no es una posición política

El escuálidismo es una enfermedad del alma

Antes de entrar en materia, es menester aclarar nuestra convicción de que
 una  cosa  es  ser  opositor  y  otra  muy diferente es ser escuálido. El
 opositor   tiene   una  posición  política  producto  de  sus  creencias,
 convicciones o intereses; el segundo es un enfermo.

.
 Sí, un enfermo y ya expondremos a lo largo de esta nota el porqué de esta
 afirmación.  Antes,  sin  embargo,  afirmaremos que se equivocan  quienes
 piensan  que  el  escualidismo  es algo nuevo y propio de Venezuela o una
 posición  política  surgida  para  oponerse  al  presidente  Chávez y los
 cambios que impulsa.

  Cierto  es  que  el  Presidente  les  asignó  el  nombre  con el cual los
 conocemos   pero   ellos   no   surgieron  en  Venezuela  y  mucho  menos
 recientemente… los escuálidos existen desde que el mundo es mundo.

 El escualidismo es una enfermedad del alma que surge de las relaciones de
 poder,  aunque  no necesariamente sean los poderosos los únicos enfermos.
 Por  millones  se  cuentan  los  que padecen de este mal a causa de hacer
 suyas  las  ideas  políticas,  económicas,  sociales o religiosas  de los
 poderosos o de quienes lo fueron en un momento de la historia.
 Es  entonces la acumulación de riqueza, la explotación de otros seres, la
 valoración  del capital por encima del hombre mismo, el status como valor
 y  la  avaricia  el caldo de cultivo para la corrupción del espíritu y el
 contagio de escualidismo.

 Quienes  portan  el  mal  siempre  han intentado ocultarlo, pero el mismo
 surge  con  sus  más  horribles  manifestaciones  cuando  los poderosos o
 quienes con ellos se identifican, ven amenazados lo único que los motiva:
 el poder, el status, el dinero y el predominio social.

  Es  un  error  entonces  denominar  escuálidos a todos los opositores. Un
 opositor no tiene por qué ser un enfermo; un escuálido, sí lo es.
 Para  él  la  miseria y la muerte de los niños no es motivo suficiente ni
 valedero  para cambiar el sistema que le otorga privilegios. La muerte de
 quien  le  adversa políticamente es siempre motivo de regocijo. La patria
 le  resulta una entelequia que sólo tiene razón de ser, si él forma parte
 de quienes la usufructúan.

 ¿Ejemplos de escuálidos en el mundo?  Millones.
 Fueron  los  escuálidos  los  que asesinaron a Jesús de Nazaret porque le
 consideraron  una  amenaza al poder económico y religioso. Son escuálidos
 aquellos  cubanos  que celebraron y tienen como héroes a unos terroristas
 que  asesinaron 70 muchachos deportistas, simplemente porque vivían en un
 país gobernado por alguien a quien detestan. Son escuálidos los que andan
 por el mundo mancillando con mentiras el nombre de su propio país, porque
 no son ellos, o sus amos, los que lo gobiernan.

 Disculpe, amigo lector, si es usted un escuálido.

arellanoa@pdvsa.com

 Enero 2012



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3255 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor