Conspiración en el aire

Si mal no recuerdo, el telepredicador favorito de George W. Bush y de sus cofrades del evangelismo ultrarradical en Estados Unidos mencionó en una oportunidad la conveniencia de matar al presidente venezolano, Hugo Rafael Chávez Frías.

El exhorto, realizado por televisión ante una audiencia de millones de fanáticos, fue minimizado y a la postre ignorado por las autoridades estadounidenses, quienes pretendieron que era una especie de broma pesada y sin posibles consecuencias.

Naturalmente, otro gallo muy distinto habría cantado si algún extremista venezolano hubiese formulado una solicitud similar para liquidar al Presidente gringo.

En ese caso los miembros del Servicio Secreto, FBI, CIA, DEA y el resto del silabario de la "inteligencia" estadounidense se habrían declarado en emergencia hasta recluir en Guantánamo al autor de la amenaza.

La utilización de aviones proporcionados por Estados Unidos para camuflarlos con distintivos de otra fuerza aérea es una vieja práctica que fue usada sin mayores disimulos durante la invasión de los mercenarios al servicio de la CIA en Playa Girón o Bahía de Cochinos, como se prefiera llamarla.

Como no soy experto en la materia, ignoro si los F-16 de la Fuerza Aérea Venezolana y/o Bolivariana todavía están en condiciones de volar misiones de combate y si les quedan misiles utilizables, dado el boicot de los fabricantes ordenado por los militares yanquis, quienes se niegan a vendernos armamento y repuestos para el equipo bélico "made in USA".

Así, pues, tal vez resultaría absurdo que los conspiradores se valieran de un avión de ese tipo para atacar Miraflores o bombardear a Chávez en cualquier otro lado.

Lo que me parece más peligroso no es esa alternativa, sino otra que utilizan los golpistas y magnicidas a diario, ante la mirada impávida de las autoridades venezolanas. Dicha conspiración también viene por el aire, pero en este caso a través de las ondas hertzianas, y se materializa mediante las incitaciones a delinquir que hacen los canales de la ultraderecha endógena.

Que me perdone Chávez, pero Conatel no puede permitir que los medios radioeléctricos lancen cada día una andanada golpista.

augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3650 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Medios de Comunicación