Capriles Radonski como Ángel de la Muerte

El 1º de Mayo cumplí 68 años y comencé mis primeras vacaciones desde 2002: debería estar en un mar de agua de coco y no aquí, contemplando al abismo, temiendo por mi familia, amigos, compañeros de trabajo, por mi país, por la Patria Grande. Podría callarme por prudencia, pero las mismas canas que dan el privilegio de hablar sin miedo, te imponen la obligación de hacerlo.

Hablar del Ángel de la Muerte con nombre y apellido implica riesgos: ya vimos cómo una palabra suya, apenas insinuada, mató a 8 adultos y 2 niños que no le estaban haciendo nada. El peor riesgo, sin embargo, es no ser profeta en mi tierra. Probemos:

LOS ÁNGELES

La angelología nos dice que estos seres son originalmente un concepto judío, luego cristiano y después islámico, y que el término “ángel” procede del latín angĕlus, que a su vez deriva del griego ἄγγελος ángelos, 'mensajero'. En el monoteísmo vuelan de todo tipo y jerarquía, algunos famosos como el palomo de la anunciación a María y el querido Ángel de la Guarda Dulce Compañía. Recientemente la literatura y el cine han dado mucha publicidad a los ángeles, y a los unicornios, los ángeles del reino animal.

Pero el que me preocupa y debe preocuparnos, es aquel que en la Biblia judía mata a 185,000 hombres en el campo asirio; el llamado “destructor" ("ha-mashḥit") que mata al primogénito de cada hogar egipcio. El que Cristianismo heredó del Yavé arcaico, voluntad y potencia, y que hoy, convertido en ‘drone’, fue reasignaron al Dios neoliberal que mientn “mano oculta del mercado”. El Ángel de la Muerte, creado de fuego y no de luz para administrar “el castigo que Dios ha otorgado para la purificación del pecado” en todas las guerras santas y en cada “cruzada” como apropiadamente llama Capriles a esta batalla de la guerra mundial de la burguesía contra el pueblo. Este Ángel se confunde para confundir, “Capaz de adquirir aquella forma física que mejor responda a los propósitos encomendados”, es el niño viejo, joven de otoño que envejece ante las cámaras, Henrique Capriles Radonsky

EL DIENTE ROTO

Claro que él no era así cuando chiquito. Infancia de niño bien educado por curas, abogado de la Universidad Católica con dudosas especializaciones en el exterior, comienza su vida pública en 1997: la familia concluye que “carita de ángel” no sirve para nada y debe ser político: le consiguen un cargo de diputado, canjeado a los socialcristianos por apoyo electoral en los periódicos  de la Cadena Capriles. Diputado a los 25 años, por el estado Zulia, donde nunca había estado, es el más joven de los parlamentarios del último y más corrupto congreso bicameral del Antiguo Régimen.  Apenas llegado informa al partido COPEI, que lo eligió, que no le debe nada y menos  lealtad. Se declara independiente y durante dos años no dice ni hace absolutamente nada, mérito suficiente para que sus admirados colegas lo elijan, por consenso, presidente de la Cámara, cargo que ejerce por dos años con la misma enérgica inmovilidad.

ANTICHAVISTA

Comienza su carrera política propia, fundando, con dinero birlado a PDVSA (juicio en curso de impunidad) el partido político antichavista PRIMERO JUSTICIA, donde los niños bien se organizan para defender los intereses de su clase contra el ascenso de la chusma. Desde el inicio PJ goza de  financiamiento patronal, y lazos políticos y financieros con el Departamento de Estado y la derecha española del neofranquista Partido Popular (PP).

ANTICHAVISMO RENTABLE

Montado sobre la ola contrarrevolucionaria que los medios de comunicación privados levantaron contra Chávez, en 2000 Capriles es electo Alcalde de Baruta, zona periférica de clase media. Como tal participa, con sus policías, en el golpe de Carmona del 11 de Abril 2002 y en el oscuro incidente del asedio fascista a la Embajada de Cuba, que le vale cuatro meses de cárcel por gafo, pero también ser reelecto Alcalde en 2004 y luego Gobernador de Miranda,  luego reelecto por mínima mayoría, con el mismo sistema electoral que hoy critica.

CAPRILES PRESIDENTE

Llegan las elecciones presidenciales de 2012 y, una vez más, su dorada y callada mediocridad, su absoluta maleabilidad, lo hacen el candidato unitario de los intereses divergentes de la oposición, Compite con Hugo Chávez, visiblemente enfermo de un cáncer que lo derrumbará en 3 meses pero que no le impide propinarle a Capriles una soberana derrota. Cuando muere el Presidente Comandante, nuestro angel se lanza de nuevo a la Presidencia, esta vez para competir con Chávez muerto (representado por Maduro) y después de una campaña de menos de un mes,  el Comandante Supremo le vuelve a ganar, esta vez por estrecho margen.

Nunca sabremos si Capriles se cree o no capaz de ganar una futura elección. Ni importa, porque su destino y su tiempo fueron decididos por los socios y los poderes que lo apoyaron dos veces, y que le asignaron su actual y abominable destino. Capriles, como es “su jefe”, debe seguirlos.

NACE UN ÁNGEL DE LA MUERTE

Al denunciar irregularidades y pedir una auditoria, al rechazar la auditoría e impugnar la elección ante el Tribunal Supremo, al anunciar que la impugnación es sólo formalidad antes de las instancias internacionales, al pretender deslegitimar al Presidente electo y a todos los poderes, Henrique Capriles pasó el punto de no regreso. Ahora lo apuesta todo al quiebre de la paz, invoca y convoca a los espíritus de la ira, de la arrechera, acepta que en su nombre los contratados dirijan a los fanáticos y sobre el asfalto quedan 8 adultos y 2 niños que celebraban la victoria chavista o defendían a los médicos cubanos del siniestro “terror blanco”. En medio de los gritos de dolor de los heridos y los dolientes, que él no escucha, Henrique Capriles Radonsky se vuelve el Ángel de la Muerte para Venezuela.

De Ángel de la Muerte no puede venir propuesta, ni pacto, ni aporte, ni arreglo: su misión es la sumisión y la muerte. Ofrece a propios y ajenos el “todo o nada” del derrocamiento de Maduro, la guerra.

DESTINO MANIFIESTO

Ya Capriles no es Capriles, dorada y maleable mediocridad, perfecta para campañas electorales gringas de “chocolate dulcito”. Se ha transformado en El Enviado, El Mensajero, El Heraldo Negro de unos poderes decididos a destruir nuestra imperfecta suma de felicidad en crecimiento desde abajo Los lobbys de Washington han añadido otra marca a la culata de la Doctrina Monroe: esta vez contra China y contra Irán, y sus socios en América Latina.

CONSUELO DE TONTOS

No somos los únicos: nuestro Ángel de la Muerte apenas  tiene una franquicia de la Gran Transnacional que conspira contra los pueblos del mundo, incluyendo el de Estados Unidos donde el 44% de los republicanos encuestados opina que “una rebelión armada podrá ser necesaria dentro de pocos años”…

ESPEJITO, ESPEJITO

Va al espejo, se mira y suspira: “Soy el procónsul de la realidad en Venezuela, voy a vencer a la Utopía. Un susurro mío y mueren 10 chavistas… No le temo a la guerra: Colombia, me explicó Uribe, lleva medio siglo de guerra y sigue siendo un buen negocio. Uribe, ese si sabe, no como el pendejo de Carmona”.

Para Capriles no hay regreso, Ledezma y Falcón le respiran en la nuca porque quieren su puesto. Diego Arria opina que Washington debe saltarse las etapas, invadir e hacerlo Presidente de Transición. Si Capriles vacila, si duda, sus alas se derretirán y sus padrinos lo harán víctima en vez de victimario. Su suerte está echada, frente a él se abre el camino de la crueldad y la ruina,

SE SOLICITA MILAGRO

Chávez que, si los ángeles existen, fue Ángel de Luz y lo sigue siendo, nos acostumbró al milagro del amor y la amistad, a la unión de los hermanos en la dificultad. A la unión de voluntades, disparejas y contradictorias pero deseosas de paz. Resistir a las provocaciones es resistir el golpe, “no dejar camino por vereda”, evitar el atajo. “La revolución debe activar su hora política,. aconseja Earle Herrera, corazón caliente y cabeza fría”.

Rodilla en tierra para que nadie tenga que arrodillarse ante el amo. El tiempo trabaja para nosotros: Nicolás Maduro con el equipo de Chávez demuestra ser un buen Presidente, Capriles miente y envejece ante las cámaras. Washington está sólo y no sabe qué hacer con sus “los chicos malcriados de Caracas”.

Sólo el amor puede vencer a la muerte. Venezuela vencerá y vivirá. Del Ángel de la Muerte sólo quedará el plumero.

rothegalo@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4167 veces.



Eduardo Rothe


Visite el perfil de Eduardo Rothe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Rothe

Eduardo Rothe

Más artículos de este autor