Carta tardía a Mario Silva

Camarada Mario Silva:

Enorme satisfacción me dio el ver que tú y la camarada Vanessa Davies –a cuyo batallón pertenezco- hayan quedado en la directiva del PSUV.

Rostros nuevos pero con militancia casi anínima, antigua y consecuente, esos son los imprescindibles en esta etapa en la que el Imperialismo nos tiene en su mira insaciable y depredadora.

Felicitaciones para ambos aunque el trabajo que tienen por delante es arduo y difícil, es decir, no un regalo o privilegio, sino una tremenda responsabilidad.

Mosca con las zancadillas y los anzuelos que la derecha endógena y exógena les lanzará, porque ese pueblo que ayer decía "como usted diga", hoy suele contestar ante las propuestas demagógicas e insinceras con críticas razonadas y argumentos que denotan una capacidad de análisis político en creciente desarrollo y la que las cúpulas partidistas del pasado no le concedían crédito alguno. mPero, si se le traiciona…¡ayayay!

El PSUV no sólo debe ser un nuevo partido sino un verdadero partido de la Revolución. Los dirigentes tienen que ser sustituidos por los voceros, de manera que el liderazgo se haga fresco y rotativo.

Limpien bien la casa, miren en los rincones, debajo de las alfombras. Dejen que el pueblo ponga la escoba, el coleto, el agua y el desinfectante. Y cuando ese fuego cerrado de la conciencia y la honestidad se hagan un hecho cotidiano y no la excepción, podremos pasar a la etapa de la construcción efectiva y urgente del Socialismo. Ten la seguridad que para ese entonces las ratas habrán abandonado el barco. Sobre todo y remedando la canción de Carlos Puebla, cero piedad con los "protagonistas: "el que asome la cabeza, ¡duro con él!" porque si algo no debe preocuparnos es quien tenga la idea brillante, no importa el crédito de la acción… lo que verdaderamente debe importarnos es que las acciones se hagan bien…

Antier (lunes 24 de marzo), en tu –afortunadamente- polémico programa de "La Hojilla" hablaste de una idea que, quien escribe, introdujo en los primeros momentos de la discusión para la conformación del partido, y que tiene que ver con el uso de medios de comunicación alternativos como los videos y las películas, los comics -al estilo de Rius- y los Dazibaos o murales comunitarios, muy populares en la República Popular China. A decir verdad, nadie me paró mucha bola porque tengo cierta fama de radical que aún no comprendo pero que me sabe muy a heces fecales y por eso no la como.

Si bien nuestro pueblo ya tiene un nivel de conciencia político-partidista muy superior al que tenía en la IV República, todavía es vulnerable a la manipulación de los grandes medios de -in- comunicación privados y sufre de hondos vacíos en cuanto a conciencia doctrinaria, solidaridad, mutuo auxilio, respeto mutuo y frontalidad clara frente al enemigo común de toda la humanidad: el Imperialismo… por ahora, norteamericano.

Sus hijos siguen viendo comiquitas japonesas con guiones del más crudo dogma del capitalismo salvaje gringo; pagan hasta 30 bolívares fuertes por un "combo" de Mac Donald's y se mean de la risa con los chistes escualidísimos del Conde del Guácharo. Algo está muy podrido en Dinamarca, valga decir, en nuestra política comunicacional y doctrinaria -que no de la ideología, pues considero a ésta última como el anquilosamiento de la dialéctica de las ideas como bien lo señalaba Marx al definirla como (y perdona el simplismo) "el conjunto de ideas de la clase dominante"-.

Los videos que tú pasas en tus programas son aleccionadores, pero te limitan los derechos de autor para mostrar otros más crudos, dramáticos y protegidos, eso sin contar que la TV de señal libre no tiene como recibir y dar respuestas inmediatas a las preguntas de su audiencia. No basta con mostrar sino que es necesario aclarar, instruir, orientar, para enseñar, concientizar y vencer al aparato militar mediático en que se han convertido los Mass Media a escala mundial. Mucho de eso haces tú, pero nada es tan comunicante como el contacto personal.

Bajo la figura del "entretenimiento" el Imperio nos mete con vaselina el chuzo de sus valores contraculturales. De ahí que nuestros barrios y comunidades populares bauticen a sus hijos con los nombres de Wilmer, Jefferson, Johnathan, Christopher, Jeniffer, Wendy, Shirley o Sharon. Un médico graduado en la UCV prefiere ser mesonero en Miami que galeno en Barrio Adentro.

El macartismo trasnochado, difundido por los alienadores masivos radioeléctricos e impresos de la oposición pitiyanqui, promovieron con éxito la derrota –así sea por "un pelito"- de la propuesta a la reforma constitucional. El enemigo es experto en meter miedo colectivo y el miedo es manantial de abstencionismo.

La propia sociedad norteamericana es narco-adicta a la droga del terror. Y frente a ese poder avasallante, nuestra capacidad de respuesta es corta, insuficiente, reactiva, casi nula. No basta con "La Hojilla" y "Contragolpe" para contrarrestar el bombardeo masivo del la viral ideología con la que se bombardea a nuestra población noche y día. Entre otras cosas, porque se pasa en los horarios "sólo para adultos".

No, nuestra contra-guerra mediática debe ser de campo, allí, entre la gente. No hagamos salas de Cine, hagamos Círculos de Estudio de Cine.

He trabajado como escritor y guionista y, en lo particular, no creo en la Villa del Cine…aunque reconozco su necesidad e importancia… dentro de una patria verdaderamente libre, consciente, no alienada y con conceptos creativos de otro orden, ética y estética.

No compitamos con Hollywood, porque estamos destinados a perder, pues los encargados del asunto criollo o son muy generosos con quien no deben o muy tacaños con quienes sí quieren hacer cosas masivas, profundas y distintas. No hay tiempo para enmendarle la plana a los "grandes" del cine, hay urgencia de desmontar un cine alienante para abrirle camino a un cine y un documental necesarios para el momento en que vivimos. Una cinematografía de cuarta generación o una lucha mediática asimétrica.

Aquí no se trata de hacer un "Cine Club" en cada barrio o en cada comunidad. Aquí de lo que se trata es proyectar las películas que están en cartelera del circuito Radonsky y de la TV abierta, satelital y por cable -¡gracias a "Ciudad Pirata"- y decirle a nuestra audiencia popular en dónde esta la trampa ideológica. Desmontar el discurso invasor. Luego de esa discusión proyectamos la opinión en contra, los videos que tú muestras, y los que le tumbaron a Luigino Bracci en You Tube. Mientras firmemos lo que corresponde a todos somos exclusivistas y el Imperio nos quita la tecnología que nos da porque no sabemos repartirla adecuada y popularmente, sin divismos.

Aquí no se trata de seguir publicando a página completa la publicidad del Estado en diarios enemigos del socialismo y la revolución, sino en hacer periódicos comunales, barriales, populares; de hacer periódicos murales en esas comunidades. Radios y TV comunitarias a todos los niveles que se intercambien producciones, experiencias y archivos de información y contra-información diariamente.

Aquí, de lo que se trata, es de reunir a las personas en un espacio público y común para compartir el capítulo de una telenovela y luego discutirlo a profundidad para demostramos unos a otros que las tele-culebras no son otra cosa que un remaquillamiento de los bodrios escritos para la CMQ gusana que embrutecía a Latinoamérica desde los inicios de la radio, recontados con nombres y actores distintos y distintos escenarios. De eso se trata.

¿Y cómo podría financiarse eso que, al parecer –y en verdad-, cuesta mucha plata? Es muy fácil… y, no, no con dineros del Estado, no. Con dinero de aquellos que viven del negocio de embrutecernos y alienarnos. Con multas por las transgresiones a la Ley de Responsabilidad Social de Radio y Televisión que debe hacerse extensiva a los medios impresos, publicitarios y por satélite o cable. Pero, para lograr eso tenemos que preguntarnos… ¿para qué sirve Conatel?

Yo estoy de acuerdo con el Presidente Chávez en que no hay que cerrar Globovisión... ¡Hay que remodelar, sustituir, reemplazar a Conatel por un organismo que funcione como un verdadero guardián de la ley y no como una abuela complaciente que le da palmaditas al nieto delincuente por "travieso".

Lo que hay que hacer es aplicarle la ley al transgesor para penarlo con millonarias multas. Y, eso, apenas para causarle malestares del bolsillo y del alma. A ese "malandro de La Florida" cualquier colega puede asesinarle un ser muy querido y puedes jurar que no lo lamentaría tanto como que la Ley le toque el bolsillo a los accionistas que patrocinan sus desmanes.

Claro que la CIA, el Departamento de Estado, la USAID y otras fuentes de financiamiento del terrorismo mediático internacional los seguirían manteniendo. Lo que proponemos es convertir lo malo en bueno, lo negativo en positivo… ¡Seamos "proactivos", pues! Lo que esos entes maléficos no pueden comprar es un Círculo de Desmontaje Mediático Comunitario. Lo que esos entes maléficos no pueden desmontar es algo más complejo: los miles de Círculos de Desmontaje Mediático Comunitario regados por todo el país, incluyendo los caseríos más apartados, que podrían constituirse con un Video-beam, una laptop, un trasmisor de radio de 1oo vatios y una señal de corto alcance pero de enorme influencia en su localidad.

Eso, sin olvidarnos de los periodiquitos, la radio bemba y el mural, que es ese grito en la pared que se parece más a nosotros que una gran Valla de ARS Publicidad con la figura de John Gocoechea diciendo: "A mí no me financia la CIA". Ellos sufren del complejo de Chacumbele: ayudémoslos a matarse solos.

Un gran abrazo socialista, solidario y revolucionario, camarada.

¡PATRIA Y SOCIALISMO… O MUERTE!


(*)Escritor.

ourdaneta@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2797 veces.



Oscar Urdaneta D.(*)

Dirigente de los Círculos Bolivarianos, comunicador alternativo, Director del periódico La Voz del Valle

 lavozdelvalle2@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Mendoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: