Ruido en el mensaje televisivo

Es inadmisible que durante las coberturas de eventos en vivo, a través de la televisión, el recurso de los periodistas y locutores sea hablarle encima a las imágenes, sin ninguna consideración por pausas y silencios. Aquí algunas de las razones:

• Se gastan miles de bolívares en enviar cámaras y personal a fin de transmitir eventos tanto en Venezuela como en cualquier país del orbe, y luego nos impiden apreciar lo que está sucediendo, que no es sólo las imágenes sino también el audio que las acompaña

• Desde el nacimiento de la televisión, los locutores provenientes de la radio le confirieron a la TV su “pecado original”, utilizando los mismos recursos retóricos en el nuevo medio, a pesar de la inevitable redundancia.

• Ni el más “resteao” de los copleros de Apure aguanta una hora improvisando, tampoco el periodista que le toca hablar de relaciones internacionales, problemas políticos, intríngulis de protocolo, y pare usted de contar. Si tiene que improvisar acerca de un acto presidencial en Rusia, a los cinco minutos se le acaba el discurso y empieza a repetirse y a atormentar al espectador, convirtiéndose en un disco “rayao”: "aquí estamos en Rusia, con motivo de la reunión bilateral Chávez Putin, se firmarán cinco acuerdos, estamos en el Kremlin, los presidentes se reunirán en pocos minutos, estamos en Rusia, para una reunión bilateral Chávez Putin"…!!!! Le aconsejo a los periodistas que sean los primeros en revelarse contra esos vicios que datan de cincuenta años, que pidan tiempo para preparar sus intervenciones y que nos dejen disfrutar de un viaje a Rusia gratis y sin tanto ruido retórico.

• Revolución de contenidos, revolución de las formas, revolución. Aparte de utilizar una concepción anacrónica, también es una copia al calco de la manera de hacer televisión “a la gringa”, por lo que no es de extrañar que los resultados sean superficiales. Las grandes cadenas ponen a alguien a hablar sin freno encima de lo que vemos por esa ley que le aplican a todo para estandarizarlo, da lo mismo un programa de concursos, que uno de farándula, que de información, hay que poner la letanía que nos envuelva sin decir nada, que repita tres frases hasta el infinito y nos distancie de lo que estamos viendo, nos “ahorra el análisis”, para que aceptemos la guía que nos mantiene en el terreno de la superficialidad

Déjennos ver y oír lo que está pasando, permítannos razonar y estén prestos a reforzar cuando sea necesario, pero de resto… cojan pausa.

cocotronico@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1903 veces.



José Luís Varela


Visite el perfil de José Varela para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Varela

José Varela

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /medios/a55502.htmlCd0NV CAC = Y co = US