¡Paren sus locos¡

La conspiración contra todo proyecto político nacional que se separe de la dominación y de la dependencia de los grandes centros del poder político y económico del capitalismo del mundo ha sido tema de análisis frecuente por los teóricos de la izquierda latinoamericana.

Han sido estudios ex post a la experiencia chilena, y luego refrescados con la experiencia de la fracasada y derrotada intentona golpista del 2002 contra el gobierno de Chávez, o mejor contra las aspiraciones de transformación integral de la Patria de Bolívar. En aquella oportunidad, hubo tiempo para muchos aprendizajes, algunos similares a las críticas que el mismo Bolívar hizo a la capacidad de perdón que se genera cuando lo que se quiere como Patria sea una comunidad de compromisos que involucre a la mayoría, y que luego se convierten en una nueva conspiración.

También la memoria refrescó que la incesante actividad de la derecha no culmina hasta que la sangre fluye y dan por sentado que el gobierno ha sido sustituido por otro, que cobra con sangre, persecuciones, destierros la afrenta contra el capitalismo, el gran delito de los pueblos que se quieren redimir de ese flagelo. La situación de Chile al momento de la escalada mayor del fascismo siempre tendrá similitudes con lo sucedido en la Venezuela del 2002 y con la que vivimos en este año 2014. Las víctimas del golpismo en el 2002 no son un tema del pasado, es parte de esos aprendizajes que tienen que refrescarse permanentemente.

La oposición que milita en el golpismo, buscará por sobre cualquier circunstancia que hayan eventos cruentos, y no hay dudas que tendrán alguna forma de promover la violencia. Ya conocemos lo de los francotiradores apostados en áreas próximas a sus desplazamientos, imagino que están a la espera del momento en que agredirán a su propia gente para imputar al gobierno estos crímenes. En la mente de los fascistas, la parte pragmática de la muerte como excusa nunca se abandona. Lo han hecho en otros países del mundo, muy recientemente.

En ese ambiente de aprendizajes permanentes sobre el proceder de le derecha extrema, no hay posibilidad de diferir el momento de advertir que podemos estamos cerca de una detonación del plan de golpe de Estado, con apoyo de los centros de poder mediático, posiblemente ya tendrán filmadas las primeras declaraciones atribuyendo al gobierno de Maduro la violencia que ellos, como un teatro de muerte, provocarán. Estamos cerca de un guión pre escrito con sangre.

Los revolucionarios, a sabiendas del peligro, estamos preparados para la defensa de la Constitución de la República, de las instituciones y de los logros de la revolución. Pero la sensatez priva por sobre las circunstancias, y en estos momentos previos al peligro inminente, solo resta decirle a la oposición en general ¡Paren a sus locos!


mmora170@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1497 veces.



Miguel Mora Alviárez

Profesor Titular Jubilado de la UNESR, Asesor Agrícola, ex-asesor de la UBV. Durante más de 15 años estuvo encargado de la Cátedra de Geopolítica Alimentaria, en la UNESR.

 mmora170@yahoo.com

Visite el perfil de Miguel Mora Alviárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: