Trincheras en nuevos escenarios

Indudablemente, estamos asistiendo a una radicalización de las acciones golpistas y- esto no es un secreto para nadie-, el doble discurso de la oposición en todos sus factores evidencia que sus numeritos de las próximas elecciones para diputados a la Asamblea Nacional, no lucen tan favorables ni maquillándolos con eso que ellos llaman NI-NI.

Breve resumen de los escenarios

El disfraz de pacifismo de los sifrinitos fascistas, las acciones vandálicas de su retaguardia nazi y el “deslinde angelical” mediático con que pretenden teñir de inocencia sus arremetidas, amén de los papitos alcahuetas de la pequeña burguesía que no quieren entender que sus hijitos son carne de cañón del imperialismo gringo, no ha podido alcanzar los niveles del 2006. ¿Por qué? Son públicas y notorias las diferencias internas de esto que ellos denominan “movimiento estudiantil”. Por un lado, el Rockstar de JAVU que con sus desnudos ha impresionado a Marcel en RCTV, a Ravell en Globovisión y a los tecnócratas de la CIA (recordemos que estuvo recientemente en el norte recibiendo instrucciones) y, por otro lado, los engominados y desgastados prospectos que se han venido empollando en las universidades privadas bajo el manto de Ugalde, el Opus Dei y el sionismo enquistado en el país.

Ustedes se preguntarán ¿Por qué no incluyo a la otrora pléyade mimada que proviene de la UCV? Basta con observar a los ex-mimaditos Ricardo Sánchez y Freddy Guevara y será fácil concluir que pasaron de moda o, en el peor de los casos, terminaron esfumándose dentro de los clanes que hoy dicen ser partidos políticos de la oposición.

Pero, no nos desviemos de lo esencial. El Rockstar de JAVU que no es estudiante ni nada que se le asemeje, ha sabido capitalizar su portafolio pornográfico. La pequeña burguesía en sus sectores más radicales, necesita de estos “Rambos Jolivudenses” que alimenten sus deseos casi sexuales de exterminar al zambo de Miraflores y a sus hordas comunistas. JAVU es una organización nazi-fascista que se inscribe perfectamente en sus anhelos y el Rockstar Pajulio lo sabe, porque proviene de esa clase media disociada, quebrada y entregada a los intereses mayameros. Si no me creen, pueden verla al lado de los centros comerciales de Valencia vendiendo perros de raza u otro artilugio exótico en desuso importado del sur norteamericano.

Los polluelos del Opus Dei y el sionismo son otra cosa. Son la “esperanza blanca” de la oligarquía, los soldados de la Obra a cargo de Ugalde, los herederos de la banca y el Wall Street criollo. Consideran a JAVU el gendarme necesario y no entienden como Pajulio les puede robar protagonismo. En fin, son un remake de la película “Grease” con banda sonora y todo.

En cuanto a los partidos políticos tradicionales, el desgaste es total. Sin embargo, todo enfermo terminal malintencionado juega a arrastrar consigo a los deudos. Los liderazgos de AD, COPEI, Primero Justicia y eso que Leopoldo López llama Voluntad Popular (nótese que no incluyo a los que están en capilla ardiente por traidores), si bien es cierto que adulan y enaltecen públicamente a los sifrinitos fascistas, también es cierto que apuestan por su desgaste. El antipartidismo creciente en las filas de la pequeña burguesía les ha hecho mucho daño. Los medios golpistas, sobre todo Globovisión, son los creadores de estos pequeños Frankestein y siguen sustituyendo a la vieja, corrupta y traicionera clase política, acaso bajo el peso del chantaje mediático pues sin cámaras es imposible que continúen con vida. No obstante, no podemos subestimarlos. Tienen la maquinaria electoral intacta, cosa que no tienen los medios golpistas y, mucho menos la oligarquía que ha entrado en el juego político. De allí que los partidos consideren pertinente el desgaste de los sifrinitos fascistas para alcanzar, de no concretarse el golpe de Estado, alguna cuota parlamentaria.

Nuevas estrategias del golpismo

Cuando la revolución entra en etapas de confrontación, siempre recuerdo lo expresado por Guillermo García Ponce en “La Revolución no será transmitida”. En resumen, García Ponce habla allí de la imposibilidad que teníamos de articular nuestros medios de comunicación como una trinchera de respuesta y ataque a los embates del golpismo mediático. Yo agregaría que aún tenemos presente ese problema, sin dejar de reconocer que se han hecho avances importantes en la materia. Pero, lo que sin lugar a dudas debemos asumir con total responsabilidad, es que no vamos a la zaga de los adelantos tecnológicos comunicacionales. De hecho, es gravísimo que mantengamos una percepción conceptual de los medios con criterios atrasados, panfletarios y muy por debajo de las exigencias o prestaciones que garanticen una utilización óptima de estas herramientas. Recordemos que los medios de comunicación privados están siendo asesorados por la más perversa maquinaria publicitaria, la imperial, esa que ha convertido el consumo en un credo, una religión.

Un ejemplo de esto son las plataformas comunicacionales en tiempo real y aparentemente inofensivas Facebook y Twitter. Recientemente, el Comandante Chávez llamó a tomar estos espacios que superan en rapidez a las páginas web tradicionales y hoy casi obsoletas. Estas últimas necesitan de un administrador que recibe, selecciona y prioriza, según su criterio, las informaciones que saldrán al espacio cibernético. Facebook y Twitter, permite la publicación de flash informativos y, sin regulación alguna, la participación especulativa de los usuarios en tiempo real. Si a esto le agregamos la posibilidad de articular listas para interconectarse y activar planes de saboteo, rumores, desinformación y planificación estratégica de las movilizaciones a través de celulares y computadoras, cubriendo los escenarios de calle, incluso sectorizando sus redes en las quinta columnas que se mueven en ministerios, gobernaciones, alcaldías e instituciones del Estado, estaríamos enfrentando una nueva forma de guerra que ha obtenido importantes victorias en la sombra, sin una baja y a costa de la ignorancia revolucionaria.

Me decía un camarada que, cuando se ha trabajado en el área de inteligencia, aún cuando te retires, siempre te llega información. Supongamos que Globovisión necesita montar una campaña mediática referente a la construcción de viviendas ¿Qué haría? Aunque ustedes no lo crean, a través del Twitter, se activan los funcionarios que transmitirán los puntos débiles de Vivienda, dónde acudir, planes atrasados, situaciones complejas, etc.. En fin, la quinta columna coloca en bandeja de plata los ingredientes. Luego se activan las redes de información que se han infiltrado en barrios, urbanizaciones, poblados, para no perder el tiempo ubicando los sitios neurálgicos que conformen el plan de manipulación. Se activan los reporteros y equipos que proporcionarán el material audiovisual, se activan los muy creativos del departamento de prensa, esos que le ponen sal y pimienta al trabajo especial que necesitan los noticieros, anclas y el lobby que se encargará de ampliar a otros canales la matriz de opinión. En menos que canta un gallo, en tiempo real ¡pues!, tienen todo armado y listo para atacar. Todo por Twitter, sin agregar las redes que se encargarán de reforzar con sus comentarios, especulaciones y veneno al universo que acude en busca de información en sus cuentas personales. No necesitan multitudes, ni movilizaciones masivas, sólo un punto de origen y la certeza de regar en Internet (que luego se hará comentario generalizado) la información que será multiplicada mil, un millón, diez millones de veces, aún por irracional que sea… Goebbels se quedó en pañales.

En el caso de las movilizaciones de los “sifrinitos fascistas” la cosa es más simple, menos elaborada, pero igual de efectiva. Desacatando todas las leyes, han optado por no informar públicamente el destino de sus marchas. Desde el Twitter van informando la ubicación de las autoridades, no sólo para mantener en vilo a la población con las trancas en autopistas y calles, sino que les sirve a los medios golpistas para colocar estratégicamente cámaras y reporteros, acompañados de cerca por los provocadores que terminan tiñendo de sangre las noticias.

¿Se necesita un número elevado de integrantes en las redes que han conformado en Twitter y Facebook? ¡No! La multiplicación de información está garantizada por la inocencia supina de sus integrantes. Basta que un “seguido” de por cierta una barbaridad, para que se riegue como pólvora en un festín de morbosidad informativa. Es por ello que la muerte del Comandante, el golpe de Estado o la movilización de militares en contra de la revolución, sea postre de mesa diaria y trampa cazabobos de un buen número de revolucionarios que terminan dudando de la solidez del Estado haciéndole el juego a quienes mueven los hilos desde arriba.

Ahora entiendo por qué era tan importante para Ravell distribuir los Blackberry y otros celulares entre sus copartidarios del fascismo y extender esta operación a los informantes que tienen en barrios y urbanizaciones. Las bondades del Internet al servicio del fascismo.

¿Qué hacer?

No saben cuánto me duele confirmar que somos mayoría, pero saber que esa mayoría la tenemos inutilizada en materia de avances tecnológicos. ¿No han calibrado el poder que tendría el pueblo si llegara a dominar estas herramientas para enfrentar al fascismo mediático?

La plataforma más utilizada de Internet en nuestro país es CANTV y está en manos de la Revolución Bolivariana. Hoy, se hace urgente que la pongamos en manos del pueblo y que esa herramienta se convierta en fusil miliciano, en voz, en respuesta a las matrices y especulaciones que invaden el espacio cibernético. Si en masa respondiéramos a las especulaciones y las aplastáramos ideológicamente, terminarían por replegarse y extinguirse en sus reductos, inmersos en la excrecencia que les dio origen.

Tenemos la plataforma, tenemos los instrumentos, ¿Qué estamos esperando para organizar uno de los contraataques más efectivos que tenga la Revolución Bolivariana en 11 años de proceso?

mariosilva59@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4736 veces.



Mario Silva García

Comunicador social. Ex-miembro y caricaturista de Aporrea.org. Revolucionó el periodismo de opinión y denuncia contra la derecha con la publicación de su columna "La Hojilla" en Aporrea a partir de 2004, para luego llevarla a mayores audiencias y con nuevo empuje, a través de VTV con "La Hojilla en TV".

 mariosilvagarcia1959@gmail.com      @LaHojillaenTV

Visite el perfil de Mario Silva García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mario Silva García

Mario Silva García

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Medios de Comunicación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición