Porqué sucumbieron los políticos de la Cuarta (…)

Los gobiernos de derecha (Cuarta República) que precedieron a Chávez tuvieron que mentir y engañar para retener, al menos, la lealtad del pueblo. Y bajo esa forma de gobernar los gobiernos hicieron suya la perfecta representación y calco del axioma aquel de vieja data…, si tus mentiras son bastante grandes, y mientes durante suficiente tiempo, la mentira se convierte en la "verdad". ¡Funesta torcedura de la ‘verdad’ en la que se inspiraron muchos, durante muchas centurias, pero fue el hitleriano Goebel quien la hizo ejemplo de su falso pedestal!

Los seudo demócratas que gobernaron al servicio del imperio gringo durante más de 40 años en Venezuela, nunca le permitieron al pueblo que se enterara o supieran cómo llegaron a esa posición, ni que supieran todo lo que hicieron y estuvieron dispuestos a hacer para permanecer en ella. ¡Toda una abismal diferencia o giro de 180 grados de ese representativo y mal estilo de gobernar, con el estilo abierto protagónico y participativo que Chávez encarna! Pues, utiliza como propio y genuino un lenguaje llano, sin media tintas y sin ningún ocultamiento de la verdad.

Qué equivocados estaban estos falsos demócratas… Pues, acuñaron como propia aquel apotegma que reza: “La verdad y la política no se mezclan, y no pueden mezclarse debido a que la política es el arte de decir únicamente lo necesario –y decirlo en la forma adecuada— a fin de alcanzar el objetivo deseado”. Se olvidaron durante más de 40 años de su rol de gobernantes, y no entendieron como gobierno que la ayuda es poder. No entendieron que el ayudar al pueblo y a un mayor número de personas posibles, era eso el fin deseado por el que llegaron allí. Desperdiciaron la oportunidad de hacer por los menos afortunados el ayudarlos a recordar, a rememorarse, e incitarlos a que desarrollaran una Mente Nueva, una Memoria Nueva, acerca de sí mismos.

Chávez, sí tuvo el esmero y la humildad que se requiere, porque él con una Mente Nueva supo crearse en lo que concierne a ellos, porque si los veía como desafortunados, ellos lo seguirían siendo.

Hoy en día, aferrarse a la riqueza y a los recursos se ha institucionalizado de modo tal, que hoy el modelo parece aceptable aún para algunas personas de amplio criterio, que ven en él simplemente una economía de mercado abierto. ¡Qué triste es llegar –en conciencia— a este nivel de degradación humana, rol en el que sucumbieron los políticos de la mal llamada democracia de las décadas de los 60 a los 90!

En cuanto a los sacerdotes de la jerarquía católica y su injerencia en las decisiones de estado, ellos prefirieron aliarse a las élites y desempeñar el rol de operadores políticos, según fuera el tinte del gobierno de turno. Hoy, su triste desempeño no es la palabra de Cristo, sino fungir como incondicionales aliados de los ricos y poderosos y de la oligarquía de extrema derecha. ¡Nunca actúan a favor de las masas!

Hace ya bastante tiempo, se olvidaron de ejercer su apostolado como lo estipulan las enseñanzas Crística. Estos jerarcas CEV, poco a poco han perdido terreno con lo grey que los secunda y con las necesidades de los olvidados y excluidos. Y eso ante los ojos de Jesús y de sus sabias enseñanzas, es un pecado capital y una gran ofensa; porque no practican lo que predican. ¡Sepulcros blanqueados, que siembran la semilla del odio y de violencia, de división y desarmonía…, los que señalan las diferencias más que las similitudes entre todos nosotros…!!

Esos sacerdotes que en nada se parecen al socialismo que predico Jesús, hay que decirles que el mayor regalo de Jesús fue que él vio a todos como quienes son realmente. Se rehusó a aceptar las apariencias; se rehusó a creer lo que los demás creían de sí mismos… Siempre tenía un pensamiento más alto, y siempre invitó a todos a que lo imitaran. Sin embargo, también respetó lo que otros elegían ser. No les solicitó que aceptaran su idea más elevada, sólo la presentó como una invitación. Abordó Jesús, asimismo, la compasión, y si otros elegían verse a sí mismos como Seres necesitados de ayuda, no los rechazó por su juicio imperfecto, sino que les permitió que amaran su Realidad, y amorosamente los asistió en la expresión de su elección. Jesús sabía que, para algunos, el camino más rápido hacia Quiénes Son era el camino a través de Quiénes No Son. Es una verdadera lástima que no ocurra eso en lo que es actualmente la iglesia de Cristo, por que en nuestros días cuan alejados y distantes están los representantes de esas iglesias; vista más que todo desde la hermandad y la igualdad que el pregonaba con tanta humildad, entrega y sumisión por sus congéneres.


joseagaporam@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1052 veces.



José Agapito Ramírez


Visite el perfil de José Agapito Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: