Las marchas y las reacciones el común ante la campaña mediática de la derecha

El día de ayer, sábado 5 de septiembre, las calles de caracas fueron el espejo de la situación política del país, chapistas y opositores marchamos; de un lado los opositores intentando aplicar su agenda de violencia pero diciendo que son pacíficos, del otro el pueblo apoyando el proyecto de esperanza que encarna Chávez y que sigue el camino, tortuoso pero en fin, el camino, "largo y tortuoso" como decía Argimiro Gabaldón, pero es el camino, del otro lado la manera más simplona de hacer la política; oposición por oposición, sin argumentos, sin razones, sin análisis, sin profundidad alguna, solo con la consigna oposicionista de "fuera Chávez" y los temas supuestos de la violación de las libertades, algo tan absurdo y descabellado que es como decir que no hay libertad de expresión en un canal de televisión que llama abiertamente a un golpe de estado y a cometer magnicidio contra “el tirano” que ellos acusan de dictador, eso solo por nombrar alguna cosa, hay muchas cosas que mueven a risa pero que a mucha gente engaña y enferma.

No obstante, una cosa es ver la realidad dentro de Venezuela y otra muy distinta es verla desde fuera de Venezuela y es allí en donde la dictadura mundial de los medios se impone a la fuerza. Ayer me tocó en caracas hacer una cola más a menos larga para adquirir un envase de agua en una panadería, la expresión de la dependiente, quien dijo ser la dueña de la misma, pero que es una de esas personas que quieren irse del país, vender todo lo que tienen e irse, de manera tajante señala que "lo único bueno es que las marchas de Chávez traen gente para que compren", ante tal expresión me despertó la curiosidad el asunto, lucía algo extraño aquello, una mujer detrás de un mostrador, atenta a la actividad de su cajera, pero con tiempo suficiente para expresarse y despotricar del gobierno, diciendo que no servía para nada, que la situación estaba “muy mala” y a la vez atenta la misma a la muchacha de la caja que no se daba abasto para cobrar a la inmensa cantidad de clientes que compraban cualquier cosa en una avenida Baralt lo que producía una enorme cola en el pequeño local, cercano al sitio de la concentración chavista, repleta de simpatizantes de la revolución, sin embargo, esta situación no fue motivo para hablar mal de Chávez, “para que la gente tome conciencia” decía la señora, aunque nadie le paraba, ella piensa que si cumple con su labor. Lo que me llama la atención poderosamente es que en medio de todo aquello, en medio de una señora que pertenece a la clase media, propietaria de una pequeña panadería, la misma observe con temor, incluso asco, que las calles de caracas se llenen de humildes que apoyan al presidente y que ante una palabra despectiva de quienes le adversan, con gran inteligencia, respondan con una sonrisa comprensiva y tolerante, sin la más leve expresión de rechazo a lo que seguramente es cotidiano; del otro lado es diferente, incluso a representantes de medios de comunicación se les agrede verbalmente y a veces ni tan verbalmente. La conversación con la señora duró algo más de 15 minutos y en ese corto tiempo logré detectar la efectividad de la campaña de mentiras llevada a cabo en los medios privados, principalmente globovisión, "el único canal que sirve" según las palabras de la señora de la panadería.

"Aquí viven mejor los pobres que uno que se mata trabajando" dice la señora con algo de cólera expresada en su mirada despectiva a una risueña negra que gustosa pagaba su mercancía; "los que tenemos negocio y trabajamos bastante estamos quebrados y no nos queda otra que irnos...yo me quiero ir de aquí, pasé un mes en Europa, yo vendo esto y me voy". Lo paradójico de todo es que a cada instante la panadería se llena de más gente, pero en las palabras de esta señora pareciera que aquello marchaba contra toda lógica del comerciante, vender, y solo por el hecho de que fueran "pobres" quienes estaban comprando en su negocio. Esto forma parte de este mar de contradicciones que significa un proceso como el nuestro, el bolivariano, el chavista. Extrañamente la gente reconoce que el pueblo pobre está viviendo en mejores condiciones que antes, sin embargo, estas cosas en vez de llenarles de satisfacción pareciera causarles profunda rabia..."no es posible que Chávez solo se ocupe de los pobres, también necesita atender a la clase media, pero el solo atiende a la chusma, como progresa así este país", sostiene la señora, al referirle que al tener el pueblo mayor poder adquisitivo para ella era mucho mejor porque vendía más, la respuesta me dejó petrificado... "yo prefería vender poco como antes pero a esta panadería solo venía gente de caché" y seguidamente sentenció "ahora hay que calarse estos chavistas tierruos", lo último lo dijo casi imperceptible y con una pícara sonrisa para luego señalar "usted si no fuera por el colorcito no parece chavista, parece ser una persona inteligente". Con este tipo de personas se encuentra uno en las calles de Caracas, qué puede uno pensar sino que estas reacciones son producto de una descomunal campaña mediática que hace que algunos se construyan una realidad virtual en sus mentes totalmente alejada de la realidad. Aunque parezca mentira, aunque parezca sacado de un cuento, son cosas que se perciben en esta ciudad un mediodía en medio de la llegada de una multitudinaria marcha de respaldo al presidente Chávez. Los locales comerciales que expenden fundamentalmente agua se llenan, las ventas rompen las barreras de otros días normales hasta en diez veces, pero hay comerciantes, pertenecientes a la clase media, esa que es fácil presa de los medios de comunicación de la derecha, que sin importarles que sus cajas registradoras se llenen de dinero, parecieran rechazar, producto de los mensajes de estos canales, cualquier progreso del pueblo por el solo hecho de que Chávez ayuda a los más pobres. de más está decir que este tema debe ser analizado bajo la óptica de especialistas, pero es necesario desde ya ponerle un coto a esta situación en donde la criminalización del pueblo pobre termina enfermando a una inmensa cantidad de personas...así como a esta señora, dueña de esa panadería, del centro de caracas, poco le importa el dinero que se gana producto de las ventas, sino que le preocupa que quienes compran son gente del pueblo cuando antes le compraban menos pero "gente de caché", así como esta señora hay muchas y muchos en el país. Me imagino la cara de esta misma señora cuando el ministro Diosdado Cabello anunció la intervención de CONATEL a 29 emisoras más y la apertura de un proceso administrativo al canal Globovisión por los mensajes que pasan incitando al golpe de estado y al magnicidio, si esta señora no cerró la panadería fue de broma, no hubo tiempo de corroborar esto, no obstante, lo que no podía ocurrir es que escribiéramos al respecto como una forma de intentar contribuir a esta batalla ideológica que estamos llamados a dar en todas las instancias.

Parecen cosas demoníacas las que influyen en las personas que terminan odiando el progreso de los más débiles, lo lógico es que cualquier ser humano se enorgullezca al ver que el pueblo poco a poco se aleja de la pobreza, por el contrario, a muchas personas esto les produce rabia...cosas de los medios.

Todos sabemos el mar de complejos que afecta a la clase media, ahora puedo entender más cuales son las razones que motivan a un conjunto de periodistas que, no necesariamente por el factor dinero, se prestan para lo peor con tal y se ataque al gobierno del presidente Chávez, es el temor a perder "privilegios" ficticios que solo están en la mente de aquellos cuya quincena demarcan la pobreza de "la riqueza" que dicen ostentar. Son los males terribles de esta guerra de cuarta generación en donde no es sencillo romper con años de ideologización de un pueblo en los parámetros de un sistema consumista y excluyente en donde la vida se convierte en una desleal competencia por no caer en esa franja de "pobreza"; es esa pequeña burguesía que vive una realidad virtual creada por los medios y lamentablemente es esa pequeña burguesía quien se inserta en el estado que pretendemos transformar, marcada ésta con todos esos complejos. Hemos sostenido anteriormente que estamos ante un reto fundamental; la organización y la ideología, sin ideología revolucionaria no hay organización revolucionaria y sin organización revolucionaria no hay transformación posible, se trata de la batalla contra todos los males donde los medios burgueses nos llevan ventaja en todo: en recursos, en despliegue...es una autocrítica...que aunque duela es necesario hacerla.

Demás está decir la manipulación con la supuesta "mayoría" del lado opositor, nada más lejos de la realidad, sin embargo, para el resto del mundo y otras partes del país, todo esto es cierto, compran el discurso mentiroso de los medios privados y llegan a creer que en efecto habían más burgueses que patriotas marchando el día de ayer en las calles de caracas...la burguesía con sus medios y sus mentiras envenenan a buena parte de la población y del mundo...desde niños nos enseñaron que, una persona cuando veía un perro debería decir que estaba viendo a un perro, si se empeñaba en decir que éste era un gato en vez de un perro no era éste sino un orate, es decir, un loco, no obstante, los medios de la derecha venezolana inventan los más disímiles discursos basados en monumentales mentiras, sin embargo, seguimos sin dar la respuesta contundente de forma institucional y coherente a la manifestación de locuras tales que rayan en la ridiculez. Ya el tema del daño mental de los medios privados dejó desde hace rato de ser un problema técnico, es un problema de salud pública, leguémosle a nuestra patria y el mundo el antídoto legal para que no sigan haciendo este terrible mal, llegó el momento de legislar sobre la materia, hagámoslo sin miedo...quienes hacen un inmenso y extraordinario trabajo en esto de desmontar las campañas mediáticas vienen desde hace rato planteando el tema de la manipulación por parte de los medios privados, es decir, no estamos descubriendo el agua tibia, pero ha sido difícil articular una respuesta cohesionada a todos los niveles, llegó la hora, no esperemos más, es el momento de legislar al respecto y la Asamblea Nacional está ganada para crear las leyes revolucionarias necesarias que nos permita fortalecer la revolución y el socialismo...


latojeda@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1576 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor