Sur de Bolívar: El escenario perfecto para cualquier secuela de Diamantes de Sangre, pero el protagonista ya es el oro

Desde que estoy en la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela llevando la comisión para los asuntos internacionales de mi Municipio (Caroní, Edo. Bolívar) me he encargado de analizar la fibra internacional que le da vida a nuestro compleja región por ser extremamente de interés estratégicos por la cantidad de recursos que pudieran posicionarla, incluso, si un regionalismo loco nace o un laboratorio de la CIA aplica el experimento socioterrorista de crear una célula de ISIS e infiltrarla en nuestro Esequibo reclamado, para así fomentar como una catastrófica consecuencia un neo Estado Nación independiente en su totalidad por ser autosustentable si se toma las riendas a llevarlo como una pequeña potencia regional.

Quizá a muchos les de risa desde las comodidades urbanas de los Municipios del norte (del Edo Bolívar) este planteamiento y para serles sincero me reí con tan solo pensarlo hasta que a muy escasos 4 días pasados, decidí aventurarme con 4 compañeros a conocer y palpar la realidad social y las condiciones en las que se encuentran nuestros municipios mineros.
4 Horas y 15 minutos es el tiempo de separación entre el fervor consumista de la aristocracia obrera de Guayana, de los reales carteles controlados estrictamente por el crimen organizado. El KM 88, conformado por una calle y en su alrededor comercios y trochas sobre pequeñas montañas se maneja una de las economías que podría plantearse como la mayor consecuencia del capitalismo crudo y bastante primitivo por la indiferencia de la realidad vivida por sus habitantes al día a día.

Entre hermosas chicas con o sin retoques estéticos exhibiendo ostentosos relojes y montándose en camionetas último grito 2014, manejadas por muchachos que no pasan los 24 años con oro guindado en el cuello cual reguetonero boricua; miles de motos chinas, que vale mencionar, se transformaron en la herramienta imprescindible para los habitantes de la zona, ya sean mineros, comerciantes, sapos, entre otros. El pollo con un precio único de 400 bs, un baygon en 380bs, 2 litros de gasolina a 150 bs, un solo banco, que no necesita con toda seguridad, le envíen remesas a través de blindados de oriente porque la cantidad de efectivo que se maneja es abominable y además ningún comercio posee puntos de venta; eso si, en los hoteles, que son unas completas ratoneras, a pesar de todo, en los 2 días que pasé allí en las Claritas no le faltó ni papel toilet mucho menos agua ni ocurrió el mal de irse la luz, pero este ‘’lujo’’ tiene un costo de 800 bs por persona. Repito como decía en el párrafo anterior, una sola vía que tiene más huecos que la misma luna y la anarquía vehicular que no para, muestra la primera impresión la dejadez, el desinterés tanto de las personas como el de sus representantes políticos de vivir bajo estas condiciones.

Para ser puntual, la descripción anterior apenas es un rasguño de la verdadera desgracia y el mayor ecocidio generado por la ambición del hombre, en lo que pudiéramos determinar como uno de los espacios geográficos más primitivos, en términos geológicos que tiene nuestro planeta. A las 2PM del segundo día, decidimos curiosear e irnos a explorar como era la realidad del minero, viendo la cantidad de motos encharcadas, con sus instrumentos mineros y además como no ha de faltar, cajas y cajas de cerveza polar que valga acotar es la única distribución que no desmejora, así sea en sitios inhóspitos y que deben cancelar altas cantidades de vacunas a quienes tienen el control en las minas para su comercialización.

Una vía, considerablemente mucho más amplia que la propia de las Claritas, se transforma en ese camino para buscar el tan preciado metal. Ventas de papelón con limón a 60 bs, las famosas currutelas (sitios donde se practica el oficio de la prostitución) de madera y zinc, algunas de mala muerte, otras más decoradas; por supuesto, talleres de motos, donde un caucho de este vehículo particular cuesta 8.000 bs sin la instalación, rodean hasta la entrada de un grandísimo portón color verde, no sé si representando irónicamente el carácter ecológico de lo que es la Corporación Venezolana de Guayana; pero es allí, donde se determina los propósitos del hombre para saciar o poder sobrevivir lo inmensamente costosa que es la vida allí. Por el acceso a ese portón de las Cristinas, cobran 10 bs por persona. Quienes realizan el cobro, son vigilantes de la CVG identificados con sus fichas y uniforme correspondiente, blue jean y camisa blanca con logo bordado al igual con una gorra identificando a la empresa. Viéndonos la cara de insolados y de ser unos ratones de ciudad, nos sacan conversación preguntándonos del sitio donde veníamos y además que buscábamos por allá tan lejos. Le respondimos, mera curiosidad y entre risas nos advierten que la curiosidad mató al gato, refiriéndose a que el Sindicato Minero no le gusta ni los preguntones, mucho menos curiosos, cuidándose del tema de los informantes e infiltrados que pretendan darle un cambio en el gran complejo ‘’artesanal’’ aurífero que controlan.

Quizá suene disparatado, pero la amenaza de este Sindicato Minero, es lo que ha permitido a través del temor que la delincuencia en estos sitios sea exageradamente más baja que en el mismo San Félix e incluso en el sitio más seguro de Puerto Ordaz. Pasados dos minutos del portón, en esa vía accidentada se puede apreciar carros desvalijados de la CVG. No observamos en esa oportunidad ningún oficial subalterno ni superior mucho menos tropa de la GNB ni del Ejército reforzando la seguridad de los vigilantes. Muchos caseríos en venta, especulamos que eran parte de esas compañías (así se le dicen a los puntos de extracción mineros) ya no productivas. Allí llegamos a un espacio abierto donde observamos no 1 ni 2, sino cientos de estructuras fabricadas de manera talada con motobombas y plataformas con mallas para tamizar el agua extraída a través de mangueras en numerosos pozos de charco donde sin duda alguna hay material aurífero.

Pozos de color esmeralda mostrando la contaminación del agua, troncos inmensos talados sin escrúpulo alguno, el desarme total de Rusoro, empresa Canadiense que poseía el contrato de extracción del mineral tomado ya por el Sindicato Minero, quien es el que hace la designación de los cortes, que además, se debe sumar al pago que hay que hacerle a un oficial subalterno (teniente) encargado de esa área al cual no lo pudimos ver mucho menos corroborar según el dueño de una de las compañías con el que nos acercamos a conversar, para poder comenzar la explotación en el área determinada como ‘optima’ (que se supone que debe haber oro); ese espacio tiene un costo 50.000 bs sin incluir la regla primordial: cómo será la distribución de los pagos en base a la producción; por supuesto, del 5 al 10 % de la producción semanal se le cancela al Sindicato Minero, el resto de la producción es dividida en un 50/50 entre el dueño de la ‘compañía’ y los trabajadores. Lo increíble de todo esto, es que esta zona genera mucho más dinero por el movimiento diario que se ve en el pueblo de 15 veces lo que produce un día bueno de navidad el centro de San Félix o un solo centro comercial de Alta Vista.

Ahora, que pretendo yo con hacer este escrito; simplemente mencionar unos puntos que como joven irreverente por supuesto no puedo dejar de abordar.
1.- ¿Como es posible que se permita en esta zona del país, que es parte del pulmón vegetal del mundo, la anarquía por la extracción sin control alguno de material aurífero?
2.- Lo irónico que son los diputados opositores del Sur del Estado, quienes representan a esta población; viven dándose lamentos en sus intervenciones y teniendo un Alcalde a su favor, no le metan el pecho a retomar el control y al menos acondicionar con la amplia recaudación y un buen control fiscal que generan los enormes movimientos de dinero, dicho asentamiento poblacional.
3.- ¿Por qué el control lo debe infundir un sindicato minero y no los organismos de seguridad de Estado?
4.- ¿Qué se logró con el proceso de nacionalización del oro hasta ahora?
5.- ¿Por qué nosotros como partido de Gobierno, sabiendo estas realidades, que no sólo están inmiscuidos sindicatos mineros sino empresas israelíes, filiales de la Canadiense Rusoro, entre otros, nos hacemos de la vista gorda con el tema de la indiscriminada tala de árboles y expansión de los sitios de explotación aurífera? ¿Dónde está la oficina del Ministerio de Ambiente, que por regla debería ser permanente activa en vigilar y preservar estos espacios?
6.- Las oficinas de inmigración adscritas al Ministerio de Justicia, ¿donde están? que permiten la entrada de tanto ilegal en esta zona. Y ojo, no es xenofobia, es dolor patrio y tema de seguridad de Estado.
7.- Siendo una potencia hídrica, una potencia vegetal, una potencia minera, como es posible que no haya un plan nacional complejo y completo para retomar con carácter y voluntad política lo que propone nuestro Plan Patria, que es la preservación de toda la geografía nacional proporcionando el control de cada rincón de la nación. SECODENA, es contigo.

He allí porque el titulo de mi texto amplio; la mala maña del Venezolano (en el poder) de no accionar para mejorar, controlar y generar nuevas ciudades capaces de ser autosustentables, poblando de manera controlada por seguridad y además desarrollo del Estado más grande de la nación y así evitar cualquier locura endógena o de injerencia que cualquier nación con deseos de tomar el control de estas zonas, pudiese ejecutar.

Me recordó esa película, diamantes de sangre, gobernantes que no hicieron lo más mínimo en retomar los controles de sus naciones mineras en el África, al no exigir los deberes y darle por supuesto a sus ciudadanos lo que por derecho merecen, que es calidad de vida y seguridad social sino dedicarse a negociar con transnacionales, cuerpos paramilitares, entre otros que en consecuencia al no darle más de lo que pedían a estos últimos, porque su apetencia no se controla debido a la ambición, que llevaban a los países a guerras civiles, matanzas en infundadas guerras tribales para obtener el control de las zonas donde habían los minerales deseados y por supuesto mantener un Estado Fallido para que todas las potencias a través de las delegaciones militares de paz de la ONU, le saquen el mayor provecho a la desgracia.

Pregúntate pana… Que pasas por las Claritas con tus grandes Toyotas y Jeep’s antes de rustiquear y destruir a la gran Sabana, ¿aguantarías un día de guerra civil en tu país, por permitir con tu indiferencia que este tipo de hechos sigan suscitando? Tu, compa! Compañero de partido ¿seguiremos siendo inoperantes y discutiendo temas de corrientes cuando tenemos que hacer trabajo que jode en nuestra región? Actuemos antes que nos convirtamos en Solomon Vandy y Hollywood haga una película en base a nuestra desgracia.


*Comisionado de Asuntos Internacionales de la JPSUV Caroní, Estado Bolívar.

danielramirez@psuv.org.ve

@DanielRamirezG


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4241 veces.



Daniel Jesús Ramírez González

Comisionado de Asuntos Internacionales de la JPSUV Caroní, Estado Bolívar.

 danielramirez@psuv.org.ve      @DanielRamirezG

Visite el perfil de Daniel Jesús Ramírez González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: