El temor como arenga

Avivar el miedo, temor, recelo o sospecha colectiva es una maniobra que se ha utilizado como argucia en las campañas electorales. Y no crean que este componente que motiva una silente histeria colectiva solo se utiliza en los tropicales o tercermundistas países (para el hemisferio norte de America y Europa, un país tropical es sinónimo de atraso, con bonitos paisajes y exóticos nativos) esto es de uso mundial, desde los fríos escandinavos, los flemáticos estados de la mancomunidad británica e indudablemente el imperio norteño. La mentira que produce angustia, también produce rédito en lo electoral.

A partir de esta semana y durante todo el mes se acentuará, toda la inMUDicia que está avocada a fijar en la psiquis de las venezolanas y venezolanos una “eventual” subida en las encuestas del famélico Capriles Randosky y un estancamiento o bajada del Camarada Chávez, tratando de llevar esta matriz de opinión al “esperado, ajustado y montado” desenlace, de un “empate técnico” favorable al “majunche jalabolas” ¿Los medios? los mismos de siempre: los equilibrados VENEVISIÖN y TELEVEN, Globovisión, El Nacional, los circuitos radiales, la cadena Capriles y De Armas, El Nuevo Herald y Caracol en el exterior y Noticias 24 que es un destiladero inmundo de basura mediática, financiado con nuestro aporte solidario al partido. Coño, como sería si no colocáramos publicidad en algunos de estos medios, ya que hay una desproporción mediática de cobertura y ensañamiento: cobertura para el Capriles y ensañamiento contra el Camarada Chávez a cada momento ¿Será que la plata de la MUD tiene mas valor que la del PSUV o que pasa ahí? Y lo peor de todo, es que los medios alternativos nacidos en la revolución, no tienen el necesario apoyo patrocinante para su subsistencia vital y orgánica, que les permita promocionar los logros de la revolución. Y aparte de todo esto, el acoso permanente de CONATEL contra estos medios populares y a favor de las cadenas radiales de la derecha. En pocas palabras, le estamos financiando los titulares de las mentiras a todos ellos y la preeminencia mediática de nuestros sesudos políticos del Comando Carabobo y el Gran Polo Patriótico no está a la par y a la altura de la canalla mediática de la oposición. Hay que llenar presencialmente los medios de la derecha de manera abrumadora, no solo por el hecho de que le “pagamos publicidad” sino que tenemos material valedero y tangible de sobra, para defender la revolución y atacar la falsedad. No podemos esperar que el desenmascaramiento de la agenda oculta de la MUD la hagan David de Lima, William Ojeda, Didalco Bolívar o cualquier otro saltimbanqui oportunista.

La MUD, como en el fallido referéndum del 2007 donde les dio resultado, utiliza el desasosiego como arma, de ese modo lo hicieron en la tragedia de Amuay (que no les fue muy bien) y lo siguen haciendo diariamente con el parte sangriento que obtienen de las morgues, pero ahora están montando la tramoya de que ya consiguieron horadar la imbatibilidad de Chávez, no solo volviendo a “sacar” noticias fúnebres sobre la enfermedad del Camarada Presidente, sino que cada día lo hacen ver que se está debilitando en lo político y como líder popular. ¿Es que acaso nuestros líderes no se han dado cuenta que la incidencia de hechos de malestar popular, de inseguridad, narcotráfico, contrabando y pobreza están con cifras más altas en las gobernaciones regentadas por los miembros más conspicuos de la MUD: Carabobo, Miranda, Táchira y Zulia? Esto no es ninguna coincidencia y eso hay que decirlo. Hay que explicarles al pueblo que lo que ahora ven y disfrutan como normal (las misiones y los programas sociales del gobierno) no existían antes de la revolución y dejarán de existir si la derecha capitalista que representa Capriles y el tabernario conglomerado de la MUD, se apodera del poder. Ustedes dirán, ese es crear temor también y si, si lo es. El pueblo le ha visto la cara al diablo en los gobiernos de la cuarta república y los que aspiran por la derecha son los mismos actores de esas tropelías, porque ni esos rostros, ni su actuar han podido cambiar. Son los mismos y vendrán no hacer lo mismo, retornaran con sed de venganza hacia el pueblo y todo lo que la revolución y el Camarada Chávez han reivindicado. Este caso de hipótesis fallida no se puede dar, ni siquiera por aproximación numérica o porcentual de votos. Hay que ganar y bien ganado, con un margen que no deje un dejo de dudas.

Por eso, este pueblo que con temor bien fundado y una prevención de conciencia debe tener claro donde esta el devenir de una patria que procura a través de este gobierno y el liderazgo de Chávez, la independencia basada en la felicidad de su gente. Y esta gente no es solo aquella que simpatiza o milita con la revolución, debe estar las que de manera reacia no comulgan con el Gobierno Bolivariano o con Chávez, es decir, todas las venezolanas y venezolanos que a pesar de las divergencias de toda índole, debemos sin ningún tipo de revanchismo, hacerlas partícipes de los logros en revolución, porque somos un solo país y un solo gentilicio. Esto no implica entregar ninguna concesión a los capitalistas de derecha, a los que abiertamente actúan de manera fascista ni tampoco mantener aquellos que amparándose arteramente de un acomodaticio y insidioso velo rojo, han conspirado, se han corrompido o han deteriorado el espacio revolucionario que se le ha encomendado defender. Debe haber una depuración en las huestes revolucionarias, porque no tendría sentido iniciar otro periodo, manteniendo individuos o grupúsculos que el pueblo reclama su salida. Y eso hay que hacerlo, porque la revolución no empieza el 07 de octubre con el voto democrático, plural, participativo y protagónico, lo que debemos pensar es que no se acabe en el 2019, con el voto democrático, plural, participativo y protagónico

Finalmente les dejó una máxima del viejo comunista Santiago Carrillo: “En la política el arrepentimiento no existe. Uno se equivoca o acierta, pero no cabe el arrepentimiento” en buen venezolano, después del ojo afuera, no vale Santa Lucía.

Sin Chávez no hay Revolución, porque Chávez es la Revolución

cajucont@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1818 veces.



Carlos J. Contreras C.


Visite el perfil de Carlos Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: