Ruralidades

73 días, Radonski parejero

Las parejerías del niño-viejo, aún mimado, a excepción del negocio de la diputación no le han salido cómodas. Quisimos volver a titular “viejo prematuro” pero como es probable que los consejeros le echen la culpa de los achaques al ajetreo, que en otros es normal, condescendientes nosotros preferimos señalarle las culpas a las malas juntas, pues sus babosadas no lo dejan pensar por si mismo. Entonces, como los que lo metieron en el candelero no les conviene alertarlo, desde acá le señalamos que sus seguidores de ayer están temerosos por esa mala compañía y por lo que le inducen a decir en tan corto guión.

Lo de viejo prematuro, luego de tomar en cuenta sus actitudes que conocimos desde que con Leopoldo López y otros cabeza rapada, asediaron a la clase media habitante de Altamira Norte con el único argumento de ser ellos, los facinerosos, hijos de papi y mami, amos y herederos del Valle. Godos oligarcas, pues.

Aclaramos. Nosotros con Chávez somos pueblo socialista a lo Jesucristo y bolivariano. Pero ello no quiere decir que nuestras opiniones personales sean de responsabilidad compartida. Mucho menos si se trata de nuestro presidente Chávez.

Por acá, unos cuantos podemos coincidir en eso de señalarle al hijo de mami Capriles Radonski que el ser humano que se desvía o tergiversa lo que sabiamente dispuso la naturaleza, se expone al doble esfuerzo de llevar la carga de dos personalidades y encima tratar de simular la contra natura, lo que debe ser agobiante para un solo becerro.

Por otra parte, burgués ensombrerado, tus desplantes con respecto a la edad del presidente Hugo Chávez, a quien el próximo sábado le celebraremos 58 años cual roble que la tempestad cimbra pero no revienta; 58 primaveras que no mallugan sabiduría ni estiran cojones al hombre que los tiene bien puestos. Tu, muchacho viejo, no volteaste para revisar el pasado reciente. Te lo recordamos: votaste por Caldera II cuando este tenía 80 años bien cumplidos y no se te mancharon tus delicadas manos. Ahora no escupas hacia as alturas.

Por otra parte, viejo prematuro, con el perdón de mis coetáneos, no olvides que eres un sobreviviente de la juventud boba a quienes tus mentores capitalistas, con sus edulcoradas amapolas, adormecieron para castrarles la mente. Tampoco olvides que, no obstante el celo de las madres de los hijos de papi, la costosa cocaína llegaba a las grandes mansiones en lujosas 4x4, conducidas por los “mulas” alias Orlando Urdaneta, asiduo visitante entonces de los parajes solitarios del viejo 23.

Revísate desde tus primeras décadas, y te darás cuenta de las coincidencias de la parejería que sí conocieron muchas y muchos de los que ustedes trataron como “mi servicio”. Lo que no debe extrañar, sólo que en tu entorno nadie se atreve a decirte que no pasarás de mingón de mami por mas que te tongonees a lo muralla.

Para colmo del rosario de tus ambigüedades incorporaste al bagaje de ridiculeces la conseja de un gusano y de tu asesor, quien no parece briqueta si no un competidor del narcisismo, cuando te floreó por tu “parentesco” con el padre de la patria del que podía ser según él, sobrino de aquí a Pekín.

¡Que bielas! Mientras el adeco Ledezma, para inflarte el ego, te hace escuchar que tu serías el presidente que “pide” el héroe para descansar en paz. Y tu, alborozado, concluiste que, por tanta belleza, ya sabias “por quien votarán la mujeres”. Las mismas, dice uno, que rasguñan tu cara, pero no te percataste si estaban bravas por sentirse despojadas.

Para finalizar, vaya un alerta: “adeco es adeco hasta que se muere” Rómulo Betancourt lo fue. Dejaba ganar a los copeyanos (a ustedes) cuando le convenía. ¿Votarán los adecos no bozaleados por el copeyano Capriles Radonski? Amanecerá el día 8 y veremos.

Patria, Socialismo o barbarie. Venceremos.

*pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1737 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor