¿Cómo definirlos sin llamarlos con una grosería?

A lo largo de la vida se van sumando experiencias que alegran o hieren
el alma. Conocemos seres de los que aprendemos, a los que amamos y a los
que admiramos. Son ellos los que siempre deseamos tener a nuestro lado.
Reflexionando sobre esto y sobre esas personas, busque que una palabra
que los definiera a todos al mismo tiempo y concluí que esa palabra era
maravillosos.
Del mismo modo, en el transitar de la vida uno conoce a otros que también
nos enseñan algo, sólo que sus enseñanzas nada tienen que ver con valores
y no es precisamente lo bueno del ser humano lo que nos muestran.

Entre estos últimos conocí a un médico que se negó a atender un enfermo
porque venía de Barrio Adentro. Éste me enseñó lo que es un hombre sin
ética.
Conocí de cerca, también, a un petrolero que saboteó PDVSA mostrándome
con su actitud una forma bien extraña de defender lo que se dice amar.
Ese me enseño lo que es un criminal.

Conocí un ciudadano común que se definía como demócrata y lo vi primero
celebrar el decreto de un dictadorzuelo que eliminaba todos los poderes
de un solo plumazo y luego negarse a participar en unas elecciones
porque la tecnología de las captahuellas violaba el secreto de su voto.
Él me enseño lo que es un farsante.

Conocí un militar firmando autógrafos en una plaza "liberada" y
promoviendo un golpe de Estado contra un "dictador" que como cosa rara
ordenó que no le tocaran ni un pelo. De inmediato supe que había conocido
un gorila.
Junto a ese gorila conocí un exguerrillero que definía a un adeco como el
mejor candidato para mi país. Así supe lo que es un traidor

La vida siguió su curso y conocí un humilde padre de familia que defendía
con pasión a un especulador: Él me enseñó lo que es un disociado.
Casi simultáneamente conocí a un grupo de electores orgullosos de elegir
a unos criminales como parlamentarios. Los eligieron porque compartían su
odio contra el presidente de su país. Ellos me enseñaron la vileza de ese
sentimiento

Conocí un grupo que se negaba a recibir gratuitamente bombillos
ahorradores porque estos portaban una cámara a través de la cual serian
espiados y supe lo que significa ser víctima de Globovisión.
Junto a estos conocí a un sacerdote que públicamente pedía la muerte de
un ser humano enfermo por tener diferencias políticas. Supe así lo que es
manipular la fe.

Conocí una familia que se negó a ser censada porque el gobierno
conocería cuantas habitaciones disponibles tenia. Ellos me enseñaron lo
que es la estupidez

Así como definí al primer grupo con una sola palabra, quise hacer lo
propio con estos últimos. Por días he buscado en mi mente y los libros
una palabra que defina al hombre sin ética, al farsante, al pendejo, al
gorila, al traidor, al disociado, a los enfermos de odio, a las
víctimas de los medios y al estúpido; pero no acudió ninguna a mi mente.

Tiene que existir una expresión que resuma toda esa miseria. Pido a
usted, amigo lector, que me ayude a encontrarla?


arellanoa@pdvsa.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1817 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor