El periodismo alternativo

El comunicador alternativo en la Venezuela de hoy, es línea de fuerza y contrafuego para paliar las arremetidas candelosas de los tahúres y enmohecidos politiqueros opositores, que medran rastreramente a los pies de aquellos amos acérrimos enemigos de la revolución del pueblo, para luego tan solo obtener como trofeo el mismo extracto de traición, con que pretenden vender la dignidad de la Patria que les parió.

Un periodismo alternativo que dentro de su objetividad y humilde naturaleza de informar e investigar, sea incapaz de poner en duda un hecho punible público y notorio a plena luz del día, como son las palabras de algunos personeros de la oposición, empavonadas de estiércol, vilipendiosas, injuriosas y malintencionadas etc. en contra de las instituciones del estado revolucionario y su máximo líder de la Nación venezolana; es un aberrante accionar que no se puede tolerar, si lo permitiesen reincidirían cuantas veces les venga en gana.

Los periodistas alternativos que en su bregar cotidiano y quijotesco, a salto de canguro salvan los obstáculos que les impiden medirse codo a codo con sus hermanos del periodismo diplomado y elitesco, que por lo general les ven de reojo como gallina que mira sal.

Un comunicador alternativo con almizcle de pueblo, capaz de percibir la vertiente palpitante de un verso animado, que recoge la algarabía infantil en la más humilde vivienda de las periferias. Un periodista con tan solo un lápiz y un papel como armas de amor para alimentar los corazones de un colectivo, que ve con impotencia como la tiranía vasalla pretende abrir un boquete sobre el cielo venezolano, para socavar la legitimidad de nuestras instituciones democráticas y revolucionarias, donde descansa la soberanía y defensa de la Nación, y por ende crear el clima perfecto y metódicamente calculado, que tildaría a la Patria de Bolívar forajida ante el Mundo y entonces así darle luz verde a una bota mercenaria y asesina, que hoyaría nuestra más sagrada herencia.

Una visión periodística alternativa de espaldas a intereses de grupos minoritarios, pero sí con legítimo talento a la motivación, al logro, la ambición de aprendizaje, la curiosidad y la lealtad a los principios básicos, como es la ética, bálsamo del más puro y limpio trabajo del comunicador.

(El primer comunicador alternativo de este país es el presidente Chávez, cuando le llama a las cosas por su nombre y apellido, por ejemplo: chica dame café y méteme tres empanadas de cazón en una marusa para comérmelas por el camino; hay un verso implícito en esas palabras de la Majestad Presidencial, que se comunican en un lenguaje clásico y silvestre con el venezolano de alpargatas)

Un periodismo alternativo con software venezolano, que ponga en jaque a los que ayer impunemente vestían el ropaje de victimarios y hoy nos vienen con una historia de contrabando que da fe, de que ellos nacieron después que vino al Mundo el Siervo de Dios, el Doctor José Gregorio Hernández y por tal motivo hoy son víctimas de un sistema y a gritos piden a los suyos, que por favor les arropen la desnudes obscena con el Manto Sudario.

Pero sobre todas las cosas, un periodismo alternativo con manos obreras, que no permita que el periodismo burgués con marcada intencionalidad hipócrita, le invada los espacios que solo pertenece al verdadero disidente y antagónico ante el capitalismo explotador, el de cristalino sudor y hermoso adjetivo, EL PROLETARIO.

Patria Socialista o Muerte Venceremos.


julio.cesar.carrillo@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4907 veces.



Julio César Carrillo


Visite el perfil de Julio César Carrillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Julio César Carrillo

Julio César Carrillo

Más artículos de este autor