La parodia de Capriles

La parodia es una interpretación satírica que imita una obra de arte hasta ridiculizarla y utiliza para ello la sátira, subgénero lirico de carácter burlesco. La campaña electoral de Capriles y la oposición se ha convertido en una parodia de baja calidad interpretada por una compañía de farsantes que protagonizan una tragicomedia diaria de género bufo, es decir, una farsa.

La campaña electoral de Capriles ha quedado reducida a un espectáculo mediático y durante los últimos días se ha convertido en una parodia que se monta en escena con la aviesa intención de burlarse del pueblo venezolano y de la Democracia Participativa y Protagónica. Su verdadero objetivo es buscar un atajo antidemocrático que le permita desestabilizar el país y medio de un caos social provocado acceder al poder como lo hicieron en abril del año 2.002.

El plan antidemocrático de Capriles contemplaba el retiro sorpresivo de su candidatura. Se plantearon hacerlo la semana pasada, luego de presentar denuncias que comprometerían la transparencia del CNE y su neutralidad como árbitro electoral. Las denuncias no tuvieron efecto porque los mismos representantes de la oposición ante este organismo declararon, públicamente, confianza en el proceso y la imposibilidad de fraude alguno. Por otro lado, este plan había sido develado y la renuncia lo desenmascaraba como un autentico enemigo de la Democracia, Participativa y Protagónica. La farsa quedó al descubierto, la parodia sigue, buscaron nuevos atajos antidemocráticos.

Este candidato mentiroso, incoherente y antidemocrático no tiene ninguna confusión ideológica y/o política. Su objetivo está claro: Destruir la Democracia Participativa y Protagónica para frenar la Revolución Bolivariana con la pretensión de restaurar el viejo y agotado modelo puntofijista, ahora con acento neoliberal, que se traduce en exclusión social, derroche de los recursos petroleros, represión, partidismo exacerbado, degradación social, negación de la participación ciudadana en los asuntos públicos y entrega de los activos de la nación al capital transnacional por medio de traumáticas privatizaciones como ocurrió en SIDOR y la CANTV.

Cuando se advierte, se constata y se comprueba esta verdad que nos muestra la escena política nacional protagonizada por bufones de la mentira y la persistencia antidemocrática, inmediatamente nos percatamos que ahora concentran sus esfuerzos en acciones de sabotaje sin importarle el daño que le causen a la población.

El desabastecimiento de productos fundamentales de la cesta básica alimentaria que se ha acelerado en estos días, es parte del plan desestabilizador. Por un lado, las grandes empresas productoras y distribuidoras de estos alimentos tienen grandes inversiones en esta compañía de farsantes y están paralizando (o reduciendo) tanto los niveles de producción como la distribución. Los comerciantes inescrupulosos juegan al acaparamiento para justificar incremento de precios y los medios de comunicación estimulan las compras nerviosas y desesperación en la población extremando un desabastecimiento artificial que es parte de un plan contra el país.

Los apagones, sospechosamente frecuentes, durante cada campaña electoral son otro aspecto del plan antidemocrático. Este gobierno ha sido tan respetuoso y democrático que aun mantiene en la estructura del Estado a una pléyade de burócratas improductivos que hoy se dedican al saboteo algunos teñidos de rojo y otros desafiantes y altaneros. Nuevamente, el plan está al descubierto. Es un formato repetido que hemos derrotado consecutivamente porque este pueblo ha desarrollado un nivel de conciencia que le permite distinguir, claramente, donde están los intereses de las grandes mayorías y cuáles son las pretensiones retrogradas de este bufón de la política.

El clímax de la parodia ha comenzado. Ahora, Capriles se presenta con gestos retadores, un rostro tenso, mirada penetrante, puños apretados, musculatura tensa y se desgañita anunciando nuevas mentiras. Es un nuevo discurso, gritan algunos. Un segundo aire, proclaman otros con léxico boxístico. Falso! Es la misma violencia de abril del año 2.002. Es la misma parodia, con la misma compañía de farsantes! En el acto final de la farsa el “bufón mayor” pierde el control, se desespera y muestra la violencia que lleva por dentro!

Seguros estamos, que el próximo domingo 14 de abril, el CNE anunciará responsablemente la victoria de Nicolás Maduro como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela con una indiscutible mayoría y la algarabía popular saldrá airosa hacía el Cuartel de la Montaña a rendir tributo al Comandante Chávez… y en los predios de la MUD se encenderán las luces, se levantará el telón y aparecerá el “bufón mayor” con su musculatura más tensa y el rostro desafiante gritando que no reconoce esos resultados... un “bufón ilustrado” anunciará que la parodia continua y la oposición, como orgullosa compañía de farsantes, se dispondrá a celebrar la derrota del “bufón mayor” y, para disimularlo, dirá que no fueron unas elecciones, sino un plebiscito porque tenían una sola tarjeta. Cosas veredes, Sancho!

dariomorandy@gmail.com

@dariomorandy


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2061 veces.



Darío Morandy


Visite el perfil de Darío Morandy para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas