Qué grande les queda

La carencia de liderazgo, de consignas y propuestas ha sido una constante en el seno de la oposición. En estos diez años de Revolución Bolivariana han sido incapaces de presentarle al país un proyecto alternativo, con un rumbo definido y un plan creíble, que sirva para canalizar las esperanzas y anhelos del grueso de la población.  

Esa orfandad ideológica les ha hecho dar bandazos entre las posturas más inverosímiles. De declararse golpistas, neofascistas, que coreaban consignas inmediatistas como: “Vete ya, fuera ya, ni un paso atrás”, durante los tiempos del paro sabotaje-petrolero y la mega guarimba autodestructiva; saltaron al capitalismo, ultra neoliberal-salvaje, asumiendo como grito de guerra: “Con mis hijos no te metas”, ni con la moto, la casa de playa, la lancha, la cabaña, el hilo dental, el aumento escolar, la factura de la clínica y hasta el patín.   

Su color favorito, en esas jornadas de aquelarre golpista, era el negro y su leit motiv preferido el luto activo. Veneno mediático de por medio, estaban obcecados con la salida del Poder del Comandante Hugo Chávez, por cualquier vía y a cualquier precio.  

Como recibieron derrota tras otra en el terreno electoral, tuvieron su etapa de “rebeldes sin causa”, y su única bandera era la del fraude. Participar –según decían- no tenía caso porque el Consejo Nacional Electoral era peor que la cueva de Alí Babá y los 40 ladrones. El exponente más conspicuo de esa descabellada política era el actual “flamante” alcalde mayor Antonio Ledezma y su grupo de loquitos del Comando de la Resistencia.  

Últimamente, las cosas han cambiado mucho. Después de la pírrica victoria de diciembre de 2007 y los espacios conquistados en las regionales de 2008 ya no arremeten con tanta frecuencia contra el Consejo Nacional Electoral y sus autoridades, o por lo menos tratan de disimular los ataques. Estos tipos son locos, pero aún no comen excremento. 

Ahora, más bien les ha dado por reivindicar el sendero de la participación democrática, pero la falta de creatividad y la inexistencia de una propuesta honesta y coherente les ha forzado a tratar de apropiarse de las consignas y los emblemas nuestros.  

A muchos de ellos, empezando por el briboncillo de cierto canal de la Alta Florida, de cuyo nombre no quiero acordarme, les ha dado por utilizar públicamente prendas de color rojo, rojito, y cuando conceden alguna entrevista dejan estratégicamente encuadrado algún retrato del Libertador o del mismísimo Ché Guevara. 

Han llegado al paroxismo de designar a su bunker de campaña contra la propuesta enmienda constitucional, como el Comando de Angostura. Sin embargo, ahora es cuando más fingida les queda la pose. Cómo van a invocar al Padre Simón Bolívar unos personajes, cuyo primer decreto, durante la brevísima dictadura de Carmona, fue precisamente eliminar el nombre de República Bolivariana de Venezuela.  

Cómo pueden hablar de Bolívar unos sujetos que no han hecho sino denostar y vilipendiar la política internacional soberana de Venezuela, para apuntalar el hermanamiento con los pueblos del subcontinente y rescatar el plan maestro de la Patria Grande.  

Definitivamente, qué grande les queda el pensamiento genial y el ideario tan sustancioso del Padre Simón Bolívar.  

dcordovaster@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2002 veces.



Daniel Córdova Z.


Visite el perfil de Daniel Córdova Zerpa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Daniel Córdova Zerpa

Daniel Córdova Zerpa

Más artículos de este autor