Las trampas de la fe

El impacto político de las primarias opositoras no puede ser subestimado por las fuerzas revoucionarias. Numéricamente la movilización lograda es una cifra importante, pero aún por debajo de los números del chavismo.

Sin embargo en el campo de las ideas y la lucha por acceder al poder. La oposición política viene perdiendo la batalla. El discurso fundamental de los opositores se ha basado en convencer a la clase media venezolana de que en Venezuela, se instauro una autocracia que impide y socava los derechos políticos de los ciudadanos.

Esta conseja repetida por intelectuales prestigiosos como Mario Vargas Llosa, ha sido regada como polvora através de la multinacional de la propaganda, por la vieja Europa, y ha logrado confundir a grandes sectores democráticos que ven a los militares con recelo.

Ese miedo a la instalación de un estado como el descrito por Orson Welles, en su novela 1984, que surtió un efeto devastador en la Nicaragua Sandinista, cuando la revolución asumió acudir a elecciones para tratar de detener la guerra fomentada por los EEUU, ha sido el principal aliado de la derecha venezolana.

Ese discurso del terror utilizado como un elemento inhibidor de la personalidad de los ciudadanos, ya no puede sosternerse en la práctica, porque choca con la realidad que se vive en el país.

La noticia de las primarias en Venezuela es titular de primera plana en muchos periódicos, internacionalmente eso significa un reconocimiento y una legitimación al estado de derecho.

La oposición ha legitimado al arbitro comicial, ha reonocido el importante papel de apoyo de las FANB, cooordinadas por Henry Rangel Silva. ¿Volverá otra vez el discurso del fraude el 7O?. Caerá algún ciudadano en lo que se denomina las trampas caza bobos de la derecha.

Sin duda que la respuesta a estas preguntas son evidentes y demuestran que para poder mantenerse en la lucha política, la oposición además de mantener la precaria unidad lograda en estos meses de campaña, debe recompnerse a si misma.

Por la otra parte el chavismo en su conjunto debe saludar la vuelta de la derecha a los caminos constitucionales, y debe reflexionar acerca de su papel en el hecho político diario y cotidiano al lado del pueblo.

Ese espíritu de confianza que nos inculcan los voceros de la oposición con sus encuestas, debe ser desterrado. No puede el chavismo en todas sus expresiones, caer en las trampas de la fe, y creer con ingenuidad que ya ganamos.


ljfiguera@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1717 veces.



Luis Figuera


Visite el perfil de Luis Figuera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas