¿Por qué algunos están contra la Revolución?

Es muy fácil entender por qué gente que tiene un Capital, empresa pequeña, mediana o grande, apuesta al fin de la Revolución y en octubre votaran por H.C.R o por el “chiguire” que el imperio ponga en esta tarea, dijera el Comandante. No soy de los que cree en empresario socialista ni menos revolucionario, con el respeto que se merece gente que teniendo esta condición ha apoyado y apoyan el gobierno del Presidente Chávez.

Tampoco es nada difícil entender que quienes fueron beneficiarios de los gobiernos de la cuarta república (AD y COPEI) añoren volver a ese pasado nefasto para nuestro país. La mayoría de esa gente también votará por Majunche.

Razones, bien fundadas, tiene también la “gente decente” de María Corina y D. Arria quienes aunque no sumaron 150.000 votos el 12-F, son parte de la oligarquía que ciertamente tiene sus privilegios en riesgo en un proceso como el que vivimos desde el año 1999 en Venezuela.

La clase media venezolana, buena parte de ella, aunque no tiene razones objetivas para oponerse a este proceso vive la desgracia de adorar un modo de vida que medio le pertenece y algunos de sus beneficios se los medio debe al Estado (profesionalización, empleo, seguridad social, gasolina subsidiada, dólares de CADIVI, etc.). Tiene entonces su medio razón de oponerse a un gobierno que sólo le medio garantiza seguir medio siendo un sector con privilegios, privilegios que el Gobierno se empeña en convertir en derechos para las mayorías. Una clase media que como la poetizo Benedetti “entre lo que cree ser y lo que es media una distancia grande”.

Lo que cuesta entender es como tanto pobre de solemnidad pude llegar a pensar que con Majunche las mayorías pueden tener alguna posibilidad, alguna esperanza, alguna opción de vida.

El capitalismo es un sistema terrible y despreciable para las mayorías pero si algo debemos reconocerle son sus grandes logros en el aparato de propaganda y sus sistemas ideológicos que le permiten tales grados de confusión a tantos individuos que terminan asumiéndolo como el modelo ideal de vida para todos y todas.

Bien lo ha dicho el Comandante, el debate con Majunche debe centrarse en la confrontación de dos modelos. Un modelo que en las últimas décadas mantuvo a las mayorías excluidas y sobreexplotando la riqueza petrolera a favor de sectores minoritarios privilegiados contra una propuesta de modelo que se plantea incluir a las grandes mayorías y redistribuir la renta petrolera a favor de todos y todas.

carloslunarvelo@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1692 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: