Ruralidades

Obreros de la patria, uníos

Con cuanta claridad hizo esta importante reflexión ese gran camarada que fue y es, en su grandeza eterna, Hugo Rafael Chávez Frías. Este humilde obrero del pregón, pie y garganta de la palabra escrita, se une una vez más a esa premisa de la clase obrera que emergió en su momento de ese gran dirigente obrero Jesús Farías, el falconiano del mundo de los trabajadores, como un eco del Socialismo.

Uno jamás podrá olvidar lo planteado en aquellas clarinadas de la palabra escrita que también lo decían, cuando los dirigentes campesinos y del mar proponían la unión con los trabajadores de la ciudad. Esta propuesta tuvo acogida en algunos gremios petroleros. Pero cuando surgió la idea de la colectivización le salió al paso el pequeño pero poderoso grupo del latifundio, como en la Rusia socialista después de la muerte del gran Lenin. Allá los bundistas (no budistas) se encargaron de difundir el “fracaso” de la colectivización de las actividades campesinas y pesqueras. Acá, la punta de lanza fue de los sefardíes que son lo mismo con diferente cachimbo.

Nuestros lectores se preguntarán el por que del lebranche con molinos de viento, o petróleo con leche, y uno se explica en que podemos vivir sin el “estiércol del diablo”. No lo comemos, pero tampoco lo regalamos. Por eso Chávez luchó duro para que las transnacionales pagaran un precio justo y si producimos la comida el oro negro pagará escuelas, universidades, hospitales y viviendas para vivir viviendo. Aunque las compañías internacionales del petróleo nos hicieron llegar su parecer con el IESA de San Bernandino en cuanto a que nosotros no necesitábamos sembrar nada si teníamos petróleo para el canje de la comida que ellos nos venden, y que producen en abundancia con la “colectivización” de la mano de obra barata del también abundante contingente emigrante que les llega de los países empobrecidos, pues las pequeñas reservas de esos países se las tienen guardadas en sus arcas con alas de golondrina.

Luego entonces camaradas obreros, el próximo miércoles es nuestro día. Marchemos juntos. Los traidores a nuestra clase se abstendrán, no son muchos por lo mismo nuestro grito de alegría les atormentará. El frente de esa marcha debe estar prestigiado con la imagen de ese gran presidente obrerista Hugo Chávez Frías, quien nos dejó a un presidente obrero, el autobusero Nicolás Maduro Moros.

Es oportuno recordar que nuestro Comandante eterno acordó la conformación de una empresa con los mismos procedimientos administrativos de PDVSA Gas para la producción agroalimentaria, tomando en cuenta que en la producción en masa donde los rubros del sector agrario, y que la tierra si paga lo que en ella se invierte, se necesitan no menos de 100 mil trabajadores y trabajadoras. El ministro Rafael Ramírez probablemente podrá ampliarle detalles conjuntamente con el presidente Nicolás Maduro a un o una camarada de la clase obrera que se encargue de presidir PDV agraria como lo informó el presidente Chávez por televisión el año 2011, presente entonces el ministro Ramírez a quien reconocemos su esfuerzo por el cumplimiento de la Misión Vivienda.

Su palabra es un documento camarada Ministro Rafael Ramírez y que Viva la Clase Obrera!

pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1548 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor