a reclamar sus conquistas, y estaríamos cerca de una guerra civil. Es esto lo que quiere el imperialismo, para justificar una invasión “civilizatoria”.

Recordemos a vuelo de pájaro el legado Adeco-Copeyano de la Cuarta República, refrendado con el Pacto de New York y luego el Pacto de Punto Fijo, para aislar a la izquierda venezolana, al gobierno revolucionario de Cuba, y fundirse en uno sólo cuerpo con el imperialismo norteamericano. La barbarie en su plenitud: Corrupción, endeudamiento público, devaluaciones consecutivas, inflación de más del cien por ciento, especulación comercial, asesinatos de estudiantes y pueblo en general, allanamientos diarios, torturas, desaparecidos, expatriados, degradación ética y moral de las instituciones del Estado, en particular de las Fuerzas Armadas, libertad absoluta a los cuerpos de seguridad criminales, deuda externa colosal, las ciudades convertidas en espacios para los ranchos, inseguridad terrible, pobreza que llegó a alimentarse con perrarina, Miraflores convertido en un burdel, en un bar, en el centro de los negocios más antinacionales, PDVSA, en manos del imperialismo por la vía de sus lacayos, mal llamados “la gente del petróleo”. Privatización progresiva de la educación, de la medicina, de la salud, de la vivienda, de las industrias básicas, de instituciones claves para el Estado. Esto fue lo que dio origen al Caracazo. Cuanta villanía vivimos, con aquellos gobiernos autodenominados “democráticos”.

El fascismo no es sólo de la clase media, llega también al pueblo y puede convertirse en masas. En Venezuela, el fascismo no está llegando porque el capitalismo vea seriamente en peligro sus privilegios. El Neofascismo venezolano tiene otras raíces. Descendientes de extranjeros que aprendieron a vivir cómodamente con el menor esfuerzo, pegados a la teta del erario público. Otros que gracias al Estado pudieron estudiar y se hicieron profesionales, y los más conocidos, los empresarios de maletín, que sin tener ni un destornillador en sus manos eran constructores, sin tener fábricas eran industriales, sin tener bancos se hicieron banqueros, todos, absolutamente todos vivieron chuleándose a los gobiernos de turno. No impulsaron la producción nacional, porque las importaciones eran dinero rápido y jugoso. Es el nuevo riquismo nacional, que con frecuencia deben hasta el modo de caminar. Les encanta que les llamen “pitiyanquis”, pero les molesta que les digan “escuálidos”. No podemos decir que no volverán, porque tenemos muchos dentro del gobierno. Son los mejores aprovechadores de la renta petrolera.

Por sus obras los conocerás. He aquí en síntesis su antinacional legado. No podemos tropezar dos veces con la misma piedra. Estos neofascistas venezolanos, continuarán su labor destructiva, su propósito es claro: llegar al poder. Sólo el pueblo organizado, o lo que debe ser EL PODER POPULAR, podrá detener esta jauría sedienta de sangre y poder, que hoy amenaza a éste proceso bolivariano. “Unidad, Lucha, Batalla y Victoria”.

*Historiador y Profesor Universitario.


jesusm_vivas@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1189 veces.



Jesús Vivas

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: