Tauromaquia electorera

En la entrevista con Carlos Croes, Capriles Radonsky demostró grandes habilidades taurinas frente al interrogatorio que le hizo su gentil inquisidor, respecto de su propuesta de gobierno.

Sobre la función social de la propiedad y el latifundio, utilizó el viejo truco de tomar el desafío como un asunto personal y no de Estado, al afirma que él “nunca le ha quitado nada a nadie”. Al referirse a la permanencia de las Misiones en un hipotético gobierno suyo, se salió por la tangente al afirmar que “estas no son del Presidente”, sin dar una respuesta clara sobre si le dará continuidad o no, a los amplios programas de inclusión social que el Presidente Chávez ha implementado en salud, educación, alimentación, vivienda, trabajo y recuperación del ingreso de los hogares. Que según el informe de CEPAL (2011), le han permitido a Venezuela reducir la pobreza de 49.4 % (1999) a 27.8 % (2010), y la pobreza extrema a 6.8 %, logrando el índice de Gini (desigualdad) más bajo de América Latina al pasar de 0.49 a 0.394.

Estos avances sociales han sido posible gracias al incremento de los ingresos fiscales, derivados de la política de plena soberanía petrolera y del redireccionamiento de la renta petrolera hacia la inversión social, la cual según el INE paso del 36% al 62% hasta llegar a los 400 mil millones de dólares en 12 años. La inclusión social y la solidaridad son los ejes del gobierno socialista de Chávez. La pregunta es ¿Por qué HCR no se pronuncia claramente sobre este tema medular?

No es suficiente decir que PDVSA debe seguir siendo “una empresa del estado”, porque también en la IV República lo era, pero buena parte de su producto económico era usufructuado por unos cuantos burócratas y las grandes corporaciones transnacionales a la cuales servían. El destino de nuestra industria petrolera además de ser un asunto económico, es también político y social, porque de él depende que seamos realmente independientes y su producto sea o no utilizado para la inclusión social. Es frente a eso que HCR debe definirse y dejar de refugiarse en el burladero de la ambigüedad. Los venezolanos merecen trasparencia y seriedad en el debate electoral.

gamarquez2@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1363 veces.



Gustavo Márquez Marín

Carabobeño, nacido en Valencia, ingeniero egresado de la Universidad de Carabobo donde también ejerció la docencia, durante la gestión del Presidente Hugo Chávez se desempeñó como Ministro de Industria y Comercio (1999), Ministro de Estado para la Integración y Comercio Exterior (2005-2007), Embajador en Austria y Representante Permanente ante los Organismos de Naciones Unidas en Viena (2001-2004), Comisario General del Pabellón de Venezuela en la Expo 2000 Hannover (1999-2001) y Miembro de la Comisión de Negociación con Colombia de las Áreas Marinas y Submarinas (1999-2001).

 gamarquez2@yahoo.com

Visite el perfil de Gustavo Márquez Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a139955.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO