Conspiración en Maturín

En las últimas semanas se han evidenciado en Maturín distintas articulaciones realizadas por la oposición venezolana en función de profundizar de manera sistemática un golpe contra el gobierno y el pueblo venezolano.

En el caso particular de Maturín pudo notarse la selección de esta ciudad para adelantar planes de desestabilización que dieron inicio justo en la fecha prevista para el simulacro electoral organizado por el CNE. Ese día todo ocurrió bajo la premisa de la normalidad, el organismo electoral dispuso de centros de votación, las fuerzas armadas probaron sus dispositivos y el PSUV aceito su maquinaria electoral. Por su lado la oposición hizo lo propio y actuó también con normalidad, es decir, empezó a crear condiciones mediáticas para avanzar hacia el desconocimiento de los resultados electorales de diciembre en los que el pueblo junto al PSUV les propinará una determinante derrota.

La oposición no concurrió al simulacro en Maturín y en vocería de uno de sus candidatos argumentó estar de luto como consecuencia de la inseguridad y por tanto con base en este cínico razonamiento justificaron el hecho de no participar en el ensayo electoral.

Todo empezó a aclararse y las verdaderas intenciones quedaron al descubierto. La oposición daba inicio a un golpe de estado progresivo y seleccionaba a Maturín como la ciudad en la cual tratarían de producir un estallido social, razón por la cual empezaron a ocurrir sucesos muy sospechosos en esta ciudad.

Los jefes del fascismo venezolano Enrique Capriles, Leopoldo López y María Corina Machado comenzaron a venir con inusitada frecuencia a Maturín y bien pronto quedó muy claro que eran jornadas de trabajo en las cuales su tarea fundamental consistía en soliviantar los ánimos de los monaguenses.

De inmediato comenzaron los voceros locales de la oposición a montar tribunas de denuncia por la inseguridad y ocuparon un centimetraje desmedido en medios de difusión masiva. Se dedicaron apasionadamente a la tarea de aupar trancas y disturbios logrando incluso trancar la ciudad por las entradas principales.

El plan estaba en marcha y “misteriosamente” comenzaron a ocurrir motines de personas en situación de privación de libertad, fueron capturadas personas con granadas que serían detonadas en precintos policiales y empezaron a ser asesinados agentes de policía en distintos hechos.

Llama poderosamente la atención que el asesinato de un funcionario policial se produjo como consecuencia de una operación tipo comando en la cual sujetos portando armas de guerra acribillaron un precinto móvil de la policía y de inmediato se produjo un intento de motín policial y el posterior ataque y destrozo a las sedes de la gobernación y de la fiscalía.

Estos hechos estuvieron antecedidos por furiosas jornadas de mensajería a través de las redes sociales en las que se anunciaba con un día de antelación las “espontáneas” manifestaciones que como ya dije tenían como objetivo esencial generar procesos de quiebre institucional en Monagas y con la adicional y obscura intención de que estos sucesos encendieran la mecha de una jornada de manifestaciones violentas que se tradujeran en múltiples asesinatos que serían asumidos como excusa para que los jefes del fascismo venezolano solicitaran la intervención extranjera y en medio de esa agresión justificar la caída del gobierno constitucional de Venezuela.

Vale decir que toda esta campaña desarrollada en Maturín fue precedida por una encendida jornada de rumores y malsano decir alrededor de los temas del desabastecimiento y de la escasez pues a cada instante se enviaban mensajes por las múltiples redes sociales en las cuales una suerte de “adivinos” sabía de antemano cuales productos iban a dejar de conseguirse el siguiente día y por consiguiente hacían ”el favor” de advertirle a la ciudadanía donde quedaban algunos de estos productos para que los cautos y estresados ciudadanos salieran en carrera a buscar el mencionado producto dando lugar, como consecuencia de la desmedida demanda, a una escasez producida y dirigida por las mentes maquiavélicas de los jefes de la oposición.

Lo que la oposición tenía planteado en Maturín era quebrar a las instituciones de gobierno y producir un caos general que encendiera la república en una cruenta confrontación que diera lugar a que el imperialismo por la vía de sus lacayos arremetiera contra nuestra patria en una agresión militar que le garantizara a Capriles ponerle la mano a un gobierno que por la vía electoral el pueblo venezolano le ha negado de manera sistemática.

Por fortuna el pueblo monaguense no se ha dejado engañar y hemos derrotado a quienes trabajan incansablemente por un golpe de estado fascista.

El capítulo Maturín del golpe, ha fracasado, pero los dirigentes del fascismo siguen viniendo a nuestra ciudad pues no se resignan y quieren ponerle la mano a este estado que ocupa primerísimos lugares en la producción de gas y de petróleo. La oposición sueña con adueñarse de las alcaldías de Maturín y del municipio Ezequiel Zamora porque estiman que con los recursos de éstas, pudieran financiar el sistemático golpe contra el gobierno del pueblo en el que está comprometida la oposición venezolana.

La procesión es larga y continua; uno tras otro vienen a Monagas los agentes del fascismo: Capriles, Leopoldo López, María Corina Machado, Dinorah Figuera, Rosaura Lanz y otros cuya agenda es alentar procesos insurreccionales y propiciar la violencia del pueblo contra el pueblo.

Los agentes locales del imperialismo no descansan y han desatado una despiadada campaña de agresiones y rumores contra la gobernadora y jefa del PSUV la camarada Yelitze Santaella y contra el candidato de la revolución José Vicente Maicavares tratando de posicionar matrices mediáticas adversas al desempeño de estos dos camaradas.

Avanzan los días en Maturín y la derrota de la oposición puede constatarse. Es notoria la convicción política de la mayoría de los monaguenses que tiene claro que la única posibilidad para la paz, para el desarrollo y para la vida estriba en la segura victoria de los candidatos del PSUV y por consiguiente en la imprescindible derrota para los agentes del imperialismo que se organizan en la MUD y en la disidencia.

En el caso de Maturín cada día se suman nuevas voluntades al PSUV y a la victoriosa candidatura de José Vicente Maicavares.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2062 veces.



Miguel Mendoza Barreto


Visite el perfil de Miguel Mendoza Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: