Para muestra un botón... no merecen ser venezolanos

En los últimos meses hemos escrito algunas notas sobre “el profundo amor
“ que por Venezuela expresan y demuestran los escuálidos. En la más
reciente de ellas nos preguntamos si de verdad esos seres merecían ser
venezolanos.

Limitados por el espacio de un artículo de opinión intentamos mostrar al
a nuestros lectores el inmenso daño que ellos le han hecho a la patria,
lo cual representa desde nuestro humilde punto de vista, la principal
prueba de desamor que a ella pueda darse. A ello se suma el desprecio que
por la venezolanidad, el concepto de patria y la mayoría de los
venezolanos sienten esos que viven disfrazados de venezolanos.

No bien nuestra nota había sido publicada por algunos medios cuando
recibimos una nota de un sujeto llamado Henry Gómez, que confirma a
plenitud todos y cada uno de los argumentos que expusimos para justificar
el porqué, esos que denominamos escuálidos pero que deberíamos darle más
bien el un calificativo de “contrapatria”, no merecen ser llamados
venezolanos.

El autor de la referida nota se define como militante del PSUV, en una
clara demostración de lo inmoral que resultan ser aquellos disfrazados de
venezolanos, que sin creer en los principios de la Revolución Bolivariana
se inscriben en su partido “por un si acaso”.

En su misiva el sujeto expone textualmente: “Ya fueron por el Hermano
Gadafy y van por Siria; más temprano que tarde vendrán por el de
Sabaneta”

¡Así aman los escuálidos a nuestra Venezuela! El hecho de que la mayoría
del pueblo venezolano respalde al Presidente y lo mantenga al frente del
gobierno los lleva a pedir a gritos que tropas extranjeras arrasen con el
país, que masacren al pueblo, destruyan todo cuanto con consigan a su
paso y por supuesto saqueen nuestras riquezas.
.
Pero no se queda allí Henry Gómez. En su nota nos expresa el profundo
desprecio que siente por los humildes y la mayoría de nuestro pueblo. En
ella afirma que “los chavistas son pobres, incultos, resentidos sociales,
con taras físicas y ladrones”.

Tiene usted toda la razón del mundo si piensa que este es un imbécil más
disfrazado de venezolano, pero no crea usted que son pocos los que con él
coinciden plenamente. El apátrida es una digna representación de un buen
sector del escuálidismo.

No en balde condenaron a la inmensa mayoría del pueblo venezolano a la
pobreza, al analfabetismo, al hambre y a la miseria. Su sueño de retornar
al poder pasa por “devolver a los pobres a donde siempre debieron
estar”.

Este es el tipo de gente que a pesar de albergar esos sentimientos para
la patria y su gente, sale a la calle disfrazado de venezolano a pedir un
voto para sus candidatos y a repartir, como Judas, besos y abrazos a los
humildes.


arellanoa@pdvsa.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2003 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor