El miedo y el odio

He aquí una nota que escribí en enero de 2002, durante el paro petrolero
sobre el odio de los escuálidos inducidos a partir del miedo.
¿¡Qué tan acertado estuve? que cada quien lo evalúe
AAA


Hace más de 10 años escribí una nota en la que pretendía alertar sobre el
odio que estaba siendo inoculado en millones de venezolanos por los
medios de comunicación. Hoy cuando una explosión de odio y fascismo ha
cobrado ocho vidas, ha dejado más de 100 heridos y ha ocasionado
millonarias pérdidas al estado y a particulares, reproduzco aquella nota
con el mismo objetivo inicial: Aquella nota decía:

Por favor no piense usted al leer el título de esta nota que este
aprendiz de columnista está incursionando en el mundo de las telenovelas.
Si hay algo que me desagrada son esos culebrones con los que nuestros
canales de televisión a fuerza de sexo, chabacanería y violencia
“entretienen” a la familia venezolana.

A lo que quiero referirme es a como un sector de la sociedad ha sido
manejado de manera criminal en sus sentimientos, mediante campañas
mediáticas bien estructuradas.

El mundo tuvo por primera vez conocimiento de este tipo de prácticas,
durante la segunda guerra mundial. Al pueblo alemán lo llevaron a un
extremo tal de odio, que sus festejos ante las torturas y asesinatos de
judíos horrorizaron al mundo y se convirtieron en la vergüenza del pueblo
alemán por muchos años.

Tal y como hiciera el régimen del tercer Reich, en Venezuela los medios
de comunicación han manipulado con el miedo a un buen sector de la
sociedad y han despertado en ella, como consecuencia, un odio que muy
frecuentemente se manifiesta en acciones de violencia.

Revisando mis archivos me tope con un “email” que me indujo a escribir
esta nota y el cual quisiera compartir con ustedes. Se trata de una de
esas cadenas que a diario circulan por la Internet y a cuyo texto
original le van agregando comentarios.

Después de varias manifestaciones de asombro y de invitaciones a
organizarse para “defenderse de las hordas chavistas” la referida
correspondencia decía textualmente:

“ En una reunión de alto nivel de las FAN se trató el siguiente tema: en
enero el gobierno va a ordenar que los cerros de Caracas bajen
súbitamente a saquear y a ocupar o quemar las casas de la clase media.
Simultáneamente, los círculos que están armados y han sido entrenados,
tomarán posiciones ya cuidadosamente estudiadas para masacrar al que
salga a defenderse. La G.N. tiene órdenes de no actuar. Sólo saldrán a
recoger los cadáveres. Esa es la razón de que el gobierno hace meses
compró 30.000 bolsas negras para cadáveres. La intervención de la P.M.
fue sólo con el propósito de quitarles el armamento pesado que ellos
tenían y que pudiera contrarrestar el ataque de los círculos. Esta
situación la venderán en el exterior como un levantamiento de los pobres
contra los ricos, y las FAN quedarán como los salvadores de la patria;
quienes restituyeron la paz y controlaron el caos. Calculan que el saldo
sobrepase los 100 mil muertos, sólo en Caracas. Al oír esto, el hermano
de mi amigo trago fuerte y pidió ir al baño, allí se puso a llorar.
Dicen que la idea es de José Vicente Rangel, Diosdado y Bernal, Chávez
los respalda.

Las FAN no van a mover un dedo para detener la masacre.
Se supone que esto pasará entre jueves y lunes de esta semana. Chávez no
quiere estar todo enero con el paro, no lo soportaría. Usará luego el
dinero de las reservas y lo que se ha raspado, para poder sustentar la
economía hasta que lentamente recupere PDVSA”

Hoy seguramente usted dirá que este tipo de correos sólo puede asustar a
los estúpidos, pero en medio de la situación en la cual fue concebido y
distribuido tuvo sus efectos en una buena parte de la población. Sino,
intente averiguar cuantos caraqueños se gastaron sus ahorros comparando
armas, chalecos antibalas y provisiones a efecto de estar preparados para
el día de la batalla. Hasta cursos de defensa y logística militar les
fueron dictados por quienes tenían interés en sembrarles el miedo en el
cuerpo.

Como este hay miles de ejemplos. Aún recuerdo aquellos padres
aterrorizados que salieron a marchar con pancartas que decían con mis
hijos no te metas, pues les habían hecho creer que el gobierno tenía un
plan para acabar con la educación privada, lo que los obligaría a enviar
a sus hijos a esas “escuelas donde van los pobres”

Conveniente es entonces, a estas alturas, que nos preguntemos ¿por qué
inducen al miedo en la población? ¿qué ganan los que intentan volver al
pasado, con meterle el miedo en el cuerpo a su propia gente?
La respuesta es el odio... la manera más fácil de inducir al odio es a
través del miedo.

Así lo hicieron los alemanes y así lo hacen en Venezuela los dueños de
los medios de comunicación y los ideólogos de la derecha más
recalcitrante.

Han enfermado de odio el espíritu de un buen sector de la clase media
venezolana a través del miedo para obtener a de esa manera el anhelado
rechazo contra Chávez y su gobierno. Iniciaron la campaña haciéndoles
creer que Chávez les confiscaría sus bienes y no han parado desde
entonces en la creación de escenarios de terror.

Los que vimos las imágenes de las agresiones de Alto Prado, no pudimos
evitar sentir lástima por unas madres que con sus niños en brazos
ofendían e intentaban golpear a un sacerdote, porque le daba una misa a
los chavistas; ni por aquellos que olvidándose de que en esta tierra
todos tenemos algo de negro, de indio y de blanco trataban de ofender a
otro calificándolo de “niche hijo de puta”

Esa gente que comenzó llamando a los chavistas violentos, resentidos y
chusma deberían hoy mirarse en un espejo; porque el odio y el miedo que
sienten los ha transformado en eso.
Lo más triste de todo y lo que evidencia que están enfermos de verdad, es
que ellos creen que el odio está presente en los demás y que Chávez es el
responsable de ello.

arellanoa@pdvsa.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1703 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor