El mundo al revés de la oposición

Un mundo bizarro dirían algunos, utilizando incorrectamente la palabra
bizarro, cuyo significado es el de valiente, generoso, lúcido y
esforzado; calificativos que ninguna relación guardan con la oposición
venezolana. No es bizarro, entonces, pero está al revés.

Sí, está al revés. Sino ¿cómo puede explicarse que a ese bobolongo
llevado de la mano a la candidatura presidencial y a quién algunos llaman
Capri, le parezcan muy serias las encuestadoras que lo dieran como
ganador en las pasadas elecciones presidenciales, mientras que arremete
contra Hinterlaces por el “pecado” de haber previsto su aplastante
derrota ante Chávez y anunciar una derrota ante Maduro, en el supuesto
negado de que se realizaran nuevas elecciones?
Dos neuronas serían suficientes para entender que en ese tema le
resultaba mejor guardar silencio, pero en un mundo al revés, loco,
“bizarro” o como usted prefiera llamarlo ocurren estas cosas.

Es que no puede estar al derecho ni el mundo ni la mente de la nueva
estrella de las manitas blancas (Villca Fernández) cuando en lugar de
cuestionar la agresión que le hiciera un malandro de su entorno a un
adulto mayor, opte por afirmar que es “sumamente raro y sospechoso que un
anciano chavista, con un marcapasos, pasara por el sitio donde ellos se
encontraban”.
¿Para quién hablan? Sólo viviendo en ese mundo patas arriba, puede
alguien, con tan escaso cerebro, ser líder de algo.

Sí, el mundo de esa gente está patas arriba. ¿Quién podía imaginarse que
en pleno siglo XXI escucharíamos a alguien decir “Ledezma, amigo, el
pueblo está contigo”? Como para morirse de la risa.
Pero hay más evidencias, en ese mundo al revés están pensando en
elecciones presidenciales y ¿saben quiénes están entre los candidatos,
además de Ledezma? Diego Arria y el tigre Eduardo Fernández. ¡A vaina pa’
loca!

¿Se imaginan el ridículo de ese candidato cuando Chávez se juramente?
Nunca nadie habrá sido candidato por tampoco tiempo y en unas elecciones
que sólo existen en la mente del grupito de la MUD… Ojalá sea Capriles,
para que termine de enterrarse.

Por otro lado, el canal de televisión del escualidismo furioso, ese mismo
que afirmó que el Satélite Miranda lo habían enviado al espacio a buscar
el Simón Bolívar porque éste no estaba en órbita, ahora llora, ruega y
patalea ante los indicios de dejarlos fuera de la señal de Televisión
Digital Abierta que es transmitida a través de ese satélite que para
ellos es inexistente… ¿No es de locos?


arellanoa@pdvsa.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1526 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor