Ramos Allup: ¿Sabandija yo? –Dieguito

Lo de sabandija no es por reptil ni por insecto. No. Lo más seguro: por persona despreciable –que lo es. Ahora bien, lo de pu..., no encaja dentro de la frase, porque ellas hacen favores y resuelven problemas donde estén sin importar día y hora y, Ramos Allup, desde Costa Rica estará en otros menesteres provechosos para la MUS y para él y su candidato, Pablo Pérez. ¿Entonces? Allí se peló el ex embajador Diego Arria, tenía que ser más convincente. Quizás más reacio al momento, al quererlo sacar éste del juego de la precandidatura, por no haber firmado el documento del plan de gobierno opositor sin que le dieran parte en él mismo.

Y lo otro que le molestó y le preocupa a Dieguito es, la cantidad de vagos políticos que hay en la oposición buscando cargos, algo bien parecido en Miraflores, al 12 de abril de 2002 en la aclamación de don Pedro. ¿Serán las mismas caras más otras? Acá el resucitador fue Guillermo Aveledo. ¿A qué nombramiento aspirará el insigne y ponderado constitucionalista de la liga de béisbol? ¿O se quedará como un coleccionista de bates quebrados?

Mari Cori, regresó a su casa cansada con muchas ganas de declinar su opción a favor del gobernador zuliano. Eso si hay algún carguito que arrime bastante billetes como le gusta a ella, más que en Súmate, porque a ella desde el hogar de su formación político le enseñaron a sumar, no importa de dónde venga y lo más posible es que de una vez se vaya a vivir al 23 de enero a formar su milicia y a reformar la nueva y mejor democracia que piensa con vista al 2021 que, le permita asomar de nuevo y quizás Ramos Allup, la deje en paz con su calvario de maldades.

Quien anda bien furioso es el milagroso Pablo Medina, quien distanciado de la realidad le daba gracias a todos los presidentes por haberlo ayudado a conseguir lo que le corresponde y no está bien contento con Ramos Allup, pues le está ofreciendo por debajo de su aspiración de llegar a los cien millones que lo ubique a la par de Luis Miquelena que sacó y sacó hasta que se cansó y como a Pablo no le gusta el Sur, piensa y piensa que quizás unas vacaciones en Disney World no le vendrían mal con el consulado cerrado y quién quita que el próximo cónsul sea él como buen declamador de las causas perdidas de revolucionario capitalista.

A todas éstas dentro del enredo partidista en busca del consenso unitario-oportuno, no escapó a la bola de cristal de Mario Silva, quien con aproximación visual clara, en línea recta bien definida y, desde abajo observó que a Ramos Allup le entró lentamente una trifulca nerviosa verbal desde Costa Rica que, salpicó las ansias entumecidas de colaboración de Salas Römer al conocerse la respuesta de Diego Arria de morir sin declinar, se le disparó la bilirrubina emocional en zigzag, lo que dio lugar a que se le bajaran los testículos del poder mediático in situ y optó por aleccionar a Guillermo Aveledo y ponerlo en tres y dos con su bola fría –que no es la de Mario- de que le pida la renuncia a Diego Arria por no firmar el documento del reacomodo en el nuevo poder bien parecido al punto fijismo.

Mientras las cosas buscan su cauce normal de máximo tres (candidatos), un fulano declaró que la unidad en la MUS no es para roncar sino, para soñar y, que las primarias el 12 de febrero es el mayor dolor de cabeza del gobierno, ya que todos los sinvergüenzas de la oposición están uníos por un cordón umbilical que los “llevará a ganar las elecciones del 7 de octubre” y con toda candidez del momento entre las cenizas que reconfortan un pasado golpista no muy lejano y, con esa distracción ocupó el escenario una figura rebosante de patrocinio rimbombante de obesidad que acaparó por completo el auditorio de la MUS y con una voz que hace años fantaseaba las canciones de Silvio Rodríguez como cantautor, guitarrista y poeta cubano, para dormir la inocencia de una ilusión bien distante de la realidad revolucionaria y con odio oculto ayer desafinó de pesimismo con la entonación del himno nacional como canción patria que jamás comprenderán ni sentirán como apátridas.

Triste papel y día para Ramos Allup que en compañía de forajidos está fuera del país, quienes jamás consagrarán su vida a la verdad dentro de la política y lo que hacen es maquillar el presente de egoísmo interno y, razón tendrá Diego Arria de llamarlo puta sabandija, en vez de puto sabandija. Y como ellos se comportan iguales –una raya más, no le queda mal.

estebanrr2008@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2356 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /oposicion/a137350.htmlCd0NV CAC = Y co = US