Serrat y la libertad de expresión en Venezuela

JUAN MANUEL SERRAT Es uno de los cantantes más emblemáticos de la España contestataria. Está dentro de esa constelación de cantautores que poetizan a la humanidad y sus sin sabores, predicando siempre que un destino mejor vendrá. Junto a Pablo Milanés, Silvio Rodríguez, Jean Franco Pagliaro, Pierro, Roberto Carlos, Carlos Mejia Godoy, Alberto Cortes, Ali Primera, Violeta Parra y tantas otras luminarias recorrieron al mundo con su esperanza cantada. Por rebeldía e identidad jamás dejó de cantar en su idioma natal, el catalán, contribuyendo así a mantenerlo como una de las lenguas vivas de España. Su valiente posición le valió la exclusión del Festival Eurovisión, el más famoso de Europa, y el veto en los medios audiovisuales por parte de la dictadura franquista. Por eso, Serrat si debería saber que es censura. ¿Conoces tú en el gobierno de Hugo Chávez algún cantante a quien sus temas se prohíban en la radio o TV? Te comento que en gobiernos anteriores a Chávez, si. Serrat tuvo que fugarse de su país por un tema que no le gustó a Franco, que ordenó la captura del catalán. Por eso pasó un año exiliado en México. ¿Sabrá Serrat que en Venezuela dieron un golpe de estado el 11 de abril de 2002 y un paro golpista ese mismo año y principio de 2003? ¿Qué desde la TV incitaban a “delatar” a los Círculos Bolivarianos? ¿Que el Presidente Chávez dio amnistía a personas confesas de esos actos? ¿Qué esta gente no descansa de insultar al Presidente y al pueblo usando las televisoras y las radios? ¿Qué hasta le han sacado la madre al Presidente y andan por ahí como si nada? ¿Qué esa gente es de la más pura ultraderecha, como calcada del entorno de Franco? ¿Le habrán comentado que a los artistas identificados con la revolución los botaron de los canales privados? Y que decir de aquellos a quienes obligaban a manifestar contra Chávez son pena de reincidirles el contrato en los canales de televisión privada.

*** SERRAT el indomable. El veto franquista no impidió que continuará componiendo y que sus albúmenes se agotaran como pan caliente. En 1969 viene por primera vez a Sudamérica, donde la juventud le profesa total admiración por sus musas progresistas y románticos. Así como por su habilidad para musicalizar a poetas como Antonio Machado y Mario Benedetti, el mismo al que Hugo Chávez impuso la Orden Francisco de Miranda, por su literatura de vanguardia. En Chile, el Ministerio del Interior emitió un decreto prohibiendo su ingreso al país. Serrat es un cantautor de vanguardia. Las letras de Serrat eran universales y daban dolor de cabeza a los gobernantes de derecha. Nada que ver con las de autores y cantantes comercializados cuyas canciones son tan vacías que quedan en el olvido apenas dejan de radiarlas. Los cantantes comerciales de ahora no son capaces de decir nada propio en sus letras. Lo más original que gritan es “una bulla” y “te amo tal ciudad”. Hubo uno que una agencia de derecha le estampó una frase obscena contra Chávez. Serrat con letra como “Disculpe el señor, allá afuera hay un par de pobres”, desarma a estos ídolos de barro instrumentos del gran capital. Serrat ha recorrido al mundo con su mensaje. Es un gran lector de la literatura sudamericana: Benedetti, Neruda, Galeano han sido musicalizados por èl. Que oportuno fuera que leyera, escuchará y caminará por esta nueva Venezuela. De seguro, no dejaría que su histórico nombre sea colocado en elaborados remitidos cargados de mentiras y manipulaciones. Poco nos interesa el montón de tarifados que firmaron el pliego de mentiras, pero tú eres distinto Juan Manuel, eres una referencia progresista. No olvides admirado Juanito, “El Sur también existe”.

*** LIBERTAD DE EXPRESION Y REVOLUCIONARIOS. En Venezuela los medios audiovisuales oposicionistas tienen un libertinaje de expresión. La Ley Resorte, por la que mucho se luchó, no ha sido aplicada como se esperaba, como debería. Eso ha exacerbado los ánimos revolucionarios. Aquí hay que tener ahora mucho cuidado con cada paso que se de en la lucha por la verdad, porque los laboratorios de las empresas transnacionales aliadas al oposicionismo vuelven con la cantaleta de la violación a la libertad de expresión. Como la SIP lo que hace es dar la cómica, la nueva estrategia es aprovechar de la molestia de los chavistas para hacerlos cometer acciones que serán aprovechados en el nuevo intento. Aquí debe retomarse la Ley Resorte, la difusión de su articulado y las sanciones que implica incumplirlas y aplicarlas. Por otro lado seguir afinando la ofensiva comunicacional en lo noticioso, recreativo y educacional. Nuestra gente debe evitar engancharse en los canales enfermos, porque a veces da la impresión de que los miran y oyen todo el día, con el cuento de que “para ver por donde va el enemigo”. De nada sirve que TVes, VIVE, Telesur, VTV, Radio Nacional, YVKE, las comunitarias hagan esfuerzos por elevar la calidad y cobertura si los usuarios y usuarias no se despegan de los medios enemigos. Es más, pienso que en el combativo programa de “La Hojilla” la edición de los videos de la TV oposicionista, cuando son muy largos, debería tener caracteres que indiquen que se está desmontando una mentira, o que Mario comente a lo largo de ellos, para no correr el riesgo, de que una persona descuidada que sintonizó tarde se le meta el veneno oposicionista. *** VOY QUE CORTO

reinaldobolivar@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6029 veces.



Reinaldo Bolívar

Investigador, fundador del Centro de Saberes Africanos, vicecanciller para África

 reibol@gmail.com      @BolivarReinaldo

Visite el perfil de Reinaldo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: