Capriles, candidato de los ricos

En toda campaña electoral existen candidatos que se asocian a un sector de la población, esa imagen generalmente se vincula al discurso, la expresión corporal, el entorno, y las intenciones que se percibe en ellos.

Capriles Radonsky, es un caso de vinculación inequívoca a lo que Herrera Luque, califica como los amos del valle. Su origen de clase lo ubica como un súper millonario, miembro de una familia propietaria de cadenas de cines, emisoras de radio, periódicos y revistas.

A pesar del enorme trabajo de mercadotecnia para presentarlo como una redención de Juambimba, más allá del uso de la chemise y el blue jean, no existe otra característica que lo una al hombre común

Su discurso es el de un neocon o un vulgar militante del Tea Party que le habla a una minoría privilegiada. Sus ideas económicas y las de su comando de campaña, recuerdan las propuestas de Pérez y paquetico Rodríguez.

Armando Briquet, ex jefe de campaña del candidato expresó a la emisora colombiana RCN que era probable que en Venezuela se tuviera que aplicar alguna de las medidas del temido y odiado FMI.

El programa de gobierno elaborado en conjunto por la MUD establece: “suspender las transferencias financieras de PDVSA al Fondo de Desarrollo Nacional, (utilizado para financiar las misiones sociales y proyectos de infraestructura)”. Esto equivale a eliminar las Misiones Sociales.

“Aumentar la participación privada en la explotación de hidrocarburos, sin que necesariamente sean empresas mixtas con el Estado”

La reciente historia política de Nuestra América está llena de estos niños bien, convertidos por obra y gracia del dinero en líderes que terminan siendo grandes fiascos políticos.

En Brasil la Burguesía y el periódico O Globo inventaron un glamuroso Collor de Mello, que por poco no vende la estatua del Cristo de Corcovado, y Pele se salvo porque era negro.

En Chile el almidonado Sebastián Piñera, el empresarios más ricos del país, acaba de dejar en estado de Shock al ex líder de la agrupación de Pink Floyd, Roger Waters, cuando respondió que si en Chile una escuela iba quedando vacía se cerraba y punto.

Capriles, no tiene el temple ni la experiencia, mucho menos el liderazgo de aquel Carlos Andrés, que intentó aplicar el paquete del FMI, aunque en sus discursos revive la postura filosófica del caudillo andino “ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario”.


figuera.prensa@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1579 veces.



Luis Figuera


Visite el perfil de Luis Figuera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas