A los opositores que hacen vida en PDVSA (II)

En octubre de 2008 escribimos una nota con este mismo título en la cual
reflexionábamos sobre la actitud de un grupo numeroso de opositores que
laboraban (y laboran) en PDVSA y el daño que con ello le hacían a la
empresa y al país.
Hoy, dos eventos simultáneos, una nota remitida por un amigo de apellido
Becerra y un comentario que sobre aquella nota emitiera nuestro hermano
Luis Graterol, nos motivaron a retomar aquel título para una nueva
reflexión.

Decíamos en aquel entonces lo siguiente. “En PDVSA, como en el resto del
país, los opositores son minoría; pero ¡cómo echan vaina! y con qué
impunidad. No resulta difícil identificarlos. Se apegan estrictamente al
horario laboral; les da colitis cuando son invitados a una actividad
social; la madre se les enferma cuando se organiza una marcha; ponen cara
de purgados cuando hacen trabajo “voluntario” y tienen luto cuando todo
el mundo se coloca una prenda roja. En fin, quien no los conoce es porque
simplemente no está interesado en hacerlo”

Hoy la actitud de esa gente es mucho más descarada que la que en aquel
entonces describíamos. Abiertamente se oponen a la misión de la empresa,
abusan del poder que se les ha dado, acosan a los militantes de la
revolución, arengan a los trabajadores para luchar contra “la dictadura”
y sabotean los planes de la corporación… sin embargo, allí están.

Decíamos en la nota de aquel octubre que los planes que esa oposición
tiene para PDVSA y sus empleados actuales (incluyendo los de la
oposición) están perfectamente recogidos en la revista Petróleo. Allí
expresan su opinión “los expertos petroleros” e ideólogos más reconocidos
por la oposición venezolana y sus amos del norte. Diego González Cruz,
por ejemplo, expone un ensayo titulado Para Crear Una Industria Petrolera
Venezolana, en el cual afirma:

· Habrá que tomar medidas administrativas en PDVSA a través de una ley
habilitante. Una podría ser que a todo el personal que salió en el paro
petrolero del año 2002 se le haga una propuesta de retorno. Las
liquidaciones de los que no acepten, se podría pagar con acciones de las
filiales de PDVSA y jubilar a los que eran jubilables. A los que están
en la PDVSA actual, proponerles que se les liquide
progresivamente.”
· La nueva PDVSA tendrá la única tarea de ir “outsorciando” todas sus
actividades… La nación tendrá participación minoritaria con respecto a
los privados y sin decisión gerencial.
· Para desarrollar las actividades de exploración y producción se
invitará a las grandes empresas internacionales. Aquí hay que establecer
la condición que las empresas que se crearán para tales fines
deberán ir a la bolsa venezolana.”
· Deberá procederse de inmediato a congelar los desarrollos de áreas
con control absoluto (100%) por parte de PDVSA, obligándola a crear
empresas mixtas con el control de particulares, aún cuando
tengan minoría accionaria.

Hoy cuando un periodista como José Vicente Rangel denuncia que la
autodenominada Gente del Petróleo, que consiguió protección, contratos y
mucho dinero en Colombia, está financiando la compra de 18 aviones de
guerra para intentar generar una situación como la de Siria y Libia en
Venezuela, uno tiene que preguntarse ¿puede o debe gente que respalde a
esos apátridas trabajar en una empresa estratégica para la nación que ya
fue saboteada?

La nota que nos remitiera el amigo Becerra recoge la opinión de un
trabajador que seguramente tiene las actitudes propias de los opositores
que hacen vida en PDVSA, pero va más allá: lo invita a dejar de hacer
política y de escribir en favor de la Revolución Bolivariana. ¿Se
imaginan? Están en plena ofensiva y atacando a quienes desde PDVSA asumen
posiciones revolucionarias.

Definitivamente el odio no deja reflexionar a esta gente. Ya una vez les
hicieron creer que nadie podía botarlos de PDVSA, por lo que tenían luz
verde para sabotear. Todos sabemos lo que pasó. Ahora les hacen creer que
si vuelven, ellos serían perdonados, pues no pueden ser despedidos.
Hay que ser pendejo, para tragarse esos cuentos, hay que ser bien traidor
y apátrida para respaldar los planes aquí mencionados de la oposición y
de la “Gente del Petróleo”; pero hay que ser, por lo menos, inocente para
no tomar una acción destinada a minimizar el peligro que ellos
representan.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5004 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor