Ramos Allup reconoce su autoría intelectual en las muertes del 11 de abril de 2002

El dueño de Acción Democrática (Ramos Allup ) declaró, el pasado 09 de marzo, en relación al decreto de Carmona del 12 de abril de 2002, la siguiente perla: “Es mentira que ese decreto cayó del cielo, lo habíamos visto todos, una semana antes. Tratamos de modificar cosas y fue imposible” (ver entrevista realizada por Clodosvaldo Hernández para el Diario Ciudad de Caracas)

La oposición venezolana y sus medios han negado siempre que el golpe de Estado de aquel oscuro abril fuese un hecho planificado y resulta lógico que lo hagan, pues si el argumento para desconocer el gobierno de Chávez fue el supuesto asesinato ordenado por él contra los manifestantes; reconocer que ya se tenía planificado hasta el decreto con el cual se asaltó el poder; significaría reconocer que las muertes que justificaron sus actos, fueron también planificadas; pero Ramos Allup siempre ha sido un deslenguado y aquí una vez más lo demuestra.

Es que hasta el más idiota de los idiotas tendría que preguntarse ¿Cómo sabía Ramos Allup y sus secuaces que se producirían unas muertes que justificarían el desconocimiento y posterior encarcelamiento del presidente Chávez? ¿Cómo podían tener tal certeza, al punto preparar y discutir, con una semana de anticipación, el decreto con el cual Carmona se nombró dueño del país?

Pocos deben haber olvidado aquel acto vergonzoso en el cual los periodistas de Venevisión se prestaron para montar un show y hacer creer a millones de venezolanos que agentes de Chávez dispararon contra manifestantes indefensos. Esas imágenes editadas en el canal, fueron parte del plan que ahora reconoce Ramos Allup tenían montado.

Seguramente este gusano, si es llamado a un tribunal, por estas declaraciones, dirá que ellos prepararon el decreto porque tenían la
certeza de que Chávez renunciaría, debido a la presión que ellos ejercían en la calle; pero todos sabemos que ese hecho jamás habría conducido al nombramiento de Carmona como dictador plenipotenciario y mucho menos al desconocimiento de todas las instituciones del Estado.

Necesitaban de un hecho violento, impactante, doloroso y criminal para justificar la acción de unos militares comprometidos, la persecución de todos los chavistas y el asalto salvaje que hicieron al poder.

Ya las declaraciones que en su oportunidad diera Otto Neustald (corresponsal para entonces de CNN) cuando expuso que el día anterior al
golpe le habían informado que se producirían varias muertes que justificarían el derrocamiento de Chávez; el documental de Armando
Palacios en el cual se demuestra científicamente que las muertes de aquel aciago 11 de abril no fueron producidas por los mal llamados pistoleros de Puente Llaguno, sino por la policía metropolitana como parte de un plan; y las declaraciones de las propias víctimas de aquella masacre, habían dejado en claro que una oposición fascista, sedienta de venganza y sin escrúpulos planificó una serie de asesinatos para culpar con la ayuda de sus medios al gobierno nacional y asaltar el poder.

Lo que si no había ocurrido, y es lo que nos motiva a escribir esta nota, es que un dirigente de esa oposición reconociera públicamente que fue actor intelectual de aquel plan terrorista. Porque vamos a estar claros; es ridículo pensar que al dueño de acción Democrática lo llamaron una semana antes para decirle que Chávez se iba y que había que preparar un decreto para nombrar a Carmona dictador.

Ramos Allup con su acostumbrada lengua larga ha reconocido lo que ya hemos expuesto y desde nuestra humilde opinión debería ser procesado judicialmente como autor intelectual de decenas de asesinatos.

arellanoa@pdvsa.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4264 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor