Cuidemos nuestra oposición

El Camarada profesor Edgar Martínez, en nuestra habitual tertulia que hacemos los fines de semana donde hablamos sobre la actual situación y el devenir político y nuestro aporte en lo vivencial que nos toca, en el espacio de nuestra querida patria Bolivariana y la patria grande Latinoamericana, dijo (palabras mas, palabras menos) que “… a la oposición venezolana hay que cuidarla, porque sus torpezas nos dan votos…” Y esta frase, que surgió de esta conversa, me activó la mollera, para explayar en síntesis este discernir.

La oposición criolla, está jugando posición adelantada, al realizar reiterados conclaves en espera del humo blanco que señale el ungido candidato escogido por las sublimes deidades, que conforman la rancia curia de la MUD. Pero, esta elitesca cofradía no quiere darles membresía a todos sus lacayos en su afán de escoger a sus anchas al que represente “dignamente” sus intereses y esto ha traído como consecuencia, que se presente un aparente cisma, en los ya perecederos acuerdos “acordados con desacuerdos” entre los visibles cabecillas de esta logia política.

Los anaranjados masistas están rojitos, pero de la arrechera que agarraron al no ser convocados y consultados a este plebiscito. De igual manera, el perturbado de Pablo Medina ahora devenido a “sirviente tartamudo” de Don Diego Arria, manifestó su malestar (su terrible estado natural) porque ahora “se dio cuenta” que la MUD ha hecho de la intriga selecta, su forma operativa. Otro que apareció fue el “viejo sabio” adeco de Ramos Allup, que como una suerte de albo Nostradamus, sentenció que el desiderátum de la oposición no ha cambiado y esto los llevará a nuevas derrotas. Ya el nombre y la escuálida (literalmente) figura del flaquito Capriles aparentemente no “cuaja” entre la escogencia, muy a pesar de lo que diga diariamente en su pasquín el insufrible bigote de Teodoro y las reiterados y falsos apoyos que Henry Falcón para llamar la atención y que se fijen en el.

A pesar de que este es el panorama que se da en las huestes de la cúpula de la derecha, su accionar desestabilizador no merma y volvieron a sacar a los “Manitos blancas estudiantiles” a las calles, porque consideraron que sus nalgas peladas, les ha dado mas rédito político-mediático que la barba de Aveledo y su semblante constipado. Ahora, esta plaga de “estudiantes” se apropian de cualquier espacio tratando de crear candelitas en varios sitios para que “las fuerzas represivas del régimen arremetan contra estos mártires” delante de numerosas cámaras, en numerosos ángulos y hacer de las “reseñas periodísticas” un festín de asquerosa desinformación. Huelgas de hambre con “gordos famélicos”, amarrados con cadenas de perros, tirados en el asfalto pidiendo ayuda para comer delicatesses y tomar agua Evian. En fin, un conglomerado de absurdas, sifrinas (tomo la palabra de Ramos Allup) y aparentemente estúpidas y banales acciones que busca llamar la atención y promoción mediática de estos héroes de pacotilla. Pero, tanta jodedera junta debe tener una contraparte y no solamente por los organismos de seguridad del estado, sino por los pares estudiantiles del lado de la “roja pasión”.

Una de las falencias mas sentidas dentro de nuestro inédito proceso revolucionario, fue el ceder el espacio del liderazgo estudiantil universitario, que “por naturaleza” dirigió en gran parte, factores de la izquierda y que ahora está en manos de una derecha recalcitrante y lo mas preocupante, bien financiada. Hasta en las universidades experimentales donde las algunas permisivas y alcahuetas “autoridades” designadas por el Gobierno Bolivariano, han suprimido prácticamente el actuar revolucionario dentro de ellas por la manida “institucionalidad”. Y si revisamos la UBV y el conglomerado de la Misión Sucre, el desconcierto será sorprendente.

Nuestros dirigentes estudiantiles ahora devenidos a burócratas, actores mediáticos y en el peor de los casos, a simples espectadores; no han sabido y podido contrarrestar en igual proporción al embate de la derecha universitaria. Ahora la vaina se invirtió. Las protestas estudiantiles donde mezclan lo reivindicativo con la oposición al gobierno, lo aprovechan los estudiantes de derecha como un filón a flor de tierra.

A los estudiantiles de la derecha, se le debe parar el alumnado de las fuerzas de izquierda. Si los de derecha hacen una huelga de hambre, coño, por lo menos sitúense frente a ellos con una caja de pizza hot recién hecha, sus hamburguesas McDonalds, sus Coca-Colas frías o monten un “anafre” con un ventilador, donde asen un pedazo de solomo, chinchurria, chorizo y chuletas de cochino y se la comen delante de ellos; porque si estos perturbadores tienen el derecho y “el permiso” de molestar a la ciudadanía con sus estúpidas protestas, de este lado deben haber camaradas universitarios que no se la pongan tan fácil, porque también están en el derecho de protestar contra los que subvierten la tranquilidad pública. No los victimizemos más. Que el alto gobierno no siga cazando las moscas como Capriles, López, Maricori, porque este toma y dame desgasta. Hay que seguir el accionar marcado por el Camarada Hugo Chávez, que entre otras cualidades, tiene la de ser un maestro en el desplante dirigido a los sinrazón y nunca les da ventaja ni espacio, porque su razón de ser y actuar está enfocado en el pueblo.

Es por eso, que en nuestra estructura revolucionaria existe un colectivo que debe reaccionar ante la canalla opositora que busca perturbar la paz pública, Ese es un trabajo que se debe hacer llenando cada espacio presencial y virtual con nuestro talante y disposición, porque somos mayoría y que nuestro camarada Vice-presidente Maduro y todo el estamento del Gobierno Bolivariano siga en la gran tarea encomendada por la Revolución y el Camarada Presidente Chávez de seguir haciendo la Patria Socialista de la suprema felicidad popular. Esto no implica de modo alguno, que nuestro gobierno no debe actuar y responder a las circunstancias, pero a la canalla opositora no se le debe dar espacio mas allá de los que a través de sus argucias detentan y que de alguna manera hay que retomarlos, a través de la táctica y la estrategia que sin aspavientos ha marcado nuestro inédito proceso Chavista, porque es Chavista. Pero hay que hacerlo entre todos, no solo dejar la pesada carga desestabilizadora en los hombros de nuestros mandos revolucionarios nacionales.

Sin Chávez no hay Revolución, porque Chávez es la Revolución. Y Chávez, somos todos.


cajucont@gmail.com

educarevo@gmail.com

cajucont@yahoo.com.mx


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1553 veces.



Carlos J. Contreras C.


Visite el perfil de Carlos Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: