El silencio condicionado al criterio personal

Por razones de estudios y de apuros imprevistos me había mantenido silencioso en estos últimos días, pero en esos días de silencio, pude aprender varias cosas que antes no sabia y si lo sabia me hacia el guevon para no pasar por bruto e ingenuo; yo no sé qué tan sinceros puedan ser las personas por los medios alternativos de la comunicación cibernética, pero lo muy cierto del caso es que me encontré con la muy desagradable información, de que, existen códigos comunicacionales que solo pueden entender algunas personas dentro de un gremio, es decir, solo un grupito de comunicadores cibernéticos están capacitados, para entender, cuando a un ignorante como yo, se nos está diciendo en un mensaje enviado con esas características, que somos unos tal por cual y en consecuencias objeto y blanco de cualquier ataque, pero lo más arrecho de todo esto, es que se puede ser víctima, del silencio siendo tu, tu propio escondite y sin saber en dónde has estado.

Al momento de estar escribiendo lo que estoy diciendo llevo inserto en mi pensamiento, la necesidad de gritar algunas cuantas verdades, sobre cosas que suceden alrededor de muchas instancias, pero el temor de herir a quienes no tienen la culpa de los desmadres de algunas voluntades, he preferido callar algunas de mis verdades que tengo en el pecho, aunque por ello me tilden de cobarde, pero ese dios que todo lo sabe, debe saber en qué momento debo soltar ese caudal de arrecheras frustradas que llevo en mi pecho y la punta de las ñemas de mis dedos, solo me está haciendo faltar, saber ¿Quién coño es ese dios? Que nos permite expresar nuestro sentir, tal como lo manifestamos y muchas veces como nos viene del cielo, es decir, no hay cerebro malos, sino malparíos en las estelas del mar cuando se están haciendo los caminos.


Cuando gritas que te escuchen te silencian de carajazos; y cuando estás en silencio te exigen agritos que digas lo que sabes, pero no te permiten decir, más de lo que solo quiero escuchar para no tener que aceptar se tuvo la culpa de no permitirte expresar, esa es la condición del que tienen al dios agarrado por la chiva, solo al séptimo día se finaliza el mundo y hasta ahí llega la historia escrita en la biblia, la otra parte la cuenta quien pueda, poder contarla y no necesariamente tiene que ser aquel que una vez, conto lo que no debía.

Algo así, más o menos es lo que pretenden que seamos algunos que tienen la posibilidad de dar conocer nuestro nuestra manera de pensar y de ver las cosas que están sucediendo en este PROCESO DE CAMBIOS PROFUNDO, que, algunos recién vestidos y algunos más que vendidos al imperio de oportunismo han llamado para su conveniencia Revolución, claro al revolución de las traiciones, porque los que en realidad estamos casados con este PROCESO solo nos declaramos CHAVISTAS, pero CHAVISTAS con HUGO RAFAEL CHAVEZ FRIAS, al frente de esta REVOLUCION y no como lo pretenden muchos, ser revolucionarios, pero sin CHAVEZ al frente del proceso, y eso, esa Guebonada es imposible.

Quizás ni yo mismo me volví a entender en este escrito, pero estoy más que seguro que, los que quitan y ponen a su conveniencia lo que deba saberse sin tener en cuenta el derecho a la expresión libre sin restricción, si entendieron lo que estoy tratando de decir, claro esto no es una estafeta al incógnito imaginario del quien escribe, pero si es un mensaje directo al que prohíbe y calla lo que los demás dicen o dejen de decir.

El silencio cuando se emite sin decir nada, es mucho más peligroso que cuando se calla.

CHAVEZ, es el camino

CHAVEZ, es la razón

Sin CHAVEZ, no habrá ¡Patria! ni Revolución

cabacote@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1929 veces.



Jesus Chua Espinoza


Visite el perfil de Jesús Chua Espinoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: