(Ética forma de afianzar el socialismo democrático del Siglo XXI)

Medios de comunicación denigran del Gobierno Nacional y éste los financia a todo dar

Cada día aprendemos más y somos sobradamente “vivos e inteligentes” que financiamos con una rapidez ultrasónica-capitalista a los medios que adversan a todas las políticas socialistas desarrolladas por el Gobierno Nacional y al que más tratan de descalificar diariamente es al Presidente Chávez y su entorno, ¡y eso qué importa!

Que si El Universal y Andrés Mata el pitiyanqui, manipulan las informaciones, y en vez de decir la verdad, dicen mentiras tras mentiras, todos los siete días de la semana, entonces qué es lo más lógico que debemos hacer, leer y releer como castigo, 100 veces la misma noticia y decir en voz bajita y lastimosamente, ¡y eso qué importa!

Que te consigues con un amigo revolucionario y te pregunta, ¿leíste El Universal hoy?, ¿y qué te pareció lo que hizo CANTV?, y tú que tienes más de una década que no ojeas ese periódico, ni te imaginas qué pudo haber sucedido, pero como mal pensado que somos y tratándose de un medio recién nacionalizado por el Gobierno, te vas de buenas a primeras y le sueltas al amigo, Chávez les cortó los teléfonos, frío, frío, te responde y, uno medio apenado por no tener la respuesta, cara agachada, balbucea y tratando de no quedar mal con el amigo revolucionario como revolucionario, no bien seguro, acota, les bajaron las tarifas, ¡noo chico! ¡Qué tarifa ni qué tarifa! Veo que usted no está leyendo la prensa nacional, tiene que informarse de lo que pasa en el mundo, mi amigo, y uno piensa con remordimiento, ¡y eso qué importa!

Sales de paseo por las calles caraqueñas y te caminas un bulevar para estirar las piernas y darle rienda suelta a la imaginación como potrillo desbocado y de repente te pica la curiosidad por conocer lo que te venga en ganas, incluyendo precios y demás atractivos del capitalismo en efervescencia y sin querer queriendo a lo Chavo, descubres un cuadro potencial y lastimosamente humano, que te desanubla la mente y sin conocimiento y causas, exploras la terquedad del ser humano por su falta de voluntad a vivir bien como a él le dé la gana, no te emociona ni te sientes parte de ese drama, pero si te queda un escalofrío (caliente por fuera y helado por dentro del alma), al ver a un indigente en medio de tanta euforia circundante, defecando un sueño inhóspito de ideas, envuelto y cubierto por millones de bolívares de Movilnet del cual él jamás disfrutará en esta vida, ni sabe de donde salen, pero nosotros sí, gracias a la gerencia mercantilista con la que esa compañía del Estado premia con las ganancias que nos saca a los venezolanos, una página de El Universal en publicidad para que salpique de inmundicias informativas la sana paz de la salud mental del venezolano. Sigo mi paseo, no sin antes recordar, ¡y eso qué importa!

Siempre que tengo que viajar de mi estado natal a la capital de la república y viceversa, me distraigo contando escuálidos en los pasillos de los aeropuertos, si no tengo nada que leer, mi método no falla, quizás se me escape alguno más que otro, pero cuando usted ve un fulano que se mete el periódico (El Nacional o El Universal o ambos) en el sobaco con aquella cara de amargura, serio, inflexible, taciturno y gestos de inconformidad, poniéndole pero a todo, afirme, ése es uno. Después de mi estudio de caracteres y modales, me digo, ¡y eso qué importa!

Los ciudadanos que observamos al Comandante Presidente cada vez habla por VTV o bien en cadena nacional, criticando la actuación de los medios y poniendo al descubierto la intención de las malas noticias de los editores, demostrando como lo hace, los intereses políticos que hay por el medio para tales acciones, se entiende que hay seriedad en tales señalamientos y se desmonta parte de la trama para acabar con su revolución, pero viendo el comportamiento de CANTV y Movilnet, respecto a la estrategia publicitaria, pagándole grandes cantidades de dinero a los medios que se objetan por golpistas, entonces, se ve para los lados y, en silencio espiritual, viendo el cielo estrellado o nublado con una risita irónica, preguntamos, ¡y eso qué importa!

estebanrr@cantv.net












Esta nota ha sido leída aproximadamente 2094 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a63342.htmlCd0NV CAC = Y co = US